miércoles, 04 agosto 2021

Iberdrola marca compra pese a los escándalos de Sánchez Galán

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia quien actúa como el organismo que vela por el buen funcionamiento de los mercados a favor de consumidores y de las empresas, dio a conocer un informe en el que pone en entredicho algunas de las prácticas realizadas por Iberdrola para el año 2013.

En ese entonces, Iberdrola retiró fuentes de energía barata que se distribuyen a los consumidores lo que infló el precio del kilovatio afectando a consumidores y al mismo tiempo a su competencia.

Aunque este tipo de maniobras son indebidas de cara a los entes de control, se sabe que de cara a los consumidores pasarán a la historia sin afectar el rendimiento de la compañía. Tampoco al precio de la acción. Algo que podría pasar también pese a conocer los muchos otros escándalos que ha enfrentado Iberdrola y su presidente Ignacio Sánchez Galán.

Por otro lado, vemos que Iberdrola trabaja para que su beneficio por acción y sus dividendos sigan creciendo alrededor de entre el 6 o el 7% anual de aquí hasta el año 2025 lo cual puede ser muy bueno de cara al sector y a los inversores dada la abundante liquidez que presenta el sector de las renovables.

Técnicamente, la acción de Iberdrola se encuentra visitando niveles promedios a los 10 euros por acción, niveles que comentábamos para el 25 de junio de 2021 a través de Inversión.es en el artículo Iberdrola, no comprar hasta que llegue al nivel de 10 euros. El precio de la acción de Iberdrola ha llegado a las áreas mencionadas y marcadas como buy pívot, precio y zona donde sería interesante fundar compras para buscar sus máximos anteriores de enero del 2021.

No obstante, para que esto confirme, es recomendable ver un quiebre de la zona denominada como buy pívot y la visita clara a la directriz alcista macro de gráfico mensual. Luego la recuperación del área de buy pívot y retesteo de la misma, así como se muestra en la gráfica adjunta.

De esta forma, se confirmaría ese impulso alcista que permitiría una rentabilidad de más del 20% hasta los niveles máximos históricos ubicados en 12,57 euros por acción. Veremos que, en los próximos días, este tipo de noticias que pueden afectar el nombre de Iberdrola momentáneamente, de igual forma pueden generar ese movimiento de cobertura y su posterior recuperación de área los cuales suelen suceder para engañar al público previo a los impactos alcistas.

Relacionados