miércoles, 04 agosto 2021

Cabify se asoma al precipicio: rescate español inminente, tras fracasar la ayuda de Luxemburgo

El año fatídico de Cabify continua. Y, lo que es peor, no parece que vaya a mejorar. Y es que la compañía española de movilidad ha pedido ayuda a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), con un rescate de 26 millones de euros.  De esta forma, Vector Ronda, empresa propietaria de Cabify, se una a una lista de 20 empresas que necesitan un rescate inminente por parte del SEPI. 

La pandemia, y por ende su cuarentena ha hecho mella en prácticamente todas las empresas nacionales e internacionales. En el caso de las empresas del sector de la movilidad, han visto cómo su actividad se ha reducido al máximo. Así, la firma ya salvo los muebles el año pasado gracias a que los fondos que controlan la compañía, desde Luxemburgo, renunciaron a cobrar los honerosos créditos que mantenían. Pero la quiebra era inevitable.

Vector Ronda Teleport percibirá una ayuda dividida al 50% entre préstamos participativos y ordinarios. Así, la empresa VTC se una a la lista de empresas que necesitan una ayuda del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, el cual pertenece al SEPI. Este fondo fue dotado con 10.000 millones de euros del Gobierno, con el objetivo de prestar ayuda a las empresas que se han visto dañadas por la pandemia. 

450 EMPLEADOS EN EL ERTE Y CESE DE OPERACIONES

Cabify fue previsora, y una de las primeras en realizar un Expediente de Regulación Temporal (ERTE) a sabiendas de lo que se avecinaba. La compañía de movilidad fue de las primeras en tomar esta medida, afectando a 450 empleados. Y es que, la cuarentena redujo la actividad de la empresa prácticamente por completo.

Tanto se redujo la movilidad que en abril del pasado año, en medio de la cuarentena, el tráfico de largo recorrido se redujo un 89%, tal y como apuntó la DGT.De esta forma, las empresas de movilidad se vieron afectadas de una forma brutal, provocando situaciones como la de Cabify, entre otros. 

La empresa de Juan de Antonio no sólo realiza viajes en España. Cabify opera en gran parte de Sudamérica, siendo Brasil, Argentina o México algunos de sus principales mercados. En el caso del país carioca anunciaron que dejarían de trabajar allí tras cinco años. Gracias al avance de la vacunación, y que la situación parece que se va estabilizando de poco a poco, han reiniciado operaciones en algunos países. El volumen de demanda es similar al que había antes de la pandemia. Una buena noticia para la empresa española. 

UNA DEUDA QUE ENGORDA 

La deuda de Cabify no es una cuestión provocada únicamente por la pandemia. Meses previos al Covid-19, la empresa ya arrastraba problemas económicos, acabando 2019 con un fondo de maniobra negativo, y una importante deuda, que, sin ninguna duda, ha crecido durante los meses de cuarentena. 

Cabify arrastra serios problemas económicos que veremos si se resuelven con la ayuda del SEPI. La lista de empresas que necesitan ayuda por parte del Estados va creciendo día a día, y Cabify es la última en sumarse. Mientras tanto, la empresa española deberá estar atenta en el mercado, sobre todo por la competencia de empresas como Bolt

Relacionados