viernes, 22 octubre 2021

La corrección del Ibex no encuentra soporte y los inversores temen una sangría

La recuperación del Ibex 35 a niveles anteriores a la pandemia se ha visto nuevamente amenazada, siendo el índice con mayor caída de Europa en la última semana. Uno de los motivos que explican esta caída es la creciente preocupación por el avance de la variante Delta y el temor a una nueva ola de contagios, que lleva los inversores a ser cautos y a evitar tomar posiciones de riesgo por el miedo a lo que pueda ocurrir. Esta situación de incertidumbre se está viendo reflejada en las empresas del sector turismo como IAG (con pérdidas por encima del 5%), Meliá o Aena, quienes se están viendo perjudicadas debido a las nuevas restricciones de movilidad a nivel europeo y la amenaza de nuevas restricciones a nivel nacional.

Por otra parte, hoy en día, la banca es un lastre para la recuperación del Ibex 35. Desde septiembre del año pasado, cuatro entidades bancarias se encuentran en proceso de ERE acabando con más de 15.000 puestos de trabajo. Esta transformación digital intenta adaptarse a la demanda de los clientes, pero se trata de un proceso de cambio que supone pérdidas en un medio plazo.

Según Juan J. Fdez-Figares, analista de Link Securities, «las bolsas occidentales han subido mucho en los que va de ejercicio, lo que ha llevado a muchos índices y valores a alcanzar niveles elevados de sobrecompra. Esto puede ser hasta saludable y ofrecer buenas oportunidades de entrada en muchos valores.»

A nivel técnico, desde los mínimos por la pandemia en los 5.800 puntos, el Ibex 35 había recuperado un 60%. El mes pasado inició una caída en el precio, la cual empezó como una corrección, pero que debido a la complicación e incertidumbre de la situación actual se ha a cambiado a una caída libre que acumula ya un -11%. El soporte 8.300 es un punto relevante de cambio de tendencia en el histórico del índice. Junto con el indicador RSI en sobreventa como referencia, para el corto plazo, podríamos ver el Ibex 35 tener una pausa en la caída, de forma que si no pierde dicho soporte, lo podríamos ver tomar un nuevo rumbo alcista. De lo contario, si la presión bajista continua y la situación no mejora rápidamente, el Ibex 35 iría al soporte de los 8.000.

Relacionados