sábado, 26 noviembre 2022

Las acciones de Dia siguen inertes tras anunciar una caída de sus ventas del 9,1%

El grupo de supermercados del magnate ruso Mikhail Fridman ha cerrado el primer semestre del año con una caída de las ventas del 9,1% con respecto al mismo período del año anterior. Dia ha achacado las malas cifras en este aspecto al cierre de tiendas, así como a la devaluación de monedas como el real brasileño y el peso argentino, dos de los cuatro mercados en los que opera.

Sus acciones siguen sin mostrar síntomas de repunte, cotizando por debajo de los 0,02 euros. Desde marzo, la compañía que Fridman controla a través de la sociedad LetterOne se encuentra en caída libre y en lo que va de año sus títulos pierden ya más de un 62% en el selectivo español.

En este contexto, Dia se encuentra en pleno proceso de reestructuración, habiendo culminado este mes la refinanciación de la empresa. Todo ello tras la ampliación de capital mediante la cual el magnate ruso elevó su participación del 74,8 al 77,7%, suscribiendo parte del tramo dirigido para los minoritarios. Gracias a la operación para refinanciar la deuda, la cadena de supermercados ha logrado reducir el endeudamiento neto en 1.028 millones de euros. En este sentido, el grupo ha conseguido también reducir las pérdidas en un 44,2% durante los seis primeros meses de 2021 hasta situarlas en 104,8 millones de euros.

“El cierre del acuerdo global alrededor de la estructura de capital y la refinanciación de Grupo DIA representa un hito estratégico para la compañía y la culminación de un proceso complejo para la mejora de su estructura de capital que apoye la aceleración de la transformación del negocio y los planes de crecimiento del Grupo”, ha señalado el presidente ejecutivo de Dia, Stephan Ducharme.

Sin embargo, la compañía de Fridman sigue lastrada por sus todavía malos resultados en ventas, con 3.813 millones de euros en ventas brutas y 3.193,7 millones en netas, que suponen un descenso del 11,2% y del 9,1% respectivamente. En cuanto a las ventas comparables (Like-for-Like), el descenso fue del 5%.

Así lo demuestran también sus ganancias en este período, pues el EBITDA cayó un 19,3%, hasta los 142,7 millones, de los 176,9 millones en 2020, y se ha visto reducido al 4,5% de las ventas netas (5,0% en el primer semestre de 2020) debido al aumento de otros gastos de explotación y a los costes de reestructuración por la “racionalización de la estructura organizativa y el proceso de tercerización lanzado en el tercer trimestre de 2020”, por las restricciones de movilidad relacionadas con el covid-19.

CIERRE DE TIENDAS Y NUEVO MODELO DE FRANQUICIA

Uno de los principales motivos a los que Dia ha atribuido los resultados es al cierre de tiendas en España, Portugal, Brasill y Argentina, una reducción del 6,4% en total. En España la cadena de supermercados cerró hasta 92 (entre propias y franquicias) y en Portugal cerró 77 tiendas, de las cuales 71 eran tiendas propias de su marca de belleza Clarel. En Brasil, Dia calusuró 29 establecimientos y en Argentina  fueron 7 las tiendas que cerró durante el primer semestre del año.

Además del cierre de tiendas, la transformación de muchas de ellas a franquicias se enmarca en una estrategia de expansión del nuevo modelo de franquiciado que llevan implementando desde 2020 en España y Portugal. El número de tiendas bajo el nuevo modelo supera el 80% de la red de franquicias en España (excluyendo Clarel) y el 90% en el caso de Portugal, según ha señalado la compañía.

De las 269 franquicias con el modelo tradicional que tienen en España existen “planes de acción individualizados” para su traspaso de manera progresiva hacia el nuevo modelo de franquicia.  En cuanto a Portugal el plan de Dia contempla que toda la red de franquicias se encuentre ya operando bajo el nuevo modelo de franquicia para finales del año 2021. Para Brasil y Argentina la compañía prevé que la actualización de estos establecimientos finalice a  principios del segundo semestre de este año.

La compañía de Fridman continúa así su hoja de ruta estratégica “a través de una serie de iniciativas de amplio alcance tanto comerciales y operacionales como en el ámbito de la franquicia y tecnología en las cuatro zonas geográficas”, ha señalado Ducharme.  Asimismo, el presidente ejecutivo de Dia se ha mostrado optimista y ha asegurado que esta estrategia “pone al cliente en el centro de todo lo que hacemos y apunta hacia el alcance de resultados sostenibles a largo plazo para todos los grupos de interés.”

Por el momento Dia está dando pequeños pasos en su reestructuración y ve optimismo en el largo plazo, aunque sin resultados firmes que lo sostengan, y  nivel bursátil la caída es imparable desde hace meses y no hay soportes a la vista. Todo queda en manos de Fridman.

Relacionados