sábado, 23 octubre 2021

Cathie Wood versus Michael Burry: la titánica batalla que puede cambiar para siempre los mercados financieros

Ella es, probablemente, la nueva estrella más brillante en el firmamento de la inversión. Él es uno de los gestores más reputados de la historia cuyo éxito ha sido (y lo es) tan elevado que incluso su vida (o parte de ella) se ha llevado al cine. Ahora, ambos titanes se enfrentan entre sí en una batalla que va más allá de las cifras o el dinero. De hecho, la guerra abierta entre Cathie Wood, la creadora del ETF más exitoso del momento, ARK Innovation, y Michael Burry, el hombre que descubrió la burbuja subprime, puede cambiar para siempre el mundo de la inversión.

La confrontación ha empezado con la decisión de Burry de ponerse en corto frente al vehículo de inversión de Wood, según se desprendió recientemente de su informe de actividad. Así, el inversor mostró que su fondo, Scion AM, poseía contratos de venta bajista contra 235.000 acciones de Ark Innovation ETF al final del segundo trimestre. Los contratos le dan a Scion el derecho de vender acciones de dicho ETF antes de una fecha determinada y a un precio previamente acordado. Así, la rentabilidad será mayor a medida que las acciones caigan por debajo del umbral.

En otras palabras, Burry ha apostado más de 30 millones de dólares a que Ark Innovation perderá valor en las próximas semanas o meses. En principio, parecía un simple movimiento financiero más. Pero las palabras del inversor, refrendadas por su operación, acerca de la situación de los mercados es un ataque directo a los fundamentales de la inversión que ha protagonizado Wood en el último año y medio. De hecho, el gestor popularizado por la actuación de Christian Bale en ‘The Big Short’ ha llegado a hablar de «la madre de todas las burbujas» acerca de los activos tecnológicos y cripto.

LAS CLAVES DE ARK INNOVATION

Pocos nombres han tenido más eco en Wall Street en el último año como el de Cathie Wood. La nueva diva de las finanzas estadounidenses se ha hecho famosa gracias a dos pilares fundamentales: por un lado, unos grandes resultados en su fondo, con un retorno del 152% en 2020, que atrae a los inversores más experimentados. Por otro, un plan de marketing, no se sabe si artificial o real, dirigido a los nuevos inversores a través de palabras de elogio para las acciones ‘meme’ como Game Stocks o para el bitcoin, lo que la ha convertida en un referente en plataformas como Reddit.

Los conceptos más arraigados en ARK Innovation son «la disrupción, la reinvención y el crecimiento exponencial»

Pero detrás de ese plan de marketing hay una mente brillante y un plan ejecutado a la perfección. Así, la apuesta de Wood por los caballos ganadores en empresas tecnológicas de carácter disruptivo le permitió obtener esos grandes resultados. De hecho, los conceptos más arraigados en ARK Innovation son «la disrupción, la reinvención y el crecimiento exponencial», se explicaba en un perfil sobre la gestora firmado por uno de los columnistas estrella de The Economist.

Wood ha aprendido durante años que el nuevo tejido empresarial tiene un sesgo extremo a la derecha: hay uno pocos ganadores y muchos perdedores. Pero esos ganadores suelen llevarse casi todo el premio. Y eso se refleja en los mercados financieros, de tal manera que esas pocas empresas son las realmente ganadoras a largo plazo ofreciendo una increíble rentabilidad. Un patrón que cada vez se investiga más. Una investigación realizada por Hendrik Bessembinder de la Universidad Estatal de Arizona encuentró que más de la mitad de los rendimientos en exceso de las acciones sobre el efectivo desde 1926 provino de menos de 100 acciones. La mayor parte de las más de 26.000 acciones listadas desde entonces resultaron ser deficitarias.

LOS TRES PROBLEMAS DE WOOD

Así, la gestora se subió a esa ola de apuestas por empresas disruptivas, cuyo mayor exponente es Tesla (la posición más alta del fondo) que ahora la ha granjeado un gran éxito. De hecho, el ETF liderado por Wood se convirtió a principios de año en el vehículo de inversión más grande del mundo gestionado activamente. Inevitablemente, la gran historia de éxito de Wood y ARK tiene un ‘pero’ que es lo que intenta explotar Burry a través de Scion.

Aunque más bien son tres problemas. El primero es que muchas de las firmas por las que apuesta Wood tienen una valoración excesiva que se va regulando con el tiempo. Lo anterior, provoca volatilidad en el ETF que se puede aprovechar como hace Burry. De hecho, el inversor ya lo hizo también con Tesla, la principal apuesta de ARK, cuya corrección llevó a la cotización del vehículo de inversión a desplomarse casi un 36% entre febrero, que marcó máximos, y junio.

El segundo es que a medida que el fondo se hace más grande, la rentabilidad que es capaz de ofrecer con una gestión activa es decreciente. Ese mismo problema ya lo definió en su día el propio Warren Buffett. Aunque en el caso de Wood y ARK es todavía más grave porque sus inversiones se centran en pequeñas compañías que por lo general son íliquidas en los volúmenes en los que ahora se mueve el ETF. De hecho, la inversora mantiene una participación del 10% en aproximadamente dos docenas de empresas biotecnológicas. Así, si sale mucho dinero de la compañía o la propia Wood decide salirse de forma rápida, entonces los precios de algunas firmas más pequeñas podrían caer con fuerza. 

LA REPRESIÓN CHINA HA AFECTADO A LAS EMPRESAS ESTRELLA DE WOOD

Por último, apostar únicamente por los ganadores nunca ha sido fácil. Para detectarlos no solo hace falta buen olfato, sino en muchas ocasiones suerte. Probablemente, los próximos fenómenos bursátiles todavía no se han creado, por lo que es muy difícil invertir en ellos. La extrema asimetría de la que se ha beneficiado Wood también puede ser perjudicial en los próximos años. Incluso pueden verse afectadas por problemas más típicos como ha ocurrido con las tecnológicas chinas que eran algunas de sus grandes apuestas.

De hecho, la inversora reconoció recientemente que ha estado vendiendo todas sus posiciones que mantenía de empresas tecnológicas chinas del portfolio de ARK Innovation. «La valoración del mercado se mantendrá baja durante mucho tiempo, hasta que vuelvan a ser más atractivos para el capital extranjero y tal vez quieran integrarse un poco más en el mundo», señaló Wood. Pero no ha podido reducir a cero el daño, ya que otro instrumento de inversión bajo su dirección, ARK Fintech Innovation, todavía tiene más del 9% de su cartera vinculada a empresas con sede en China, incluidas JD.com y Tencent.

En definitiva, la batalla está servida entre aquellos que siguen a Wood por su capacidad visionaria para descubrir potenciales campeones. Y los que admiran a Burry y su capacidad de aislarse del ruido para comprender y explotar los fundamentales reales de cada empresa. Al final, como siempre, ninguno de los dos tendrá una victoria completa (no es mejor ni uno ni el otro), sino que ganarán en sus respectivas áreas. ARK seguirá siendo un fondo explosivo para ganar o perder y Scion un valor seguro para obtener una rentabilidad anual más baja, pero más constante.

Relacionados