jueves, 30 junio 2022

Adolfo Domínguez, la cruz del textil: el mercado castiga sus malas cifras

A Adolfo Domínguez no le han parado de salir problemas: suma su décimo año con pérdidas, ha solicitado un aplazamiento para devolver el crédito ICO y ha multiplicado por quince su deuda. Todo ello englobado en más de un año de pandemia, donde las tiendas permanecieron meses cerradas y muchas de ellas aún siguen sufriendo medidas de restricción en los aforos.  

La empresa orensana anuncio el pasado mes de marzo recortes en su plantilla de un 30%, un intento para mejorar su rentabilidad, medida que afectara a unos 300 trabajadores, debido a una caída de los ingresos en un 47%, algo que pretende revertir en este año. Pero que no está claro que pueda conseguir. 

Desde Ligthouse afirman que la compañía volverá a “ser rentable” en 2022. La firma de análisis creada en conjunción entre el BME y el Instituto Español de Análisis Financieros (IEAF), realiza análisis de las empresas “Huérfanas”, como se definen a las pequeñas cotizaban que son apartadas a un segundo plano. En su informe creen que la compañía gallega conseguirá superar los 11,3 millones de EBITDA debido a que durante este año se ha producido un ahorro “a doce meses vista de 8 millones de euros, que elevará el beneficio bruto a 7 millones en 2021”, alegan.   

Después de sufrir una caída del mismo en el tercer trimestre de más de 11 millones de euros y números negativos con 5.6 millones. Han finalizado el ejercicio con una posición de tesorería del 12.7 millones de euros una minoración de las ganancias en comparación con los 13,8 con los que finalizo el tercer trimestre.  

PERDIDAS EN BOLSA 

Mientras su competidora Inditex se revaloriza en torno a un 22% en ese mismo periodo Adolfo Domínguez ha cedido su valor en un 14% y contra la media del resto de sus comparables extranjeros que suman un 72% según informa Bloomberg.  

Además de eso han pedido una prórroga para devolver los créditos ICO, con los que recibieron 15.5 millones de euros con una amortización a 5 años y uno de carencia, aunque desde la empresa aseguran que no tienen problemas de liquidez. Aunque perdieron 19,3 millones de euros en el año de la pandemia y una rebaja de su facturación a 66 millones de euros.  

la familia Domínguez cuenta actualmente con 342 puntos de ventas, 48 menos que hace un año

El grupo rechaza recurrir a un nuevo endeudamiento bancario por lo que la entrada de beneficios dependerá de los ingresos que consigan o de una posible llegada de fondos europeos, ya que como conto su presidenta Adriana Domínguez, planean presentarse a las ayudas de reconstrucción con varios proyectos.  

REDUCCION DEL GASTO  

La empresa de la familia Domínguez cuenta actualmente con 342 puntos, reduciendo 48 en comparación con el año pasado, estando en un 49% fuera de España. Consideran desde la reconocida marca que la dimensión que han obtenido con la reducción en los últimos años es la adecuada. Asimismo, este año se producirá el mayor ERE de su historia con 259 empleos y prejubilaciones.  

TRANSFORMACIÓN EN BUSCA DE UNA MAYOR RENTABILIDAD

La hija del fundador de la compañía y actual presidenta esta llevando a cabo un proceso de metamorfosis de la marca empezando por su red de tiendas y del área digital. Fomentando el online que ya supone un 20.7% de las ventas de la compañía, que ha aumentado en el ultimo ejercicio en mas de un 25%.

De la misma manera, implantara uno de los modelos mas exitosas de su competidora Inditex, el RFID, una nueva forma de etiquetado que simplifica los procesos y con la que se puede saber donde esta cada una de sus prendas. Sumado a la mejora de su proyecto ADN, que consiste en un asistente digital que ayuda y aconseja al cliente al realizar su compra en la web.

Relacionados