sábado, 23 octubre 2021

Telefónica prepara un cheque ‘regalo’ de 2.166 M€ para Amancio Ortega y KKR

Telefónica cerró un semestre récord. La operadora que preside José María Álvarez-Pallete multiplicó por diez sus beneficios, hasta los 8.629 millones de euros, gracias a los movimientos corporativos ejecutados. En especial, la fusión de su filial británica, O2, y la venta de Telxius, la firma en la que aglutinaba sus torres en Europa y Latinoamérica. Pero no todo el dinero que ha recibido por ambas operaciones ha ido a parar a las ganancias del grupo, de hecho, la teleco deberá abonar más de 2.100 millones de euros a sus otros socios: Amancio Ortega y KKR.

Así, la compañía española ya está preparando los cheques para sus socios. De hecho, en su informe semestral señala que «el pago a los accionistas minoritarios de Telxius como resultado de esta venta se espera realizar en el segundo semestre». En total, la cifra concreta que debe abonar “asciende a 2.166 millones de euros”, tras descontar algunos gastos, según recoge el documento remitido a la CNMV. Una cifra que se distribuye en talón por valor de unos 1.730 millones para el fondo KKR y otro de algo más de 430 millones para Pontegadea, dada la participación de cada uno.

En el caso del primero de ellos, el gigante KKR, contaba con una participación total en la sociedad del 40%. Un porcentaje que logró en 2017, cuando alcanzó un acuerdo con la propia Telefónica para entrar en el accionariado de la sociedad por un importe de 1.275 millones. Así, la operación ha supuesto para el fondo una rentabilidad del 35%. De hecho, el trato alcanzado por ambas partes valoraba en aquel momento a Telxius en unos 3.200 millones y finalmente se ha vendido por 7.700 millones.

AMANCIO ORTEGA HACE CAJA CON TELXIUS

La rentabilidad para la tercera parte, el brazo inmobiliario de Amancio Ortega, Pontegadea, no ha sido tan alta. Aunque nada despreciable. Así, la firma de inversión en activos inmobiliarios del magnate español adquirió un 10% de Telxius por unos 380 millones, en julio de 2018. La operación supuso elevar el valor de la firma en un 18,7% hasta los 3.800 millones, gracias entre otras cosas a unos contratos más elevados, lo que suponían más ingresos, y la incorporación de más activos por parte de Telefónica.

De hecho, durante la entrada de KKR en Telxius el presidente de la sociedad, Guillermo Ansaldo, señalaba que la visión de la firma pasaba «por capitalizar el incremento exponencial del tráfico de datos previsto para los próximos años ofreciendo una infraestructura de red de primer nivel en Europa y América». Además, ‘solo’ operaba 16.000 torres de telecomunicaciones, mientras que en la operación cerrada con American Tower (ATC) se incluyen «aproximadamente 30.722 emplazamientos», según datos de Telefónica.

A pesar de todo, la operación con ATC todavía no se ha cerrado. Así, la operadora española señala que todavía debe ejecutarse el traspaso de las torres situadas en el territorio alemán. En concreto, Telefónica explica que la segunda fase de entrega de activos, la primera fue en septiembre, se ejecutará en el mes de agosto. Con ello, y una vez se ejecute el pago de los 2.166 millones a KKR y Pontegadea, Pallete podrá dar por cerrada una de sus grandes operaciones como presidente.

TELEFÓNICA REDUCE SU DEUDA HASTA LOS 26.200 M€

El pago pendiente tampoco supondrá un problema para las finanzas de la operadora. Así, Telefónica señala que una vez se ejecute su gran estigma, su volumen de deuda neta, se estabilizará en torno a los 26.200 millones, lo que supone un mordisco muy importante. En concreto, se situará en un 29,5% por debajo de la de junio de 2020. En los últimos cinco años, la deuda de la compañía ha sido rebajada a la mitad, desde los más de 52.000 millones de euros registrados a junio de 2016.

Pallete: «Telefónica consolida su liderazgo como una compañía que aprovecha todas las oportunidades que ofrece la revolución digital»

Al mismo tiempo, las plusvalías procedentes de las operaciones han reforzado el balance del Grupo, que cuenta ahora con una estructura de capital más eficiente que incrementa la calidad del valor de la compañía, con un aumento del patrimonio neto superior a los 10.000 millones de euros. Telefónica cuenta además con una sólida posición de liquidez, que aumenta hasta los 26.924 millones de euros.

«Estos resultados demuestran que Telefónica está en la senda correcta, ejecutando su plan estratégico como acelerador crítico en el proceso de transformación de la compañía. Telefónica consolida su liderazgo como una compañía que aprovecha todas las oportunidades que ofrece la revolución digital, como una compañía responsable, sostenible y apostando siempre por la excelencia operativa», aseguró Pallete.

Relacionados