sábado, 23 octubre 2021

Las fusiones se convierten en la gran oportunidad para apostar por la banca española, italiana y alemana

En los últimos meses los movimientos dentro del sector bancario han estado a la orden del día y España no iba ser menos.  Y por lo que parece por el momento no se va a quedar en algo puntual sino que estará racha de movimientos corporativos seguirá en toda Europa. Y es que el auge de las fusiones y adquisiciones bancarias sigue sin mostrar signos de desaceleración, sobre todo dentro de nuestro país.

Scope Ratings  asegura que «las fusiones y adquisiciones ganan impulso y el sector va, irremediablemente, hacia una mayor consolidación». Ahora mismo hay varias de estas operaciones entre fogones y como explica el codirector del equipo de instituciones financieras de Scope, Dierk Brandenburg, la consolidación se está produciendo, sobre todo, dentro de las fronteras nacionales. «Y es probable que siga siendo así, a pesar de que las autoridades supervisoras fomentan claramente las operaciones transfronterizas y el reparto de riesgos».

Cree que la reducción de esta capacidad es “algo positivo, especialmente en países como Italia, España y Alemania, donde la banca se caracteriza por un alto grado de fragmentación y redes de sucursales muy densas». Espera que esta tendencia se consolide de cara a lo que queda de 2021 y al próximo 2022.

OPORTUNIDAD PARA LOS MÁS PEQUEÑOS

Afirma que las fusiones nacionales ofrecerá los bancos de segundo nivel la oportunidad de poder reducir las diferencias con los bancos lideres del sector español. Para poder competir en condiciones muchos equitativas, además que ofrece a los lideres la oportunidad de consolidar aun más su posición.

«Los beneficios económicos de la consolidación en el mercado nacional siguen siendo muy relevantes porque la recesión ha reforzado las perspectivas de tipos negativos/curvas de rendimiento planas. Este entorno es muy perjudicial para los ingresos de los bancos y la reducción de costes es la principal ventaja de las entidades para proteger sus resultados», recalca.

A lo que se suma que el valor de las sinergias de costes es mayor que antes. «Ante la rápida transformación de las preferencias de los consumidores y de las empresas, las prioridades de la mayoría de los bancos se centran en otros frentes. Después del Covid, un replanteamiento de la distribución es más necesario ahora que en cualquier otro momento desde la crisis financiera mundial. Añadir redes de sucursales obsoletas en nuevos mercados mediante fusiones y adquisiciones no es una prioridad», explica.

LAS ÚLTIMAS OPERACIONES

Entre los ejemplos destaca a HSBC, que actualmente está en proceso de vender su negocio de banca minorista en Francia a Cerberus, que en los últimos tiempos se ha dedicado a adquirir activamente bancos o participaciones bancarias en Europa, incluyendo a Deutsche Bank, Commerzbank, HSH Nordbank, BAWAG y otros. También están activos Apollo y J.C. Flowers. Ambos habrían presentado, según las últimas informaciones, ofertas por el banco portugués EuroBic. No son los únicos de las propias fronteras lusas, se han presentado como postores Novo Banco y el banco de correos CTT.

La española Abanca sigue de cerca la puja, ya que el grupo busca aumentar su escala en el país donde ya cuenta con una importante presencia. A principios de este año, Abanca ya adquirió el negocio en España del portugués Novo Banco. CaixaBank por su parte se hizo con el portugués Banco BPI. Esto muestra como las operaciones entre bancos se suelen realizar entre mercados cercanos., ya que «ofrecen muy poca rentabilidad».

Relacionados