jueves, 19 mayo 2022

El susurro del Ibex: la normalidad está mucho más cerca de lo que se piensa

Los cambios transcendentales no llegan de la noche a la mañana. Necesitan su tiempo de maduración, esto es la sucesión de pequeñas acciones, para que sucedan. Ese efecto que se da en todos los ámbitos de la vida es vital en las Bolsas. Las ganancias de un día, por fuerte que sean, no implican una tendencia alcista. Las caídas bruscas, por su parte, no son tan dolorosas como un goteo a la baja continuado. Ahora, el mercado bursátil nos está empezando a susurrar un cambio tan esperado como fundamental: que la ansiada normalidad está cerca.

Las bolsas son capaces de predecir el futuro. Aunque eso sí del corto plazo. Así, el Ibex sufrió una de sus caídas más bruscas pocos días antes de que se decretase un evento singular como en confinamiento estricto del año pasado. Pero unas semanas antes, ya se había estado produciendo un goteo a la baja llamativo. De hecho, algunos gestores apostaron a que el mercado caería bruscamente en las siguientes semanas haciéndose de oro, de hecho, Bill Ackman logro 2.600 millones apostando poco más de 20 millones.

El día que se anunció la enorme efectividad de la vacuna de Pfizer y BioNtech todos los índices mundiales se dispararon. Pero fue el goteo al alza el que ha ido arrojando una tendencia sólida. Aunque con vaivenes. Así, el Ibex inició unas semanas de presión bajista a principios de enero anticipando la llegada de la letal tercera ola. El mínimo se tocó, aproximadamente, unas 20 sesiones después, curiosamente coincidiendo con los días en que se marcó el pico de contagios. En los meses siguientes se produjo una recuperación lenta, pero constante.

LOS BAJISTAS DEL IBEX REPLIEGAN

Hasta que a mediados de junio se truncó. En concreto, el Ibex rozó durante aquella sesión los 9.300 puntos para luego despeñarse lentamente hasta los 8.300 puntos. La razón de aquel cambio de tendencia fue la propagación de Delta, la variante más infecciosa conocida del covid-19, aunque por aquel entonces no se pensaba en un efecto severo. De hecho, la incidencia por cada 100.000 habitantes era de 105 casos y seguiría bajando en la siguiente semana. Pero los inversores ya habían detectado el problema y muchos decidieron vender y otros aprovecharse y atacar, los hedge fund o bajistas.

El Ibex perdió 1.000 puntos en un mes, mientras que ahora ha recuperado algo menos de la mitad en apenas cuatro sesiones

Sin ir más lejos, uno de los hedge más agresivos llamado Marshall Wace movilizó sus posiciones sobre Melia el 18 de junio. Antes, el 10, otro fondo bajista denominado Samlyn aumentaba su posición en corto contra Banco Sabadell, ya que los bancos van muy ligados al ciclo. Al fin y al cabo, más cierres es también más morosidad. Ahora, todos esos movimientos han empezado a desaparecer, de hecho, en la firma hotelera que dirige la familia Escarrer ninguno de estos tiburones de Wall Street posee una posición significativa. Hace un año, para entender lo diferente de la situación, acumulaba un 1,82% de su capital en su contra.

La retirada, además, coincide con la recuperación del Ibex hasta cercar los 8.800 puntos. ¿Una nueva coincidencia? Podría ser, si se quiere ver así, puesto que la recuperación fuerte empezó este pasado lunes 19 de julio y las cifras que se manejan en la actualidad es que se alcance el pico de los contagios a lo largo de este lunes cuando se den los datos agregados del fin de semana. Una vez más el índice bursátil español se ha adelantado a la situación epidemiológica.

SE ESPERA UNA RECUPERACIÓN RÁPIDA GRACIAS A LA VACUNACIÓN

Pero todavía hay más. El Ibex perdió 1.000 puntos, aproximadamente, en un mes, mientras que ahora ha recuperado algo menos de la mitad en apenas cuatro sesiones. Eso quiere decir que los inversores ven que la recuperación de la normalidad sería más rápida que nunca. En otras palabras, que las restricciones existentes no se van a extender en el tiempo más allá de los plazos actualmente impuestos.

Lo anterior es paradigmático. Al fin y al cabo, los señores probablemente más informados del mundo acerca de España, los inversores y gestores de Bolsa, están apostando porque la normalidad se irá recuperando en las próximas semanas, lo que supone algo alentador. Además, su apuesta es que lo hagan más rápido de lo previsto. Las fechas no se dan, nunca se dan, pero los modelos estadísticos o el ojo de los expertos avezados han entendido que ese cambio futuro se va a producir pronto sí o sí.

Tampoco es tan descabellado. Al fin y al cabo, muchos países están lanzando a la sociedad hacía unan normalidad total, como ocurre con Reino Unido o próximamente puede hacer Italia o Alemania. De hecho, la bolsa alemana tuvo en el pasado lunes el mismo punto de inflexión que la española, aunque su rebote ha sido más vertical. Un detalle que explica que su apertura puede ser más rápida, como así parecen indicarlo las autoridades del país.

En definitiva, algo está cambiando muy poco a poco. Pese a que ahora solo parece estar sobre la mesa el alto número de contagios en España, otros factores están empujando hacía la normalidad. El número de vacunados y, con ello, la baja tasa de hospitalizaciones y muertes es el más importante, pero ahora también se lo cree el mercado. Aunque espera que no sea tan rápido como muchos desean, también atisban que el fin de la pesadilla está más cerca que nunca. Y, como se ha podido ver, no suelen fallar en sus predicciones.

Relacionados