sábado, 23 octubre 2021

¿El fin de la China capitalista? Las nuevas medidas afectarán a la inversión extranjera

China ha comenzado un  plan de políticas públicas para promover el ideal comunista de riqueza compartida y «prosperidad común». Durante los dos últimos meses los inversores de todo el mundo están dando un paso atrás y están comenzando a vender fondos de renta variable dedicados a China. A causa de las preocupaciones  que han generado las nuevas regulaciones del gobierno del país sobre la economía y el aumento de la variante Delta del coronavirus. 

Las nuevas políticas del presidente Xi Jinping podrían acabar con el capitalismo en China, con está reestructuración pretenden que la riqueza llegue a todos los sector. Promoviendo el principio de igualdad.  Y todo ello nos lleva a una pregunta clave, ¿Qué va a pasar ahora con la inversión? 

El posible fin del capitalismo en el país asiático esta haciendo que su comportamiento sea peor que el de los mercados emergentes. Devan Kaloo, Global Head of Equities de Aberdeen Standard Investments cree que “la avalancha de medidas reguladoras procedentes del gobierno ha creado incertidumbre y ha puesto en tela de juicio los modelos de negocio de éxito”.  

Desde 1979 han logrado ser la economia que más rapido crece del planeta Tierra. Algo que a su vez ha traído consigo una gran desigualdad . Ahora el gobierno ha puesto en marcha para acabar con esto y volver a los ideales del partido.  

“El gobierno se centra ahora en cómo compartir mejor esas ganancias” 

“Las medidas reguladoras que han salido a la luz en los últimos seis meses han creado mucha incertidumbre para los inversores en lo que respecta a las empresas de comercio electrónico, las de educación, las de sanidad e incluso el sector inmobiliario” explica Kaloo.  Aunque en esta nueva etapa el país no esta dispuesto a perder el éxito que llevan décadas cosechando.  

El sector privado sigue siendo clave además hay una renovada atención a la innovación que es uno de los principales objetivos del Gobierno.  Desde Aberdeen Standard explican que “si regula en exceso, coartará la innovación; si regula poco, puede crear monopolios no regulados”. Y señalan que hay que saber invertir en el lado correcto y en las empresas que sean capaces de adaptarse. Ante los nuevos ejes que se sustentaran en la innovación, la tecnología verde, la asistencia sanitaria asequible, la mejora de los medios de vida y el consumo interno. 

En el corto plazo se espera que la economía nacional china llegue a sentir el efecto del endurecimiento financiero a lo que se le suma la nueva ola de la variante Delta que parece que no da tregua al país. 

La inversión en China sigue suponiendo riesgo pero no más que los que existían hace 5 o 10 años. Aunque el riesgo se ha descontado en los precios. Kaloo recalca que “actualmente, el MSCI China A onshore tiene un descuento del 50% sobre el precio en libros y del 35% sobre el precio en beneficios frente al S&P500. Este descuento indica que gran parte del riesgo está en los precios”.  

GANADORES Y VENCIDOS

Otra de las claves de estos cambios es ver quien gana y quien pierde con esta regulación. Industrias como la de los semiconductores será una de las que gane por el impulso al desarrollo tecnológico. Desde el gobierno quieren aumentar la «localización» y la autosuficiencia. Apostando por el consumo y las marcas nacionales. Todo ello englobado dentro de la revolución verde que está comenzando a fraguarse en el país. Que entrama una revisión de todos los servicios públicos para logar un el objetivo cero neto. 

En el lado de los vencidos o posibles vencidos, nos encontramos a la sanidad y a la educación. La sanidad deberá ser asequible y al alcance de todo el mundo. Aunque como “la investigación y el desarrollo seguirán recibiendo un estímulo, por lo que vemos oportunidades interesantes”. En la educación los perdedores será el ámbito privado ya que el gobierno siente cierto malestar con él. Lo que hará que servicios como las clases de refuerzo se vean afectados.  

Los monopolios también se verán afectados ya que acabar con ellos será uno de los objetivos del gobierno .“No se aceptará que las empresas cobren precios elevados porque tienen un monopolio. Pero si los clientes tienen otras opciones y optan por pagar precios elevados por la calidad percibida, entonces se permitirá.. “, explica Kaloo.  

Otro punto que no se nos puede escapar es la posibilidad de acabar con la cotización de las empresas chinas en las bolsa estadounidenses. “Es posible que la mayoría de las empresas pasen a cotizar en Hong Kong o China.” Lo que puede beneficiar a los inversores como explica Kaloo, “preferimos la cotización en Hong Kong a la de EE.UU., ya que existe una mayor protección para los inversores minoritarios”. 

LA INVERSIÓN EXTRANJERA 

El gran dilema comienza ahora ya que como explica el experto de Aberdeen Standard, ven una oportunidad para incorporar compañías naciones, sobre todo del sector del comercio electrónico que es el que más interés despierta en la inversión extranjera.  Aunque enfatiza con que, “no nos atreveríamos a incorporarlas ahora mismo, pero estas empresas tienen un gran valor y esperamos que lo hagan bien a largo plazo, ya que todavía tienen un papel que desempeñar en el desarrollo de China”.  

Un indicador de que el riesgo esta descontando seria que actualmente el MSCI China A onshore frente al S&P 500 tiene un descuento del 50% sobre el precio en libros y del 35% sobre el precio en beneficios. Su “crecimiento se está ralentizando de nuevo y el ciclo económico se está volviendo a reducir para las grandes empresas”, señala el experto. Aunque cree que China comenzará a flexibilizarse de nuevo y veremos la recuperación económica. Pudiendo llegar a pasar “de la ralentización a la aceleración”. 

Relacionados