lunes, 04 julio 2022

El BCE advierte de la “complacencia” de algunos bancos en mitad de un océano de liquidez

El presidente del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Andrea Enria, alertó este pasado miércoles de que algunos bancos están siendo excesivamente complacientes en su tolerancia al riesgo, por lo que ha instado a las entidades a que mantengan un nivel adecuado de prudencia. Un aviso que llega en un momento crucial para las entidades porque deben destinar al crédito todo el dinero que mantenían en el supervisor.

Así, las palabras de Enria suenan más a un aviso a que a una sentencia. Una advertencia a las entidades en otro momento delicado dentro de la cadena de suministro de efectivo que deben proporcionar a la economía. En un primer momento, los bancos apoyados por el propio BCE y respaldados por el Estado sirvieron para mantener a flote a las empresas subministrado liquidez para hacer frente a los pagos. Ahora, la segunda parte, es que hagan eso mismo, pero con los consumidores para que pueda existir una recuperación vigorosa del consumo.

Pero no es tan fácil. Los créditos al consumo tienen una mora mucho mayor que los corporativos, en términos medios, o los destinados a comprar una vivienda. Aunque también son más rentables, por lo que en un momento en el que los márgenes siguen contraídos puede ser una tentación para muchos. De ahí, en parte las palabras de Enria que buscan servir de azicate para que las firmas financieras no caigan en ello. “Los controles de riesgo crediticio de algunos bancos no han sido lo suficientemente ajustados a las especificidades de esta crisis”, ha alertado Enria. Ante esto, los bancos necesitan “permanecer prudentes y proactivos”.

LA MORA VOLVERÁ A MEDIDA QUE SE RETIREN LAS AYUDAS GUBERNAMENTALES

“Hay señales crecientes de complacencia en parte de los participantes del mercado”, ha subrayado el italiano en una entrevista realizada por la revista ‘Eurofi’. El máximo supervisor bancario de la eurozona ha indicado que ante el cada vez más grande mercado de las finanzas apalancadas, los bancos “han relajado sus estándares de suscripción y han permitido mayores niveles de apalancamiento corporativo.

Esta mayor tolerancia al riesgo en el sector de las finanzas se suma a los riesgos que todavía siguen latentes en el ámbito del crédito. Según Enria, las evidencias del deterioro de calidad de los activos provocado por la pandemia todavía no ha alcanzado su cenit, ya que han sido amortiguados por las políticas públicas de apoyo. Sin embargo, según se vayan retirando estas medidas, los problemas crediticios empezarán a aparecer.

“Retrasar el reconocimiento de las pérdidas crediticias puede dañar tanto a los balances de los bancos como a las perspectivas de recuperación de los prestatarios, agravando así la crisis y dañando la recuperación económica”, ha avisado el supervisor.

Relacionados