sábado, 23 octubre 2021

El número de multimillonarios creció un 13% en 2020

La pandemia afectó gravemente a la economía mundial, pero la crisis que provocó también generó una cifra mayor de multimillonarios. Así se desprende del informe realizado por la empresa de investigación Wealth-X, según el cualel mundo tiene por primera vez 3.000 multimillonarios, un aumento del 13,4% desde 2019.

De igual modo, su riqueza total aumentó en 10 billones de dólares, una cifra que refleja también un incremento del 5,7% en el patrimonio neto. Wealth-X destaca que los más beneficiados fueron los que se dedican a sectores como la tecnología, en detrimento de otros más afectados por la pandemia, como los relacionados con los viajes y el turismo.

De hecho, casi la mitad de las fortunas de los 15 multimillonarios más ricos provienen del sector de la tecnología, gracias a empresas que «se han beneficiado de la rápida digitalización de la economía global y de las ganancias derivadas de la escalabilidad». De los países que más crecieron en este sentido, se encuentra Estados Unidos, creciendo la cifra de personas con más de 1.000 millones de dólares en un 17,5% desde 2019.

Así, los 980 multimillonarios de EEUU representan el 30,6% del total que hay en el mundo. A este nivel de crecimiento en 2020 le sigue Asia, con un número de multimillonarios que creció hasta 16,5%, lo que hace un total de 883. Además, los multimillonarios de Asia aumentaron su patrimonio neto colectivo hasta los 2,6 billones de dólares, lo que supone un crecimiento del 7,5%.

AUMENTO DE LA DESIGUALDAD

Otra cosa que destaca el informe es que los nuevos multimillonarios que han surgido a lo largo del año 2020 son más jóvenes y comprenden «una mayor proporción de empresarios con un enfoque ligeramente mayor en los sectores de tecnología y salud que el resto de la población multimillonaria».

Sin embargo, el aumento de multimillonarios ha ido de la mano de la creciente desigualdad que se ha creado a raíz de la pandemia. De hecho, el aumento desigual de la riqueza se produjo mientras los trabajadores de todo el mundo perdían 3,7 billones de dólares en ingresos durante la pandemia, tal y como recoge un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Dicho informe atribuye a la brecha de riqueza que existe en la acutalidad el creciente malestar en todo el mundo. «A medida que la economía mundial sale gradualmente de la crisis, el problema del aumento de la desigualdad puede impulsar esfuerzos políticos redistributivos más concertados en áreas como la fiscalidad y la regulación», señala el documento.

Relacionados