sábado, 23 octubre 2021

Claves de la inversión en oro: ¿por qué es un valor «seguro» y «rentable»?

El mundo de la inversión ofrece un gran abanico de posibilidades en las que invertir. Durante el pasado año, y lo que llevamos de este, las inversiones se han acrecentado. El Covid ha obligado a muchas personas a intentar buscar una nueva fuente de ingresos, y en muchos de esos casos lo han encontrado en la inversión. Pero la inversión como tal es un concepto muy amplio. Puedes invertir en mil y una cosa, todo tendrá un riesgo, una rentabilidad, momentos al alza, o caídas estrepitosas. Una de las inversiones que siempre han estado presentes, pero que ha quedado acaparada con el auge de los activos digitales, concretamente del Bitcoin, es la inversión en oro.

El oro es la piedra angular de los metales preciosos. Su precio actual es de 48,10 euros por gramo, y la onza de 1000g tiene un valor de unos 1.490 euros. La inversión en este sector está considerada como una de las mejores a largo plazo, puesto que los metales preciosos, como el oro o la plata se revalorizan con el tiempo. La prueba está en que el precio del oro ha crecido un 80% en apenas cinco años. 

A pesar de que se trata de una inversión “clásica”, los jóvenes inversores prefieren otras opciones, que quizás consideran más acorde a nuestros tiempos, sobre todo por la entrada de la tecnología en la inversión, y la irrupción de las criptomonedas, las cuáles, en el mejor de los casos, ofrecen una rentabilidad inmediata. Aunque esto también nubla las cabezas de los inversores, que en muchas ocasiones se olvidan de la alta volatilidad que tienen estos activos. 

“El oro es dinero, todo lo demás es crédito” JP Morgan

El oro es una inversión, que por ejemplo en España, no se contempla tanto como la inversión en acciones, dividendos o viviendas. Aún así, el oro ofrece grandes ventajas frente a otros tipos de inversión. Vamos a responder entonces a ¿Por qué debería invertir mi dinero en oro?”

VENTAJAS DE INVERTIR EN ORO

Una de las principales características del oro es la liquidez. Se trata de un metal precioso que se puede convertir en efectivo en cualquier momento, y en cualquier parte del mundo. 

Como anteriormente se ha dicho, el oro tiende a mantener su valor en el tiempo, y en algunos se incrementa. Al ser una mercancía, y no una moneda como tal, hay una cantidad fija de oro. Es por ello por lo que si su precio disminuye, el valor subyacente apenas cambia.

Otra de las ventajas que ofrece la inversión en oro es la gran cobertura que tiene frente a la inflación. El valor del oro aumenta cuando la inflación se afianza. Por ejemplo, si contemplamos el valor del oro en euros, cualquier deterioro de la moneda conducirá a un precio más alto del oro. A definidas cuentas, si se da una época inflacionaria, la inversión en este metal ofrece estabilidad

El oro es y será un bien deseado por muchos. Siempre va a tener una demanda confiable, y no sólo por parte de la sociedad, sino por las empresas que requieren de este metal para hacer sus productos, como las joyerías. El oro siempre tiene clientes. 

Oro

Claro que no todo es bueno. Toda inversión tiene aspectos negativos que el inversor debe conocer y contemplar antes de apostar, como en este caso, por el oro. La inversión en oro no genera pasivos. Es decir, si invertimos en acciones, una parte de los ingresos pueden provenir de bonos o dividendos que ofrezca una determinada empresa. En el caso del oro, no es así. Por otro lado, al ser un bien tan codiciado, debe tener un almacenamiento seguro, siempre y cuando invirtamos en oro físico (lingotes, onzas…).

BITCOIN, SU MÁXIMO RIVAL 

Es curioso que el mayor “competidor” del oro sea el Bitcoin. Esta criptomoneda se ha afianzado en el mercado, y por supuesto es una moda a la que muchos inversores, en su mayoría jóvenes, se han sumado. El Bit es el oro de las criptomonedas. Se trata del activo más valioso, lo que ha hecho que se compare con el oro.

La criptomoneda supera con creces el valor de una onza de oro (31,1 gramos). El precio actual del Bitcoin es de 39.486 euros. A pesar de esta enorme cantidad, el mayor problema que presenta el BTC es que es muy volátil. Su precio varía en función de muchos factores, que en la mayoría de los casos no son previsibles. Es considerado por muchos economistas una moda pasajera y un bien especulativo. Aún eso, los inversores del Bitcoin confían en este activo y piensan que es mucho más rentable que el oro. El BTC puede convertir en millonario o hacer perder todas las ganancias a alguien en cuestión de días. 

“El oro se considera una inversión segura, ya que históricamente ha mantenido su poder adquisitivo” Daniel Marburguer

El oro también ofrece volatilidad, pero para nada es comparable con la del Bitcoin. Si se quiere conseguir una rentabilidad inmediata, el oro no es la mejor opción. Expertos como Daniel Marburguer, director general de Coininvest.com piensan que el oro es “un valor honesto”. Se trata de una inversión “segura” y que ofrece una gran rentabilidad a largo plazo.

¿CÓMO INVIERTO EN ORO?

La inversión en oro se puede hacer de diversas formas. Por supuesto, la clásica es comprar oro físico. Es decir, lingotes, monedas, onzas…pero si requiere de un almacenamiento seguro para que no sea robado. También existe la posibilidad de comprar acciones de una empresa productora de oro. No es una inversión directa en oro, pero hay una estrecha correlación entre el valor de las acciones y el valor del oro. Otra manera es la inversión a través de fondos especializados en la compra-venta de oro…

Lo bueno que tiene la inversión es que es muy diversa. La oferta es muy amplia, y cada persona puede apostar por oro, Bitcoin, acciones de una determinada empresa, vivienda…El oro es una inversión que siempre ha existido. Y por supuesto, es una buena opción para aquellos jóvenes inversores que quieran adentrarse en este mundo. Si lo hacen y no lo tiene claro, que recuerden las palabras del célebre banquero JP Morgan, “el oro es dinero, todo lo demás es crédito”

Relacionados