jueves, 29 septiembre 2022

El ataque frontal al bitcoin borra más de 1 B$ de valoración al mercado cripto

El mercado cripto ha vuelto a colapsar en la última semana. Los ataques frontales al bitcoin, principalmente desde China, ha provocado un efecto cascada que ha tumbado al resto de monedas virtuales. Hasta el punto de que se calcula que a día de hoy las pérdidas que están asumiendo los inversores, desde el pico vivido meses atrás, ya supera el billón de euros, según la plataforma CoinGecko.

El protagonista principal del golpe ha sido el bitcoin. La afamada divisa marcó mínimos no vistos en mucho tiempo este pasado lunes 21 de al desplomarse cerca de un 9%. Las caídas de este lunes se suman a las producidas el pasado fin de semana que han acercado a la principal criptodivisa que está en el mercado al umbral de los 32.000 dólares. Las caídas, además, se producen en un panorama donde a corto plazo los Bancos Centrales e instituciones financieras exigen cada vez más su regulación. 

Al desplome del bitcoin le ha seguido otros en mayor cuantía del resto de criptodivisas. Una de las más seguidas, Ethereum, se dejaba cerca de un 11% a lo largo de las primeras horas del día. No es la única, dado que a medida que las monedas virtuales son menos consistentes, y conocidas, su caída es mucho más pronunciada. Con ello, la plataforma CoinGecko estima que ya se han volatilizado cerca de 1,1 billones de dólares del valor de más de 8.000 monedas virtuales que están en el mercado. El valor de mercado actual de todas ella alcanza los 1.5 billones de dólares, mientras que en el pico era de unos 2.6 billones.

DEFI TITANIUM SE ESTRELLA

Lo ocurrido con otras criptomonedas como Defi Titanium ha sido todavía más extraño. Así, la cripto pasó de valer unos 60 dólares a caer al abismo hasta los cero dólares. Un movimiento «muy extraño incluso en mercados tan volátiles y susceptibles como los criptos», explican los expetos

La popular moneda que había sido llamada el oro 2.0 por su comportamiento ante la inflación, se ha popularizado entre los jóvenes pero también entre famosos magnates como Mark Cuban, que explicó ante Bloomberg que sus pérdidas por la caída del Titanium, «fue suficiente para que no me alegrará», alegaba.  Así como el polémico Elon Musk, cuyos pronunciamientos en Twitter han hecho fluctuar esta moneda. 

LA FED Y CHINA FRENAN AL BITCOIN

Una de las primeras caídas se produjo cuando el pasado jueves, la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) decidió tomar medidas más agresivas ante el aumento de la inflación la pasada semana, lo que provocó un retroceso de activos como materias primas y acciones. «Si, como esperaba, la relajación global de comprar todo continúa esta semana, Bitcoin también sentirá esos vientos fríos», explicaba Jeffrey Halley, analista senior de mercado de Oanda Asia Pacific, a Bloomberg sobre la situación del sector.

A ello, se le suma el ataque frontal ejecutado por China. Unas preocupaciones que se dispararon a medida que los rumores sobre que ciertas ciudades del gigante asiático están tomando medidas contra los mineros se han ido extiendo. Así, Tom Mackenzie informaba recientemente que una ciudad china con abundante energía hidroeléctrica ha comenzado una represión contra las empresas de criptominería. Un golpe importante debido a que son esas ciudades, con la energía muy barata, el principal centro de operaciones para los mineros de Bitcoin.

Todo ello, ha parecido ser un contrapeso suficientemente importante como para borrar la alegría después de que El Salvador convirtiese al bitcoin como su moneda oficial. Otros países también se han interesado en ello y han comenzado lo que la criptocomunidad ha definido como la «bitcoinización» de la economía, esperanzados con que pronto el bitcoin se pueda codear con las divisas tradicionales algo que no convence a los expertos. De hecho, el propio Banco Mundial (BM) lleva meses pidiendo y trabajando en una regulación. La batalla por el futuro del dinero continua, aunque algunos ya no son tan optimistas.

Relacionados