jueves, 11 agosto 2022

¿Qué busca Banco Santander con la compra del bróker de renta fija Amherst Pierpont?

Banco Santander anunció este pasado jueves 15 de julio que su filial en Estados Unidos, Santander Holding USA, ha adquirido el bróker independiente de renta fija Amherst Pierpont Securities. La operación se ha cerrado por un montante cercano a los 500 millones de euros y supone un paso más en la consolidación americana del grupo que preside Ana Botín. Aunque el verdadero secreto está a muchos kilómetros y en dirección sur.

El movimiento, en palabras de la propia presidenta, responde a encauzar la estrategia del banco “centrada en el cliente y nuestro compromiso con el crecimiento rentable en Estados Unidos”. Además, la propia Botín refleja que los “productos y capacidades” de Pierpont “complementan muy bien nuestra oferta, lo que nos permitirá reforzar las relaciones con los clientes corporativos e institucionales”.

Para el consejero delegado del bróker independiente, Joe Walsh, se trata de una gran oportunidad de cara a aprovechar una base de clientes tan amplia como la de Banco Santander. Así, el directivo señala que “con el alcance global de Santander, podremos ampliar significativamente nuestra oferta de productos, aumentar nuestra base de clientes y mejorar el servicio que les ofrecemos”. Por último, ambos han dejado claro que el equipo de Pierpont se incrustará como parte del equipo de Santander CIB, esto es el área de banca de inversión y venta mayorista.

Pero en el acuerdo hay un detalle más que ni Botín ni Walsh menciona. Más allá, obviamente de que uno busca más productos para sus clientes top, Banco Santander, mientras que otro busca ampliar la base de usuarios. Algo que ha llevado a la entidad a desembolsar los 500 millones en este momento. Para encontrar la razón hay que viajar un poco más al sur y volver a recuperar un viejo amigo que ya salvo a los bancos en su peor momento: el carry trade.

MÉXICO Y BRASIL, LOS PAÍSES SOÑADOS PARA LOS CARRY TRADERS

Si eres inversor, además, especializado y te gusta que los banqueros centrales sobrerreaccionen a la inflación no hay mejor lugar en el mundo que México o Brasil. Ambos, mercado en los que esta presente el Banco Santander. Así, el 24 de junio Banxico (el banco central mexicano) sorprendió a los mercados al aumentar su tasa de referencia del 4% al 4,25%.

Banco Santander

Un poco más al sur, en Brasil, los inversores llevan meses jugando a comprar y vender deuda estatal carioca para su deleite. La razón es que el Banco Central de Brasil ha ido elevando las tasas de interés desde el 2%, en marzo, hasta el actual 4,25%. Unas cifras, como las mexicanas, que son música celestial para las entidades bancarias y los operadores de mercado con sede en Europa, donde lleva en negativo ya casi tres años.

Aunque hay más, así si se examinan las declaraciones de los bancos centrales se puede encontrar un denominador común: el miedo a la inflación o la intención de mantenerla controlada. Una política que trata en parte, o incluso en su mayor parte, de retocar los tipos de cambio. Las tasas de interés más altas mantienen el ahorro interno en el país en moneda local. También atraen capital de extranjeros hambrientos de rendimiento. Esto se llama carry trade y está regresando.

BANCO SANTANDER BUSCA HACER EL DORADO CON LA DEUDA SUDAMERICANA

Y, obviamente, no hay mejor sitio para aprovecharse de ello que desde la atalaya estadounidenses de plataformas como Pierpont. Al final, las tasas de interés que se pagan es un reflejo de la evolución del ahorro interno y, no hay que olvidar, del saldo que mantenga en su cuenta corriente. Contablemente, un déficit significa que el ahorro interno no es suficiente para cubrir la inversión. Se necesita capital extranjero y los altos rendimientos son el atractivo.

Los analistas de JPMorgan estiman que Chile, Colombia y Perú incrementarán sus tasas próximamente

Cuando se dan, para mal, todos esos casos como poco ahorro interior, déficit en la cuenta corriente abultado y elevada deuda (Brasil está en el 100% de su PIB) no queda otra que ofrecer más dinero para que alguien compre tu deuda. Y, eso, nos lleva al carry trade porque, al final, es un buen invento para las dos partes: unos consiguen el dinero al aumentar las tasas y ponen freno a la inflación.

Los otros, los carry traders, les encanta una curva de rendimiento empinada, porque eso son mayores rendimientos para los bonos. Y, por ende, para su dinero porque esa curva pronunciada captura las expectativas de aumentos futuros de las tasas oficiales. Una vez los ingredientes están sobre la mesa, los inversores tienen que poner de su parte con valoraciones al margen. La valoración intrínseca, las fluctuaciones de la moneda o las perspectivas en la balanza de cambios.

Por ello, el Santander se ha apresurado a comprar un bróker independiente de renta fija, esto es deuda. Para aprovechar estos movimientos que ya se están produciendo en México o Brasil. Aunque hay el dorado ‘carry trader’ de Latinoamérica es mucho más grande. Los analistas de JPMorgan estiman que Chile, Colombia y Perú incrementarán sus tasas próximamente. Y, no descartan más subidas en los propios México y Brasil. Botín con Pierpont simplemente ha comprado una entrada para un juego tan divertido como rentable.

Relacionados