viernes, 22 octubre 2021

Alphabet (Google) en un cohete alcista sin límite

Google se ha convertido en una de las acciones más prolíficas en la bolsa desde que comenzó a cotizar en 2004 a 50 dólares. En promedio ha subido más del 5.000% situándose en niveles cercanos a los 2.840 dólares.

De acuerdo con los resultados del primer semestre emitidos por la compañía, Google incrementó sus activos totales casi un 5% aunque sus activos líquidos disminuyeran apenas 0,6%. Por otro lado, Google presentó un incremento en la deuda de 2,8% alcanzando los 14.3 billones de dólares. Sin embargo, aunque parecen cifras astronómicas, los porcentajes son muy manejables sobre todo frente a una compañía que vale más de 121 billones de dólares en bolsa y la cual viene presentando desde hace aproximadamente 8 años, un crecimiento anual que ronda el 18%.

Para el cierre del primer semestre de 2021 Google logra unos ingresos récords alcanzando los 117 billones de dólares lo que significa un incremento cercano al 48%, parece que la pandemia le dio un impulso mayor al que traía y esa presión alcista se ve reflejada en el movimiento de sus acciones.

Google es la empresa con mayor ventaja competitiva del mundo y sabe diversificar, cosa que viene haciendo desde 2006 cuando compró YouTube por 1,6 billones de dólares y según el informe de Brand Finance de 2020, YouTube ostenta un valor de marca de más de 37,8 billones de dólares, mas de 20 veces su valor.

Con la creación de Android como sistema operativo, Google incrementó su valor llegando a cifras superiores a los 400 billones de dólares. Pero, en definitiva, su negocio principal por el cual lo conocemos es el buscador de información profunda y conectividad a nivel mundial, el cual se abastece y genera ingresos gracias a los márgenes que recibe básicamente por publicidad. Es un servicio tan completo que le permite a Google tener el 92% de cuota de mercado.

Pero algo que debemos revisar con lupa es que desde hace aproximadamente 3 años se ha venido hablando que, en un futuro no lejano, Google comenzaría a monetizar sus servicios de Android y del buscador los cuales hoy por hoy son gratis de cara al consumidor final. Según parece, funcionará como una licencia operativa tal como lo hace Microsoft con su office 365 que, de institucionalizarlo, expandirá las cifras de Google y, por ende, del precio de su acción de una manera sin precedentes.

El caso más cercano es el referente al almacenamiento de fotos el cual nos permitirá guardarlas en la nube bajo una suscripción a Google One por el cual tendremos que pagar una cifra equivalente a 2 euros mensuales para obtener 100 GB de almacenamiento. Para esto Google, a través de su Google cloud incrementa su capacidad año a año con la cual hoy mantiene más del 12% de cuota de mercado en la nube.

Google con activos líquidos superiores a los 135 billones de los cuales le representa una deuda del 10% de sus activos y con una tasa de crecimiento promedio entre el 15 y el 20% anual que le representa un crecimiento entre 20 a 25 veces beneficio ya es seguridad y ganancia.

Si a esto le sumamos los ingresos que recibirá a futuro por los servicios que hoy en día presta de manera gratuita a ese 92% de cuota de mercado, significa que el precio de la acción subirá y puede ser consecuente con los analistas de Wall Street quienes vislumbran el precio de Google en niveles superiores a los 8.100 dólares lo que representa para el precio de la acción una utilidad de más del 180% desde los niveles actuales. Parece una cifra loca, pero tenemos de ejemplo otros activos a precio de mercado de 50 mil dólares con menos estructura que la de Google.

Por ende y bajo toda la información comentaba anteriormente, cualquier retroceso del precio de la acción lo veríamos como una nueva oportunidad para adherir en compras. Para el caso actual, si el precio retrocede a niveles cercanos de 2.760 dólares donde ubicamos el último soporte creado entre el 28 de julio y el 16 de agosto, podríamos ingresar en compras.

Relacionados