lunes, 28 noviembre 2022

Talgo llega a un momento de inflexión clave para sus accionistas

Talgo es una empresa especializada en el diseño, fabricación y prestación de servicios de mantenimiento del sector ferroviario que data de 1941, fecha en la que sus creadores realizaron los primeros ensayos. Seguramente Alejandro Goicoechea y José Luis Oriol tenían la visión clara de hacer de Talgo una empresa de talla mundial porque después de más de 75 años, esta empresa se encuentra funcionando a toda marcha a nivel mundial.

Talgo posee actualmente una capacidad financiera sana que le permite ejecutar los proyectos a tiempo, disminuir costes y obtener rentabilidades que se pueden presupuestar en el largo plazo. El primer semestre de 2021 no fue la excepción, pues Talgo registró un máximo histórico de ingresos de 293 millones de euros lo que corresponde a un 35% más en comparación con el mismo periodo del año anterior. Es claro que gran parte de este incremento se debe a los proyectos de alta velocidad en España que se firmaron con el operador ferroviario Renfe con quienes trabajan en conjunto desde 2004.

Talgo debuta en bolsa en mayo de 2015 en niveles que rondaban los 8 euros por acción. Hoy en día sus acciones se han depreciado casi en un 50% en parte, gracias a la llegada de la pandemia cuando previamente, el precio de la acción se situaba arriba de los 6 euros, precio que a hoy no logra recuperar.

image 13 Inversion.es

Es entendible que la lateralización que presenta el precio de la acción en los últimos meses tenga relación directa con la operación de la que se viene trabajando sobre una posible OPA de Talgo en la cual tanto el grupo suizo Stadler como CAF estarían interesados. Una operación de esta magnitud cambiaría el rumbo de las acciones.

Técnicamente la acción de Talgo realiza una sólida ruptura en marzo de 2020 de la directriz alcista que venía trabajando desde 2016 justamente por la pandemia. Posterior a esa fecha, el precio ha tratado de recuperar sus niveles dejando a su paso ciclos y secuencias que se ubican por debajo de esa directriz alcista y que confluyen con trabajo de lateralización por debajo de la media móvil exponencial de 250 periodos. Esta estructura indica posibles retrocesos nuevamente a niveles de 3,6 euros por acción.

No obstante, vemos que, en la situación actual para gráfico de marco semanal, el precio de la acción muestra niveles de sobreventa lo cual es una típica divergencia que podría impulsar el precio a buscar los 5 euros por acción. Una vez visitase los 5 euros y quiebre la directriz bajista macro sobre niveles de 5,7 euros por acción, daría opción de camino alcista. De lo contrario, técnicamente la mayor probabilidad se encuentra en las ventas por lo cual de respetar la directriz bajista, indicaría fundación de ventas para adherir una vez quiebre los 4,7 euros.

Relacionados