domingo, 26 septiembre 2021

El doble secreto de Porsche

Porsche es un caso curioso dentro del mundo de la inversión. Su nombre de marca es reconocido por sus modelos míticos como el GT911 o el Cayenne. Ahora, su exitosa incursión en el mercado eléctrico, de la mano del Taican convertido en superventas, le ha convertido en una de las firmas con más potencial dentro del sector del automóvil. Por ello, lo lógico sería apostar por la compañía en Bolsa a través de los títulos Porsche Automobile Holding (PAH3), pero paradójicamente dichas acciones es algo totalmente diferente a lo que se podría pensar.

Así, los títulos que cotizan en la bolsa alemana bajo dicha denominación, Porsche Automobile Holding, no se mueven al ritmo de ventas de la icónica marca. Al menos, no lo hace como se podría pensar. La razón es que se trata de un holding empresarial creado para la familia Porsche, que controla el 30,8% de las acciones del grupo Volkswagen junto al 52,2% de los derechos de voto del mismo. En pocas palabras, que al adquirir dichas acciones solo se está comprando Volkswagen.

Lo anterior, como todo, tiene sus cosas positivas. En este caso dos: la primera es que, si alguien compra esos títulos, también se estaría beneficiando del crecimiento imparable de la marca Porsche, que es propiedad de Volkswagen. Aunque también del crecimiento de las otras marcas del sector como Seat, Audi, Skoda, Bentley, Bugati o Lamborgini. De hecho, en lo que va de 2021 la revalorización de las acciones del grupo se encuentra entre las mejores del sector.

PORSCHE AUTOMOBILE SE HA REVALORIZADO POR ENCIMA DE VOLKSWAGEN SISTEMÁTICAMENTE

La segunda característica importante que tienen las acciones de Porsche Automobile Holding es que cotizan con un descuento histórico respecto a las de Volkswagen. Así, el valor de la participación que mantiene la familia Porsche asciende a 26.400 millones en la actualidad, mientras que la capitalización de Volkswagen supera los 140.000 millones. En otras palabras, para que se ajustase bien el valor de una y otra compañía la primera debería incrementar su valor hasta los 42.000 millones, lo que supondría un incremento del valor de sus títulos en un 61%.

Ese descuento histórico es el que ha ido atrayendo cada vez más fondos value al accionariado del holding de la familia germana. De hecho, muchos de ellos empezaron a entrar hace años en busca de esa revalorización extra. Entre los principales nombres se encontraban Cobas, liderado por Francisco García Paramés, o Numantia, un fondo de Renta 4 que se ha convertido en uno de los mejores por rentabilidad en los últimos años. La posición, aunque ha tenido altibajos por el efecto del covid-19, ha logrado su cometido: superar a los títulos de Volkswagen de forma sistemática.

Así, en el último año, 12 meses naturales, la evolución del grupo alemán ha sido positiva con un crecimiento del 30%, mientras que en el caso del holding la revalorización ha sido casi del 60%. Pero esa mejora no solo se circunscribe a un periodo corto de tiempo, sino que se extiende más allá. Si se pone la lupa en los últimos cinco años se aprecia que el crecimiento de los títulos de Volkswagen ha sido del 60% y los de Porsche Automobile se acercan al 90%. Además, durante ese periodo en ningún momento la primera ha logrado superar a la segunda.

EL PLAN DE 73.000 M€ IDEADO POR HERBERT DIESS

Pero Porsche, como marca, también tiene un fuerte potencial para Volkswagen. Así, durante el salón del automóvil en Munich, donde solo se exhibieron vehículos eléctricos, la firma fue uno de los grandes atractivos para los visitantes. «Porsche tenía una de las alineaciones de BEV más atractivas en Múnich, con una fuerte demanda constante de Taycan que lo hacía excepcionalmente rentable como BEV de primera generación», explica Michael Dean, analista senior del sector automovilístico en Bloomberg Inteligent.

“La gama Taycan se amplió para incluir el Turismo este año, con un Macan BEV que se presentará en 2022, lo que debería llevar la mezcla de ventas de BEV de Porsche a un envidiable 30% en 2023”, prosigue explicando Dean acerca del buen momento por el que atraviesa la icónica marca. El crecimiento imparable de Porsche en la rama eléctrica se enmarca dentro del ambicioso plan de electrificación que presentó el grupo que lidera Herbert Diess.

El plan de Volkswagen para competir con Tesla, y el resto del sector, es de una magnitud no vista. De hecho, pretende gastar alrededor de 73.000 millones de euros en los próximos cinco años para entrar de lleno en la pelea por conquistar el mercado del coche eléctrico. Un hito que parece factible pueda conseguir en los próximos años. En concreto, los analistas de la industria automotriz prevén que la firma alemana, en el que se incluyen Porsche y Audi, podría producir hasta 1,5 millones de vehículos en un par de ejercicios.

En definitiva, la palabra Porsche encierra un par de secretos que pueden ayudar a los inversores a rentabilizar más que nunca su apuesta por Volkswagen. Un potencial en electrificación para competir con cualquiera en el sector y una prima en forma de rentabilidad tanto para despistados como para los que ya conocen su secreto.

Relacionados