sábado, 23 octubre 2021

La medicina genética es la mejor baza para invertir en el sector sanitario

Seguimos en un año marcado por el Covid-19. Desgraciadamente nos hemos adaptado a convivir con una pandemia que nos ha limitado en todos los sentidos. La pandemia ha abierto, o fortalecido, ciertos aspectos en el mundo de la inversión. Y como no puede ser de otra forma, el sector sanitario se ha convertido en una de las parcelas más rentables en las que invertir.

La salud, la medicina, la sanidad son sectores en los que siempre se ha podido invertir, y antes de la pandemia ya eran una buena alternativa en la que apostar. Es un sector que tiene potencial a largo plazo, ya que lamentablemente, enfermedades como el cáncer aún necesitan profundas investigaciones. De la misma forma, aún se siguen desarrollando técnicas de medicina avanzada, o construcciones de hospitales más modernos. 

Durante la última década el índice de bolsa especializado en salud, el MSCI World Health Care, ha logrado una rentabilidad superior al 13%. Y es algo lógico, ya que se trata de un sector que aún sigue teniendo mucha demanda, y mucho más durante el pasado año y lo que llevamos de este. 

LA MEDICINA GENÉTICA ES LA ALTERNATIVA

Siendo más preciso, Alger, socio del Grupo La Française, ve oportunidades de inversión en la medicina genética, que se postula como una alternativa rentable. Y más con el uso de ARN mensajero (ARNm) en las vacunas frente al Covid. 

En 2008, la secuenciación genética costaba 1.000.000 de dólares. Desde entonces ha bajado a menos de 1.000 dólares.

Las nuevas tecnologías habían pisado el acelerador y crecido de forma exponencial en los últimos años. Es decir, es un sector que venía al alza, pero la pandemia lo ha acelerado todo

Expertos prevén que los beneficios de las terapias celulares y genéticas alcancen los 33.000 millones de dólares en 2024. Estas terapias regenerativas incluyen la edición de genes y la sustitución de células como son las T que atacan al cáncer. 

El actual crecimiento se debe, en gran parte, a que la tecnología es cada vez más asequible. En 2008, la secuenciación genética costaba 1.000.000 de dólares. Desde entonces ha bajado a menos de 1.000 dólares. La demanda crece para mejorar tratamientos contra el cáncer, inmunodeficiencias…

Y, ¿CÓMO SE INVIERTE EN SALUD?

El sector sanitario ofrece las mismas opciones que otros sectores de inversión. Se puede invertir a través de dos formas. El método tradicional, que es comprar acciones de empresas que coticen en los mercados de valores. Generalmente farmacéuticas o empresas de biotecnología. Por ejemplo, Grifols en el Ibex, Bayer en el Dax o Pfizer, muy popular por suministrar vacunas frente al Covid, en la Bolsa de Nueva York.

También se puede invertir a través de fondos de inversión, otro método clásico en el que los profesionales de inversión mueven tus acciones en las empresas que tengan mayor potencial, y así alcanzar mayores beneficios.

El sector sanitario está de moda en el panorama bursátil y los inversores lo saben. Obviamente, la inversión hubiese sido mucho más rentable hace unos meses, pero el sector sanitario, farmacológico…no se detiene. La medicina genética parece ser un buen nicho en el que invertir, y quizás sea el momento por su uso en las vacunas frente al Covid-19, entre sus muchos usos.

Relacionados