martes, 05 julio 2022

¿Qué podemos esperar de Dia tras la última manipulación de Fridman?

Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA), se salva de la exclusión del mercado gracias al rescate perpetuado por LetterOne, que pasa a controlar el 77,7% de la compañía. La inyección de capital le permite a la empresa mejorar su estructura financiera eliminando el patrimonio neto negativo en el que se encontraba, lo que le evita incurrir en una futura disolución.

El presidente ejecutivo de DIA, Stephan DuCharme, afirma que la operación exitosa del incremento del capital demuestra la clara confianza que genera el proyecto de la empresa para todos los grupos de interés. De esta manera, la compañía se enfocará en el desarrollo de su negocio básico el cual asegura que ya ha comenzado a dar frutos.

El 14 de abril se cerró la operación de ampliación de capital dándole a Dia la oportunidad de apoyarse en sus mínimos históricos para impulsarse al alza, tanto así, que desde la fecha de la capitalización el precio de la acción se ha incrementado en un 10,1%.

Técnicamente la acción de Dia se ve pobre y podría generar desconfianza, pero presenta lo que conocemos como un triple breakout que realiza mínimos decrecientes históricos hasta niveles de 0,0229 euros, lo cual supondría un precio por acción muy barato. Si consideramos el sector en el que trabaja esta compañía, sabemos que los alimentos son productos de necesidad básica, además ha comenzado a fortalecerse a través de la oferta de franquicias. Un precio de acción barato no lleva a comprar, pero vemos que la compañía está ejecutando un cambio sustancial en busca de su resurgir.

El gráfico semanal presenta un doble techo a modo de cierre de ciclo el cual se crea después de las abruptas caídas por causa de la pandemia. Este movimiento que es anulado y nuevamente cae con fuerza para abril de 2021 por el incremento en las posiciones bajistas Guevoura Fund quien mantiene el 0.67% en corto. Lo interesante de esta estructura, es que una vez el precio de un activo realiza el triple breakout, generalmente busca los niveles promedios a toda la fase de caída, es decir 0,054 para el caso de Dia.

Adicional a esto, en gráfico semanal vemos esa estructura de cierre de ciclo con la respectiva caída abrupta que visita los mínimos históricos y al mismo tiempo, velas sin mayor fuerza bajista, es decir, velas de desgaste tendencial. De esta forma, siempre y cuando el precio respete los mínimos anteriores ubicados en 0,0229 y realice un movimiento de truco (V invertida), podrían generarse operaciones de fundación en compra para ir por los objetivos 0,0538 lo cual corresponde a más del 100% de rentabilidad. Esto supone una operación arriesgada por la historia de la compañía en manos de Mijaíl Fridman, inversor principal de Dia, pero al mismo tiempo podría representar una gran oportunidad.

Relacionados