sábado, 26 noviembre 2022

Disney Plus controla el futuro de los cines: ¿es rentable su estrategia?

No es necesario mencionar que 2020 fue un año más que desafortunado para las salas de cine. Ahora sabemos que la primera mitad de 2021 también. Sobre todo si tenemos en cuenta como Disney Plus ha ido acortando las ventanas de distribución.

El conflicto entre las salas de cine con ciertas distribuidoras y estudios lleva dando que hablar desde el confinamiento. Primero fue con Warner porque sus estrenos salían a la luz simultáneamente en su plataforma HBO Max y en los cines. Más tarde, se sumó Disney, quien poco a poco ha ido adaptando ese nuevo patrón a sus últimos estrenos cinematográficos, como Mulán, Viuda Negra o Cruella.

CERRANDO PUERTAS

La crisis del coronavirus obligó a una larga lista de países a cerrar sus salas, lo que dio lugar a la quiebra de muchos estudios, que tuvieron que destinar sus estrenos a servicios OTT o plataformas de streaming. Disney fue el primero de los grandes en dar este paso cuando estrenó Mulan en Disney plus por 24 euros. 

A partir de ahí, la plataforma ha continuado ese camino, combinando además la estrategia de estreno directo sin pago adicional (como pasó por ejemplo con Soul). Después, añadió una tercera fórmula cuando estrenó Raya y el último dragón, que llegó al mismo tiempo al cine y a Disney Plus, pero, una vez más, con pago adicional. Nomadland, película de Chloé Zhao que obtuvo varios globos de oro, llegó a Disney Plus apenas cinco semanas después de su estreno en salas y sin coste extra.

Disney Inversion.es

Básicamente, la estrategia consiste en afianzar el modelo en el que la puerta principal, el cine, se va cerrando poco a poco. Una estrategia que puede desencadenar muchas consecuencias para los próximos años en la industria. Reducir la presentación en salas modifica además radicalmente el método de distribución de ingresos de toda la industria. Aunque cambien según mercados, las salas obtenían alrededor del 60% de los ingresos con el estreno de una película. Ahora, con el alquiler digital, DVD, televisión por cable, tv en abierto, o suscripción digital, la distribuidora se lleva más beneficio.

Después de la pandemia, la distribución digital bajo suscripción, que normalmente era la última, ha escalado puestos rápidamente. Y Disney está queriendo sacar partido a esa situación. A la plataforma apenas le supone costes estrenar una película de su propiedad en Disney Plus. Pero aunque eso sea una ventaja, también tiene peros. El coste de una película podría ser solventado si además se estrenase en el cine, porque el cine sirve de dinamizador del resto de vías. Una vez que una película ya está en la plataforma, ya apenas se pueden impulsar sus derechos de emisión en televisión en abierto o la venta de DVD.

NUEVOS TIEMPOS

En diciembre de 2019, el CEO de Disney, Bob Chapek, resaltaba que la puerta del cine siempre se mantendría abierta. “Tuvimos una taquilla de 13.000 millones de dólares el año pasado, y eso no es algo para pasar por alto”. Y es que ese año, Disney tuvo varios estrenos en taquilla entre los primeros del ránking además de Endgame, la película más taquillera de todos los tiempos.

Antes, las salas obtenían el 60% de los ingresos con el estreno de una película. Ahora, la distribuidora se lleva más beneficio.

No obstante, hace unos meses, se manifestó más a favor de un cambio de dirección. “El consumidor es probablemente más impaciente de lo que ha sido nunca, sobre todo porque ahora se ha permitido el lujo de tener títulos en casa prácticamente cuando los quiere. No estoy seguro de que haya vuelta atrás. Desde luego, no queremos hacer nada parecido a cortar las piernas de una exhibición en salas de cine. Pero el antiguo enfoque, en el que una película podía estar fuera de las salas de cine y aún no estar disponible para su visionado en casa, ya no es viable”, señaló.

A corto plazo, el plan de Disney era dar protagonismo a sus plataformas de contenidos, y utilizar las salas de cine para los taquillazos garantizados, como las películas de Star Wars o de Marvel. Algo similar al planteamiento de Netflix. Sin embargo, con el paso del tiempo, esta estrategia se ha impulsado. A partir de ahora tendremos muchísimos más contenidos en streaming y muy pocos en los cines.

Relacionados