lunes, 04 julio 2022

Los analistas ven “decepcionante” el precio ofrecido por el Santander para su filial en EE.UU.

La filial estadounidense de Banco Santander lanzó la semana pasada una oferta pública de adquisición (OPA) sobre el 19,75% del capital social de Santander Consumer USA que todavía no está en su poder. El ofrecimiento de la entidad se hizo por un precio agregado de 2.356 millones de dólares (1.992 millones de euros), esto es unos 39 dólares por acción. Un precio que está por debajo de su actual valor de mercado y que para algunos expertos es “decepcionante”.

Así, el analista de BMO Capital, James Fotheringham, señaló en un informe acerca de la operación que “estamos decepcionados por el precio de oferta (creemos que Santander Consumer vale 46 dólares), pero ahora es una acción negociada”. Además, rebajó la calificación de la firma especializada en créditos al consumo, después de ver que el precio propuesto por la matriz se situaba por debajo del actual, con 40,6 dólares por acción, con el que cotiza en el mercado estadounidense.

Por último, advierte de que si la opa no prospera, Santander Consumer podría perder los soportes y caer hasta los 30 dólares, lo que supondría una pérdida del 25%. Además, invitó a los actuales accionistas vender al precio de mercado para “tomar ganancias”. Una situación compleja en la que la entidad que preside Ana Botín tiene todas las de ganar, aunque quizás la compra no les salga tan barata.

BANCO SANTANDER DEFIENDE SU PRECIO COMO “ATRACTIVO”

Por su parte, Banco Santander considera que la oferta refleja un “valor atractivo” para los accionistas de Consumer USA. Según ha comunicado la compañía, el precio incluye una prima del 7,4% respecto a su última cotización del miércoles pasado, establecido en 36,32 dólares, y del 30,4% frente a su precio medio ponderado desde el pasado 1 de enero. En 2014 su cotización de salida fue de 23,75 dólares. La entidad presidida por Ana Botín ha explicado que votará en contra de cualquier venta, fusión o transacción alternativa a la propuesta de exclusión.

Santander Holdings USA, la filial en el país norteamericano de Banco Santander, ya es dueña del 80,25% de Santander Consumer USA, equivalente a 245,6 millones de acciones. Si se cierre la operación, se convertiría en una filial completa de Santander Holdings y sería excluida de bolsa. Además, dado el elevado peso en el accionariado, la entidad ha advertido de que votará en contra de cualquier venta, fusión o transacción alternativa a la propuesta.

Según datos de Bloomberg, tras Santander, los principales accionistas de Consumer USA son la gestora de fondos Fidelity (4,5%), Dimensional Fund Advisors (2,06%), Vanguard Group (1,92%) y BlackRock (1,86%).

LA HISTORIA DE SANTANDER CONSUMER SE REMONTA UNA DÉCADA Y MEDIA ATRÁS

La firma de financiación de automóviles en EE UU ha sido una inversión exitosa del banco, pero ha vivido altibajos por las críticas que ha recibido de los supervisores. La aventura americana del Santander empezó en 2006, con la compra del banco de Boston, denominado inicialmente Sovereing Bank. En 2008 se hizo con el 100% del capital. Ente 2014 y 2017, los supervisores les prohibieron repartir dividendos por problemas de control interno de los riesgos y deficiencias en el capital. La filial suspendió los test de estrés de 2015.

Banco Santander ha puesto toda la carne en el asador para crecer hasta convertirse en un gigante mundial

La salida a Bolsa se hizo bajo la presidencia de Emilio Botín, cuando España atravesaba momentos difíciles por la crisis financiera de 2008, mientras que Estados Unidos ya había entrado en plena recuperación. Aquella operación le supuso al Santander plusvalías netas de 740 millones de euros. A día de hoy son todavía mayores.

Y no serán las únicas, dado que la intención del banco es seguir creciendo con fuerza en EE.UU. para aprovechar el crecimiento récord de su economía en los próximos años. Aprovechando, además, un sector muy cíclico como es el de la venta de automóviles. Un segmento en el que Banco Santander ha puesto toda la carne en el asador para crecer hasta convertirse en un gigante mundial en el negocio de la financiación. Un paso inteligente debido a los cambios de paradigmas que deben producirse próximamente en él.

Relacionados