domingo, 27 noviembre 2022

China más cerca de la ciencia ficción: planea dominar el mercado energético a través del espacio

El hecho de que China quiera dominar el mercado mundial quizás no sorprenda a nadie. Pero si su plan se basa en capturar energía solar desde el espacio, usando lásers para enviar electricidad barata y 100% verde a cualquier parte del mundo, sí. Pues esta es su idea para 2050

China es un país que está apostando fuerte por las energías renovables. Ahora va a la conquista del espacio, y para ello quiere acabar con todas las eléctricas del planeta. Aunque sea difícil de creer, tiene en sus manos la tecnología para lograrlo. No solo para continuar incrementando su equipamiento sino para que la brújula del poder geopolítico apunte en su dirección.

China controla el 50% de la producción de energías renovables y los datos indican que en 2040 será el que esté a la cabeza. Es por esta gran apuesta por la que no debería sorprendernos que el país quiera crear una estación solar de grandes dimensiones en el espacio. De momento, según ha hecho saber la China Academy of Space Technology (CAST) su objetivo es tenerla lista en poco más de quince años. 

CIENCIA FICCIÓN, PERO SOLO UN POCO

El proyecto consiste en el lanzamiento en 2035 de un conjunto de paneles solares enormes cuya matriz solar espacial enviará una cantidad similar de electricidad a la red a la que puede aportar actualmente una central nuclear. Una idea que parece sacada del ámbito de la ciencia ficción, pero nada más lejos de la realidad. Al no existir nubes que obstaculicen la entrada de los rayos del sol, la estación sería una fuente de energía constante de cero emisiones.

Según Wang Li, investigador de CAST, “la estación de energía solar basada en el espacio capturará la energía del sol que nunca llega al planeta. Al estar en el espacio, la central sería capaz de capturar la energía del sol con independencia de las condiciones climatológicas de la superficie. Esta energía se convertirá en microondas o láser que se transmitirá de forma inalámbrica a la Tierra para ser consumida por los habitantes”.

Al estar en el espacio, la estación podría recoger energía solar con independencia de las condiciones CLIMÁTICAS TERRESTRES

No obstante, este plan tampoco viene de cero. El proyecto se inició originalmente hace tres años con 15,4 millones de dólares, pero se acabó retrasando. A principios de año algunos medios chinos reportaron que se había retomado y habían empezado a construir un modelo experimental en la ciudad de Chongqing

Además de todo esto, esta planta de energía solar espacial también podría ayudar para llevar a cabo misiones más complejas y más lejanas en el espacio. Todo depende de la capacidad de precisión del rayo láser para transmitir esa energía a la nave para explorar el universo.

¿UN PLAN SIN FISURAS?

Cuando ya se hayan enviado los primeros satélites a la órbita , la idea es que la estación funcione día y noche. Si todo sale bien, evitaría la sombra de la Tierra y recolectar la luz solar 24 horas al día, los 7 días de la semana. En cuanto a posibles riesgos, el primer paso para los investigadores chinos consiste en ser capaces de demostrar que es posible la transmisión de energía inalámbrica a tanta distancia. 

En el momento en el que los paneles se muevan para obtener luz del sol, se podrían dar mínimas vibraciones en el láser de transmisión de energía. Aún así, la mayor preocupación es la cuestión de la radiación. Según cálculos hechos por un equipo de la Universidad de Beijing, los residentes no eran capaces de vivir dentro de un rango de 5 km de la estación receptora terrestre para la planta solar china de 1GW en el espacio.

Relacionados