domingo, 02 octubre 2022

La batalla perdida de Zuckerberg contra Apple: la privacidad es innegociable

Hace unos meses Apple lanzaba una actualización de su sistema operativo IOS 14.5, y con ella una nueva funcionalidad que representa atravesar el límite en su batalla contra Facebook por las políticas de privacidad. Ambas empresas llevan años enfrentadas y lanzándose dardos  mutuamente. Pero en las últimas semanas las críticas entre Mark Zuckerberg y Tim Cook, CEOs de Facebook y Apple respectivamente, han ido mucho más lejos.

De fondo hay una lucha por establecer su modelo de negocio, por los datos de los usuarios y la libertad para trabajar dentro de su ecosistema.

APPLE MUEVE FICHA Y CAMBIA LAS NORMAS

El nuevo servicio se llama  “Transparencia de seguimiento de aplicaciones” o en inglés, “App Tracking Transparency”. Permite por primera vez a los usuarios la posibilidad de decidir si quiere o no que las aplicaciones instaladas en su móvil rastreen su actividad en otras aplicaciones y webs. En caso de que el usuario, no acepte, la aplicación no podrá utilizar el identificador de publicidad del sistema. Aquí es donde entró el enfado por parte de Facebook. 

Esta medida ha gustado a aquellos que usan Iphone ya que su privacidad se verá todavía más protegida. Sin embargo, muchas de estas apps, obtienen beneficios al vender información sobre nuestros hábitos de navegación. Esa es la razón por la que esta herramienta pone contra las cuerdas a aquellas empresas que basan su modelo de negocio directamente en la publicidad. En especial a Facebook, quien tiene razones para pensar que una mayoría de usuarios rechazaría el rastreo cuando se abra su aplicación (Messenger, Instagram o Whatsapp).

840 560 Inversion.es

Mark Zuckerberg y su compañía respondieron al lanzamiento de la actualización diciendo que este tipo de movimientos “responden a sus intereses competitivos” y no para ayudar a la gente con su privacidad. Por su parte, Tim Cook contestó que “las redes sociales permiten la desinformación para recopilar más información personal”. 

Más tarde, Apple puso sobre la mesa un archivo titulado “Un día en la vida de tus datos”. En el, la empresa exponía los usos de nuestros datos y qué pasaría si se utilizaran sus servicios, para contraatacar a las compañías que “saben dónde vives, la tienda que has visitado o las noticias que leen tus padres”.

EL AVISO DE LA DISCORDIA

Los reproches entre Facebook y Apple han sido una constante. En diciembre de 2020, Facebook arremetió contra Apple, publicando anuncios en los principales periódicos estadounidenses. En ellos explicaba que su intención era defender los pequeños negocios y que la iniciativa de Apple “tendría efectos devastadores” . Añadía que “limitaría la capacidad de los negocios para lanzar anuncios personalizados y alcanzar a sus clientes de forma efectiva”.

Semanas después, volvió a atacar a la compañía de Tim Cook a través de una campaña en la misma línea titulada “Apple contra el internet libre”. En ella, manifestaba que los cambios en la privacidad de Apple “cambiarían el internet tal y como lo conocemos” y que “forzará a las páginas webs y aplicaciones a empezar a cobrar suscripciones y tasas”. 

Empresas como Epic Games o Spotify también han criticado a Apple. Incluso han ido a juicio por lo que creen que es poner freno a la innovación. La empresa de Mark Zuckerberg tiene la intención de unirse a otras compañías para presentar una demanda antimonopolio contra Apple.

El conflicto entre Apple y Facebook deja en la incertidumbre a miles de empresas que basan su negocio en la publicidad

El método de Facebook es exhibirse como el protector de la libertad de comercio ante Apple, a la que, paradójicamente, acusa de monopolio.

Pero seamos sinceros. Con esta nueva herramienta “App Tracking Transparency». sólo presente en iOS y iPadOS, es más que probable que Facebook no deje de ganar dinero. De hecho, seguramente tampoco llegará al punto de que cobren a los usuarios por usar las redes sociales.

Tim Cook aseguró en una reciente entrevista con The New York Times que “la evolución de la publicidad no está dirigida a una empresa, sino a un principio”. Y quizás esta sea la clave. 

El conflicto entre Apple y Facebook deja en la incertidumbre a miles de empresas que basan su negocio en la publicidad. Pero también traza los parámetros de cómo las grandes empresas de tecnología deben utilizar todos nuestros datos. Mientras Apple y Facebook están enfocados en sus propios juicios por prácticas antimonopolio se dirigen hacia sus competidores para establecer su punto de vista ante qué estrategia de negocio debe sobrevivir.

Relacionados