sábado, 23 octubre 2021

Los 200 días que han llevado a Siemens Gamesa a ser el segundo peor valor del Ibex

La fabricante de aerogeneradores española no está teniendo el año esperado, siendo una de las compañías que aspira a beneficiarse de la cada vez más apremiante transición ecológica. Lejos queda el 7 de enero, día en que las acciones de Siemens Gamesa alcanzaron máximos históricos en los 38,5 euros. Desde entonces, 227 días después, la filial española de la compañía alemana no ha parado de caer hasta convertirse en el segundo peor valor de las empresas que integran el Ibex 35 (solo por detrás de Solaria). En lo que va de 2021 se ha dejado casi un 32% y sus títulos cotizan actualmente en los 22,5 euros.

Ya en marzo el gigante Goldman Sachs avisó de una posible burbuja de las renovables a diferencia de los récords que se registraron en muchos de los valores relacionados con este sector en 2020. Y no se equivocaba, pues las compañías dedicadas a energías renovables han perdido fuelle frente a las petroleras, en parte por el encarecimiento de las materias primas. Siemens, cuya actividad se centra en la producción de aerogeneradores para proyectos eólicos en diferentes países, es una de las que más se ha visto afectada por esta situación en España.

En este contexto, los rumores sobre la OPA que planeaban desde Alemania sobre su filial española en abril significaron un duro golpe bursátil y, aunque la operación fue desmentida poco después, el valor de Siemens Gamesa no se ha vuelto a recuperar. Sucedió todo lo contrario, cuando la compañía dirigida por Andreas Nauen anunció a mediados de julio un ‘profit warning’, revisando a la baja su previsión de ventas para los próximos meses.

Y con el valor de la compañía en pleno descenso, apareció a finales de julio el primer bajista apostando por su caída, el ‘hedge found’ Canada Pension Plan Investment Board, con una posición en corto del 0,6%. Una presión añadida para Siemens que alerta de la mala situación por la que está pasando en 2021.

RETRASOS EN LOS PEDIDOS

Las circunstancias en las que se mueve la compañía no son las idóneas y así lo consideró también JP Morgan a principios de septiembre. La financiera estadounidense realizó una rebaja a la baja del precio objetivo por acción de Siemens, situándolo en los 24 euros desde los 30 que sostenían antes.

Los principales motivos que alegaron son que la empresa afronta retrasos en los pedidos, que se traducirán en un menor crecimiento de las ventas en los próximos 18 meses, así como que el cambio de rumbo del negocio ‘onshore’ (terrestre) no llega a producirse. Para JP Morgan esto se traduce en no descartar la posibilidad de una ampliación de capital para poder sufragar su negocio offshore (marino).

La cartera de pedidos para el tercer trimestre es de 32.561 millones de euros, de los cuales 9.400 millones de euros son pedidos offshore (marinos). Se trata de una fuerte apuesta de Siemens por el merdado eólico marino frente al terrestre, que está afectando al corto y medio plazo de la compañía, pues supone una inversión más elevada

JP Morgan también rebajó el precio objetivo a la matriz alemana, Siemens Energy, que tiene una participación del 67% en Gamesa. La rebaja fue de los 30 hasta los 29 euros , justificándose en los «importantes riesgos de beneficios a corto plazo para Gamesa». Lo que parece ser un quebradero de cabeza para la energética germana se ha visto reflejado en las decisiones tomadas en cuanto al equipo directivo de Gamesa, sustituyendo a todos los nombres españoles. El último en salir ha sido Enrique Pedrosa, consejero delegado para España, el pasado 10 de septiembre, según informó Ok Diario.

PREOCUPACIÓN POR LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO

Para más añadido, las patronales de las renovables se han manifestado en contra de las medidas que ha propuesto el gobierno para rebajar la factura de la luz. Entre ellas se encuentra la Asociación Empresarial Eólica (AEE), de la que forma parte Siemens Gamesa, que ha advertido en un comunicado de que las medidas solo ponen el foco en una parte del mercado eléctrico y se olvidan de “las implicaciones en otros entornos”.

En este sentido la AEE, asegura que el Real Decreto-Ley impulsado por el gobierno de Sánchez tendrá un impacto negativo en el 21% del parque eólico español y, aunque las acciones del ejecutivo sean de carácter extraordinario y temporal, pueden conllevar “cambios de comportamiento de los actores económicos” y ahuyentar la inversión en el sector eólico y renovable.

Aunque España es uno de los mercados importantes en los que opera Siemens, desde el año pasado la compañía ha cerrado fábricas por su falta de capacidad para fabricar las palas que demandaba el mercado eólico en esos momentos. Sin embargo, proyectos de gran calado como el de Reino Unido dan alas al futuro de la empresa. Por el lado contrario, la posibilidad de salir de algunos mercados como el chino, que es el octavo mercado para la compañía según FactSet, también han supuesto un lastre en su valor bursátil.

MOODY’S DA ESPERANZAS

Sin embargo, no todo son malas noticias y hay quienes si ven en la fabricante de aerogeneradores una mejora en los próximos meses de 2021. Así lo ha demostrado la agencia de calificación crediticia Moody’s este martes, asegurando en «las fabricantes de turbinas eólicas europeas están bien posicionadas para crecer al calor de los muchos proyectos energéticos ‘offshore’ que planeará la UE para ser carbono neutral en 2050″.

Proyectos que benefician directamente a compañías como Siemens. «2021 está listo para ser un año récord en instalaciones ‘offshore’ dentro del Viejo Continente y, tanto la española Siemens Gamesa como la danesa Vestas son la mejor posicionadas para beneficiarse de esta mayor demanda«, señalan los analistas de Moody’s. Desde la agencia creen que otras grandes energéticas como Orsted, RWE, Vattenfall, Iberdrola y EnBW «seguirán alimentando el desarrollo de esos proyectos eólicos ‘offshore’ en los cinco próximos años».

Relacionados