jueves, 30 junio 2022

Sacyr prosigue con su buen hacer y apunta a los 3 euros por acción próximamente

Sacyr, con presencia en más de 20 países de los cinco continentes, incrementó en un 16% su margen Ebitda alcanzando los 402 millones de euros para el primer semestre de 2021. El beneficio neto de Sacyr creció un 233% pasando de 12 a 40 millones de euros, esta cifra no incluye la venta de la autopista de Guadalmedina dado que se contabilizó finalmente en 2020.

Los resultados muy seguramente los superarán para el segundo semestre gracias a los nuevos contratos firmados entre los cuales están, la ejecución del hospital 12 de octubre en Madrid, contrato firmado por valor de 227 millones de euros, corredores ferroviarios en Canadá por 50,5 millones de euros o la macro concesión de la autopista italiana A3 por 2.700 millones de euros. Por otro lado, Sacyr ejecutará la disminución de la participación en la energética Repsol del 8% al 3%, lo cual le permitirá utilizar estos recursos en su plan estratégico.

Sacyr es una acción interesante en el mediano y largo plazo no sólo por el sector en el que se desarrolla sino también por la atractiva retribución al accionista estipulada en su plan estratégico hasta 2025. Para el presente año, la rentabilidad por dividendo supera el 4,6% gracias al pago de dos script dividend por valor de 0,096 euros por acción.

Para marzo de 2020 y como es entendible por causa de la pandemia, las acciones de Sacyr alcanzaron sus mínimos históricos en niveles de 1,06 euros por acción. Desde aquel entonces, el precio de la acción ha venido realizando máximos y mínimos crecientes formando una directriz alcista. Sin embargo, esta directriz de momento no recupera los precios previos a la pandemia ubicados en niveles de 2,7 euros por acción. Este nivel representa a sí mismo una fuerte resistencia que se marca desde finales de 2014. Este nivel se considera como el primer Target que la acción puede ir a visitar en el mediano plazo.

Técnicamente, el gráfico de marco semanal presenta el punto de giro alcista en noviembre de 2020 en el nivel de 1,5 euros por acción, luego quiebra al alza la media móvil exponencial de 100 periodos donde actualmente se encuentra trabajando. Este precio confluye con la directriz alcista y con el último soporte importante en niveles de 2,0 euros, soporte que ha sido respetado desde marzo del presente año.

La operación de compra para esta acción supondría, como lo mencionamos anteriormente, una llegada a niveles de la siguiente resistencia ubicada en 2,7 euros lo que representa más del 30% de rentabilidad en el mediano plazo. Para el largo plazo podríamos buscar niveles arriba de los 5 euros referentes a sus máximos históricos. Esta operación estaría apoyada del índice de fuerza relativa que se encuentra en zonas de sobreventa y con potencial alcista dada la estructura del precio.

Relacionados