sábado, 23 octubre 2021

Helados en invierno: ¿vale la pena invertir en este negocio atemporal?

Se acaba el verano. Las compañías especializadas en la venta de helados buscan diversificar sus productos, subirse al carro del turismo y aprovechar las favorables condiciones del clima en España de casi todo el año. El objetivo es desestacionalizar sus ventas, asociadas al período estival. El crecimiento que en los últimos años ha experimentado el sector de los helados en España ha cambiado las reglas del juego.

FRONERI IBERI, ENTRE LAS TRES PRIMERAS

El primer paso que debes dar es decidir si quieres una heladería artesanal, industrial o acogerte a una franquicia. Si bien es verdad que producir tu propio helado suele dar más beneficios, también requiere una mayor inversión. Si decides la fórmula de la franquicia, deberás hacer un detallado estudio sobre las distintas cadenas que existen. Estos cánones de entrada varían entre los 30.000 euros hasta los 200.000 euros. Otra opción es empezar por distribuir helados industriales y quizás, fabricar más adelante. 

No existe una solución definitiva para las pymes cuyos ventas dependen de factores climatológicos, ya que cada caso es diferente. Por ejemplo, no es lo mismo una empresa que ofrece productos y una que ofrece servicios. En el caso de las heladerías, el negocio ha mutado hasta sufrir una gran transformación durante la última década. Hoy se puede decir que las heladerías ya no venden solo productos, sino también servicios. 

El consumo de helados ha crecido un 4% en el último año y proporciona al sector una facturación de más de 554 millones de euros.

Froneri Iberia SL lleva muchos años entre los tres primeros puestos de las empresas de fabricación de helados que más facturan en España. Con una facturación de 181 millones de euros, se sitúa en el puesto 1.022 en el ranking nacional y en el undécimo primero en su provincia, Álava. Sus activos suman 280 millones de euros. Froneri combina las sinergias del fabricante de alimentos Nestlé y R&R, líder en la producción de helados. Presente en más de 20 países, entre sus productos incluyen marcas como Maxibn, Pirulo, Oreo, Milka o Toblerone

UN SECTOR CON POTENCIAL DE CRECIMIENTO

España ha registrado en los últimos años, uno de los mayores incrementos de consumo de helados, hasta situarse tercera en el mundo en consumo por habitante. El consumo de helados ha crecido un 4% en el último año y proporciona al sector una facturación de más de 554 millones de euros. Los españoles consumieron 149 millones de litros de helado entre junio de 2020 y mayo de 2021, un 4% más que en el mismo período de un año antes. Para solventar la estacionalidad y redondear los ingresos en cualquier época del año, muchas heladerías ofrecen también una gama de productos alternativos, generalmente de cafetería o bollería. 

Desestacionalizar el consumo, apostar por un modelo de negocio mixto, con cafetería, pasteleria y planificación, y apelar al ingenio con acciones de marketing eficaces son algunas de las estrategias para lograr rentabilidad durante los meses fríos y así poder mantener abierto los 365 días del año.

Muchas pequeñas y medianas empresas con una actividad intensa durante una determinada temporada deben reinventarse. Para permanecer abierto todo el año, lo mejor es complementar y diversificar el trabajo.

Si bien es verdad que cada vez disfrutamos más de los helados durante los 365 días del año, el mayor consumo de helado se da cuando suben las temperaturas. Alrededor del 70% de las ventas de helados se producen en los meses de verano. Sin embargo, hablamos de un producto asequible y cada día menos estacional. Por lo que es una buena oportunidad de inversión, ya que este es un mercado amplio y aún con potencial de crecimiento.

Relacionados