jueves, 09 diciembre 2021

El bitcoin en la encrucijada: aterra a las instituciones pero enamora a las grandes fortunas

El Bitcoin sigue atormentado a las grandes instituciones. La criptomoneda reina sigue con la mirada puesta en ser el eje de la economía mundial. La cripto creada por Satoshi Nakamoto se ha convertido en uno de los trendig topic del mundo de la inversión. Y no es para menos, ya que el bit tiene un valor actual de 34.329 euros.

Pero no es sólo su valor lo que la convierte en la comidilla de la economía mundial. En los últimos meses, las instituciones han visto como el avance de las criptomonedas le estaba ganando terreno a las economías nacionales. Y lejos de quedarse con las manos paradas, han ido tomando cartas en el asunto poco a poco. 

FMI V.S. BITCOIN

No quien perder el control de las economías. El último en subirse al carro de la crítica al Bitcoin ha sido el Fondo Monetario Internacional. En su caso, el FMI advierte de “los graves riesgos de utilizar criptomonedas como método de pago convencional”. No han dudado ni un segundo en arremeter contra la cripto madre. El motivo: El Salvador se convertirá en poco más de un mes en el primer país en permitir el Bit como método de pago convencional. 

Un nuevo hito para una criptomoneda, que con tan sólo 13 años de vida ha puesto en jaque a bancos de todos los países, instituciones internacionales, y ahora, se convertirá en un método de pago convencional

FMI (ARTÍCULO BITCOIN)

“Si los bienes y servicios se cotizan tanto en una moneda real como en una criptodivisa, los hogares y empresas dedicarían mucho tiempo y recursos a elegir qué dinero mantener en lugar de dedicarse a actividades productivas” señala el FMI. Claramente, ni les gusta y además les aterra que el Bitcoin se asiente como una moneda convencional. Hay que recordar que se trata de una cripto que tiene una enorme volatilidad, y, sobre todo, en muchos casos son activos especulativos

Su entrada en la economía de un país cambiaría la forma de entender el dinero por completo. El Bit rompería con los esquemas establecidos, que, a fin de cuentas, era uno de sus objetivos cuando nació. Un cambio en la economía, una nueva forma de hacer transacciones, sin intermediarios ni directrices. 

Otra de las críticas del FMI es que “los ingresos del gobierno estarían expuestos al riesgo del tipo cambio si los impuestos se cotizan por adelantado en una criptodivisa mientras que los gastos permanecen mayoritariamente en la moneda local, o viceversa”. No hay duda, el FMI es otra de las instituciones a la que no le agrada la presencia de la criptomoneda. 

LA UE VIGILA AL BITCOIN

Este es uno de lo múltiples ejemplos que se han sucedido con la clara intención de no dar rienda suelta al Bitcoin. Hace apenas dos semanas, la UE lanzó un comunicado en el que hablaban de los problemas de delincuencia financiera que las criptos generaban. Para intentar remediarlo, lanzaron una serie de medidas, que no son oficiales, para cercar al Bitcoin. La UE, al igual que otros países como China, no están dispuestos a dejar campar a sus anchas a las criptomonedas.

Se trata de un método de estafa muy jugoso. Además de una opción para blanquear dinero y “financiar el terrorismo”

Por su parte, China cercó al Bitcoin, suspendiendo sus operaciones de minado, con el objetivo de tener el control de las divisas digitales. 

CBDC PARA REMEDIAR EL EFECTO CRIPTO

Los bancos centrales de varios países se han puesto manos a la obra en la creación de una moneda digital. Lo que ya conocemos como CBDC es un tipo de moneda electrónica que emiten los propios países. Bahamas o la propia China son algunos de los países que ya emiten, pero la lista de países que están desarrollando su propia moneda digital es muy extensa. Destacan India o Tailandia. 

Los bancos también se han sumado a la fiebre de las criptos. En un principio, les podrían tener miedo, puesto que las criptodivisas acabarían con la gestión bancaria tal y como la conocemos. Pero con el tiempo, bancos como BBVA ha querido aprovechar el auge de las criptos y no han dudado en invertir y sacar tajada de ellas. Si no puedes con tu enemigo, únete a él ¿no?

Todos estos ejemplos tienen la intención de, como poco, paliar el efecto del Bit y demás criptos en la economía global. En algunos casos puede ser temor, en otros control, en otros hacerle frente y en otros subirse a la atracción criptográfica. Pero todo con la inetnción de saber más del Bit, tenerlo más controlado, y evitar una mayor expansión que a día de hoy, parece imparable

Relacionados