lunes, 16 mayo 2022

Grifols a las puertas de caer en ‘venta’ por primera vez en ocho años

Se esperan con ansia los resultados del segundo trimestre de 2021 para Grifols con el fin de confirmar las opciones técnicas de venta que tiene la acción en busca de un 20% de rentabilidad.

En el primer trimestre del año 2021, Grifols se apoya de la diferencia en cambio de tasa, ya que su mayor negocio está en Estados Unidos. Pero no es suficiente para contrarrestar los datos negativos los cuales incluyen la disminución porcentual de sus ingresos. Así, al término del primer trimestre, castiga el Ebitda, indicador financiero que sobrepasa el límite propuesto por la empresa de 4 veces e incrementa la deuda dando como resultado antes de ajustes un 30% negativo en beneficio neto.

Desde el punto de vista técnico para Grifols, encontramos varios aspectos que nos permiten vislumbrar una posible corrección a la baja para los próximos meses. Se prevé incluso que durante el año 2021 se dará ese movimiento bajista ya que en los últimos siete años marca una directriz alcista que comienza desde junio de 2013 y que para febrero de 2021 hace la ruptura con contundencia confluyendo con el quiebre de la media móvil exponencial de 250 periodos para gráfico semanal y de 50 periodos para gráfico mensual.

Una vez se realiza ese quiebre, el precio va a visitar nuevamente la última resistencia la cual respeta y adicional a ello, respeta y se apoya en la directriz alcista a modo de pullback cerrando precisamente el mes de junio con una mínima diferencia entre el precio de apertura y el precio de cierre que deja a su paso una vela al estilo doji bajista dando claramente un punto de giro para buscar como objetivo a la baja, los niveles de pulso del mercado macro ubicados en áreas de 15,71 euros por acción.

El escenario ideal para esta operación sería el quiebre de ese nivel mínimo del mes de febrero donde se produce el quiebre de la tendencia, posterior a ello, obtener un pullback precisamente a ese nivel que servirá de resistencia el cual dará el impulso necesario al precio para buscar los mínimos y posteriormente los targets preestablecidos. Esta operación, no supondría un stop los superior a 21,30 euros lo que representa un ratio de riesgo sobre beneficios de 1 a 4 veces.

Una vez el precio de la acción visite ese nivel de regularidad en los 15 euros por acción y forje un movimiento de quiebre contundente de ese nivel, estaríamos interesados en administrar la posición hasta su siguiente nivel de soporte el cual se encuentra en junio del año 2008 en niveles de 10,30 euros por acción lo que implicaría un total aproximado de 50% de rentabilidad, esto ya será actualizado una vez suceda el primer tramo.

Relacionados