martes, 29 noviembre 2022

El espejismo del ocio nocturno: ¿se echará por tierra la recuperación esperada?

Con la llegada de julio, las noticias han empeorado. España estaba preparada para su maniobra de escape en un verano aún opacado por la incidencia del coronavirus. Los pronósticos predecían que el período vacacional fuese mejor que el de 2020, algo poco complicado, ya que ha sido el peor hasta la fecha. Con la ilusión puesta en el turismo nacional, el interrogante apunta a las llegadas de extranjeros. Sin embargo, los contagios han vuelto a subir, el macro brote de Baleares no nos deja en buen lugar como destino turístico y por si fuera poco, una nueva variante del virus llamada delta amaga con restringir una vez más la movilidad. Una mezcla fulminante, especialmente al haberse recogido con aspereza en la prensa internacional.

El ocio nocturno ha vivido prácticamente un espejismo. De todos los sectores que se han visto afectados por la pandemia podríamos decir que ha sido  el que ha encajado más golpes y de manera más duradera. El compañero de batallas de la restauración fue uno de los primeros en cerrar aquel marzo de 2020. Las  discotecas Mataró y Cocoa anunciaban en sus redes sociales que “siguiendo las indicaciones de la Generalitat y las pautas del Ministerio de Sanidad” debían “posponer temporalmente los eventos previstos”. 

LA SENSACIÓN DE VIVIR UN REMAKE

Los gobiernos autonómicos están empezando a aplicar limitaciones al ocio nocturno: discotecas, bares de copas, locales de música en directo y restaurantes que abren tarde. Por una parte, la posibilidad de adelantar la vacunación de los veinteañeros. Por otra, reducir el ocio nocturno. O quizás suspenderlo del todo a partir de este viernes, propuesta que anunciaba ayer el gobierno catalán. Navarra empezará a anticipar la hora del cierre, al igual que Cantabria y Castilla y León.

 La imposibilidad de ponerle freno a los contagios, sobre todo entre menores de treinta años, hace que el foco se ponga otra vez en el sector de esta actividad, muy dañado por los meses de toque de queda y en contra de las autoridades porque entiende que se le carga el muerto de los contagios cuando las concentraciones multitudinarias y sin mascarilla se están produciendo en la calle o en las playas. Con este panorama, parece que estamos viviendo una nueva película, el volver a empezar de un pasado aún presente.

Este sector representa el 1,8% del PIB español, con 20.000 millones de euros de facturación

EL OCIO NOCTURNO APORTA

Según publicó hace tres años la Federación de Asociaciones de Ocio Nocturno de España (FASYDE), este sector representa el 1,8% del PIB español, con 20.000 millones de euros de facturación y con más de 200.000 trabajadores vinculados, la gran mayoría jóvenes. La misma federación informó que en 2019, 17 millones de españoles y 40 millones de extranjeros, la mitad turistas internacionales, son consumidores de los productos del ocio nocturno.

VACUNA COMO SOLUCIÓN

Julio Posadas, dj y productor de Barcelona, piensa que debería llevarse a cabo en todo el ocio nocturno la propuesta del gobierno de la Generalitat de obligar a hacer test de antígenos o tener la pauta completa a los eventos con más de 500 personas. Además, ha querido evidenciar la lentitud en la vacunación de los más jóvenes, lo que «ha llevado a la situación de colapso donde estamos ahora». 

De esta manera, Posadas espera que se pueda vacunar lo más rápido posible a todo el mundo con el objetivo de volver a disfrutar del ocio nocturno en toda España.

Relacionados