domingo, 25 septiembre 2022

¿El imperio de la ciberseguridad? Avast y Norton se fusionan

spot_img

La industria de los antivirus tiene un nuevo imperio entre manos. Norton LifeLock ha anunciado esta mañana la compra de Avast, empresa experta también en el campo de la seguridad cibernética. Según han informado ambas compañías,dos de las más clásicas del sector, por una cifra alrededor de los 8.500 millones de dólares. Una transacción que se coloca la cuarta en el ranking de compras dentro del sector tecnológico después de los casi 20.000 millones de dólares que invirtió Microsoft en adquirir Nuance, de los 14.700 que pagó Zoom por Five9 y de los 12.000 que pagó Thoma Bravo por Proofpoint.

Las dos empresas han informado de que el acuerdo se trata de una fusión, pero nada más lejos de la realidad. Norton comprará todas las acciones de Avast y la entidad resultante potenciará los puntos fuertes de ambas empresas. Además, dicha entidad cotizará en Nasdaq, el índice bursátil de Estados Unidos, donde ya venía cotizando Norton, mientras que Avast lo hacía en la bolsa de Londres.

NO ES CASUALIDAD

El punto fuerte de Avast es su apuesta por la privacidad, mientras que Norton es una compañía con más experiencia. Por ello, tienen como objetivo combinarse y ofrecer mejores servicios a los cerca de 500 millones de usuarios que reúnen y los 40 millones de clientes directos. La mayoría de la cartera de pequeños usuarios y clientes la ofrece Avast, que hasta ahora estaba presente en cerca de 435 millones de equipos y se hizo con AVG hace cinco años. Frente a esto, Norton ofrece más de 30 en el mercado y también cuenta con una marca más que preparada.

«En un momento en que las amenazas cibernéticas globales están creciendo, pero la penetración de la seguridad cibernética sigue siendo muy baja, junto con Norton LifeLock, podremos acelerar nuestra visión compartida de brindar protección cibernética integral para los consumidores de todo el mundo», dijo Ondřej Vlček, director ejecutivo de Avast. «A través de nuestras marcas bien establecidas, una mayor diversificación geográfica y el acceso a una base de usuarios global más grande, las empresas fusionadas estarán preparadas para acceder a la importante oportunidad de crecimiento que existe en todo el mundo», añadía el ejecutivo. La verdad es que el momento del acuerdo no tiene pinta de que sea casual y llega cuando resulta clave para el sector de los antivirus, con los ciberataques disparados y con la idea de que es imposible frenarlos. 

La compra de Norton a Avast se convierte en la cuarta en el ranking de compras dentro del sector por 8.500 millones de dólares

UN SECTOR LLENO DE ENERGÍA

El mercado de la ciberseguridad se ha tambaleado bastante en lo que llevamos de año. En abril, el fondo de inversión estadounidense Thoma Bravo anunció la compra de la compañía de seguridad cibernética Proofpoint por 12.300 millones de dólares, la tercera mayor transacción en el sector tecnológico hasta la fecha. McAfee, por su parte, se desquitó en marzo de su negocio destinado a empresas por 4.000 millones de dólares, cantidad que utilizó prácticamente para saldar su gran deuda. Y Cisco, otro de los grandes de la industria, ha anunciado en los últimos meses compras a tener en cuenta dentro del ámbito tecnológico.

Y algunos de los principales gigantes tecnológicos mundiales, como Microsoft, Google o Nvidia, están sacando a la luz productos propios de ciberseguridad, algunos de carácter general y otros especializados en determinados ámbitos, como en el caso del fabricante estadounidense, que ha creado una herramienta para mejorar la seguridad de los CDP que promete acabar rápidamente con ataques de ransomware y filtración de datos. 

Este avance del sector de la ciberseguridad, como hemos dicho, se debe a algo. Los ciberataques han aumentado bastante a causa de la pandemia de coronavirus, tanto en número como en virulencia, llegando a comprometer los sistemas de importantes empresas, como Pipeline o Kaseya, y de administraciones públicas, como el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).  Asimismo, las cantidades reclamadas por los ciberdelincuentes también han crecido desde que el coronavirus llegó a nuestras vidas.

Por lo tanto, cada vez se necesitan más y mejores herramientas de ciberseguridad, y el gasto en ellas no para de aumentar, motivo por el que el sector está viviendo un momento de especial dinamismo.

Relacionados