viernes, 22 octubre 2021

Así opera en España el fondo catarí que ha hecho posible el fichaje de Messi

Qatar Investment Authority (QIA) es el fondo soberano del país árabe que está detrás del equipo de fútbol del momento. Es el propietario del club francés Paris Saint Germain (PSG) que acaba de completar su colección de cromos particular firmando a Leo Messi para los próximos dos años. De la mano de su presidente Nasser Al-Khelafi, este vehículo de inversión está presente en España en sectores como el energético (Iberdrola) o el inmobiliario (Colonial).

Los fondos soberanos se dedican principalmente a mover grandes cantidades de capital de un estado. En este caso el fondo catarí opera desde el año 2005 gestionando los superávits generados por la industria del petróleo y gas natural de Catar. Su presencia abarca compañías de todo el mundo y a través del fútbol busca suavizar la imagen de un país criticado y acusado en múltiples ocasiones por la vulneración de derechos humanos.

ACTUALMENTE POSEE EL 8,7% DEL ACCIONARIADO DE la compañía que preside Ignacio SÁNCHEZ GALÁN

Su historia en el mundo del deporte comienza en el año 2011, cuando se hizo con la propiedad del PSG por un montante de 100 millones de euros. Primero adquirió el 70% de la entidad deportiva y al año siguiente adquirió el 305 restante. El objetivo estaba claro: sacar al equipo parisino del letargo y llevarlo a lo más alto del fútbol mundial. Una década después y 1.300 millones de dólares gastados en fichajes galácticos, el club domina la liga nacional, pero suma fracasos en Europa año tras año.

La cara visible de Qatar Investmen Authority es Nasser Al-Khelaifi, gracias a su amistad íntima que forjó desde niño jugando al tenis con el presidente del fondo, el emir Al Thani. Con la compra del PSG, Al-Khelaifi se convirtió en el presidente del equipo de fútbol y junto con QIA fundó Qatar Sports Investments, compañía dedicada a la inversión en proyectos deportivos tanto dentro como fuera del país árabe. Es considerado una de las 100 personas más ricas del mundo, con una fortuna estimada en 16. 000 millones de dólares, además de ocupar un puesto en la UEFA y trabajar como presidente del grupo televisivo Bein Sports (Al Jazeera Sports).

PRESENCIA EN ESPAÑA

El fondo dominado por la familia real de Catar también tiene puestos sus ojos en diferentes sectores de España, que incluyen a alguna de las empresas cotizadas en el Ibex35. Es el caso de Iberdrola, cuando a comienzos de 2011 QIA afloró una participación de algo más del 5% en la compañía energética. El fondo catarí fue adquiriendo participaciones llegando a obtener cerca del 10% del capital de la empresa. Actualmente posee el 8,7% del accionariado de la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán, según el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Otro de los sectores en los que también se ha interesado es el inmobiliario, a través de Colonial. QIA  entró en el grupo presidido José Juan Brugera en el año 2014, haciéndose con el 3,78% de la inmobiliaria. Poco a poco fue escalando posiciones y actualmente su participación asciende al 20%, tras una operación en 2018 mediante la cual Colonial compró el 22,2% de su propia filial francesa SFL que controlaba QIA.

POSEE EL 17% DEL TOTAL DE LAS ACCIONES DE LA AUTOMOVILÍSTICA ALEMANA VOLKSWAGEN

Aunque estas son las principales operaciones del fondo catarí en España, lo cierto es que el régimen árabe ha invertido en otras compañías españolas a través de diferentes sociedades. Así, a través de su aerolínea Qatar Airways controla hasta el 25% de IAG, el holding que agrupa a Iberia, British Airways, Vueling y Air Lingus. Del mismo modo ocurre con El Corte Inglés, participado al 10% por la sociedad Primefin, con sede en Luxemburgo y propiedad del jeque Al Thani.

Pero no solo opera en España, sino que sus intereses abarcan gran parte de Europa y el mundo. El fondo soberano también tiene una fuerte presencia en el mercado británico, tras una década invirtiendo en algunas de las compañías más icónicas del territorio. En mayo de 2010, Qatar Holding, una subsidiaria indirecta de QIA, adquirió el Grupo Harrods, el gigante del lujo londinense.​ QIA es también el mayor accionista de Sainsbury’s, la segunda cadena de supermercados más grande de Reino Unido y posee acciones en la entidad bancaria Barclays.

Del mismo modo, el fondo catarí es uno de los principales socios de HAL, la sociedad que gestiona, entre otros, el aeropuerto londinense de Heathrow, cuyo primer accionista es Ferrovial. Además del banco británico, el fondo catarí posee acciones del banco suizo Credit Suisse, del Empire State de Nueva York y fue parte del grupo inversor que adquirió Miramax Films a Disney. También posee el 17% del total de las acciones de la automovilística alemana Volkswagen.

Relacionados