sábado, 23 octubre 2021

Wallbox multiplica por cuatro sus ingresos tras entrar en el mercado estadounidense

La empresa catalana de cargadores para coches eléctricos Walbox, saldrá a Bolsa en Nueva York a partir del tercer trimestre del año, lo que permitirá a la empresa cotizar bajo el código “WBX” por un valor total de 1.500 millones de dólares (1.230 millones de euros). La operación para salir al mercado norteamericano se ha producido gracias a la combinación de la compañía con Kensington Capital Acquisition Corp. II, un vehículo de inversión con propósito especial de compra.

En el primer semestre del año, la empresa española logró unos ingresos de 27 millones de euros, lo que se traduce en multiplicar por cuatro las ventas obtenidas en el mismo periodo de 2020. Este crecimiento se debe a la expansión geográfica en varios países nuevos y a la entrada en el mercado estadounidense.

EMPRESA UNICORNIO EN 6 AÑOS

Wallbox nació en 2015 con la idea de liberarnos de los combustibles fósiles. Un buen momento, ya que aún no existía una gran competencia, pero la movilidad eléctrica era señalada como el camino correcto tanto por el sector de la automoción como por compañías y administraciones. Tesla era el único que trabajaba entonces con vehículos eléctricos, independientemente de otras compañías automovilísticas que se encontraban desarrollando prototipos. 

Fundada por Eduard Castañeda y Enric Asunción, este último trabajó en Tesla antes de crear la empresa y vio la necesidad de desarrollar soluciones de carga para el ámbito doméstico. Y apareció Wallbox en juego. La compañía diseña, fabrica y distribuye soluciones de carga VE para uso tanto residencial, como semi-público y público, y sus productos se venden en más de 60 países

En el primer semestre, logró 27 millones de euros, por la expansión geográfica y la entrada en EE.UU

La compañía también ofrece el primer cargador DC bidireccional del mundo para uso doméstico («Quasar«), que permite a los usuarios cargar su vehículo eléctrico así como utilizar la energía de la batería del coche para alimentar su hogar o enviarla de vuelta a la red. La plataforma de software propia de la compañía («myWallbox») permite la gestión en tiempo real de los cargadores domésticos y semi públicos, así como de flotas y de gestión de energía.

Iberdrola, el mayor inversor institucional de Wallbox, ha anunciado recientemente la adquisición de los primeros 1.000 cargadores rápidos Wallbox Supernova como parte de su plan de movilidad sostenible para desplegar más de 150.000 cargadores en hogares, empresas y redes de vías públicas. Entre otros hitos, en la primera mitad del año Wallbox lanzó en el mercado estadounidense el Pulsar Plus, su producto estrella, que consiguió colocarse el número 1 en ventas en Amazon.

PRÓXIMOS PLANES

A principios de año,  a pesar de la crisis producida por la pandemia del coronavirus, cerró 2020 triplicando las ventas. Han superado las expectativas de la propia empresa, que se encuentra en pleno proceso de expansión. Para ampliar la capacidad de fabricación, la empresa firmó e inició la construcción de su nueva fábrica en Barcelona.

Wallbox tiene nueve oficinas en tres continentes y ha vendido más de 100.000 cargadores desde su fundación en 2015. Sus productos se fabrican actualmente en España y China, con planes de añadir una planta de fabricación en Estados Unidos durante el año 2022.

Relacionados