domingo, 26 septiembre 2021

Ethereum alcanza los 2.600 dólares tras 12 velas alcistas

Ethereum, lanzada en 2015, tiene el segundo puesto en CoinMarketCap con una capitalización de mercado de 283.971.971.070 dólares. Tras 2 meses de espera a que las criptomonedas tomasen una dirección en el precio, Ethereum desde el pasado 21 de julio, ha tenido una formación alcista de 12 velas verdes, con una subida del 49%.

Esto no ha sido casualidad, ya que puede deberse al rumor de que Amazon sacará su propia criptomoneda y que permitirá las compras con la misma. Además de haber llegado el precio a la zona de cierre de muchas posiciones cortas. Esta situación no ha repercutido solo ha Ethereum, sino al todo panorama cryto, ya que Bitcoin se encuentra en los 41.000.

Todo este crecimiento se debe coger con pinzas, por una parte, este crecimiento ha roto resistencias y una formación lateral de varios meses. Pero por otra parte, falta que tanto Eth como el resto de criptomonedas, consoliden el nivel perforado antes de seguir alcista. De confirmar la consolidación del nivel, el precio seguirá alcista, y nos confirmaría que no ha sido el conocido rebote del gato muerto antes de seguir con fuertes caídas. Por lo que falta por confirmar si nos encontramos en el fin del ciclo bajista de las criptomonedas.

A nivel técnico, tras la caída de todas las criptomonedas en el mes de mayo, ETH ha visto su precio ir perdiendo soportes. Desde mediados de junio su precio se establecía lateral entre los niveles 1.795 y 2.329 USD. Hasta que el día 21 de julio, tras rebotar el precio en el soporte, este crecía con fuerza, y que tras 12 días después, su formación continua alcista, perforando dos resistencias y posicionando el precio por encima de los 2.554.

Para el corto plazo, ETH puede tomar 3 escenarios posibles. El primero es continuar alcista hasta la resistencia 2.888 donde retrocedería. El segundo puede retroceder al soporte 2.554 donde rebotaría para volver a alcista. El tercero pude retroceder al soporte 2.554, perforarlo e ir al 2.329, de darse este último sería el más optimo, pero también generaría miedo en los inversores, que podrían vender y aumentar la presión bajista, llevando el precio aún más abajo.

Relacionados