jueves, 09 diciembre 2021

Adiós Vértice 360º, hola Squirrel Media: de un pasado aciago a un futuro esperanzador

Se acabó. Vértice 360º deja de cotizar en el mercado continuo con ese nombre para pasar a llamarse Squirrel Media. La compañía presidida por Pablo Pereiro Lage ha oficializado el cambio de nombre y, por ende, el cambio de ticket en Bolsa este jueves. Desde la compañía apuntan a que el cambio era necesario. “Se venía pidiendo” y, además, Squirrel Media considera que el cambio de nombre en el mercado de valores es una estrategia de negocio. Algo que no asombra, ya que las empresas, bien cuando debutan, o como en este caso, cambian su denominación, pretenden dar un golpe de efecto tanto a nivel operativo/comercial como a nivel bursátil

Squirrel Media considera que no tenía sentido seguir cotizando con el nombre de Vértice 360º, ya que la empresa tiene unos nuevos frentes abiertos. Es decir, para ellos Vértice 360º minimizaba su ámbito de actuación a un campo local. Squirrel es una startup de ámbito internacional. Además, poco a poco se ha ido diversificando hasta entrar en distintas áreas de negocio, o “patas de contenido” como dicen desde la propia empresa. 

Vértice 360º no se ajustaba al negocio como sí creen que lo hace Squirrel Media. Les acotaba al mercado local. La nueva denominación ilustra la internacionalización de la empresa, ya que tiene presencia en “24 países, contando América Latina”. 

“NO SOLO SOMOS UNA EMPRESA DE TELECOMUNICACIONES”

La compañía “no es sólo una empresa de telecomunicaciones, quiere ir a más”. Squirrel Media es una distribuidora y productora de cine. La entrada de Squirrel Capital a través de Pereiro Lage ha dimensionado a la empresa. Cuando mencionan las “patas de contenido” de Squirrel se refieren a el contenido copia de Vértice, la parte de la publicidad media: agencias de medios, publicidad digital…, los servicios audiovisuales, y por supuesto, la parte network de comunicación de la empresa. Squirrel presume de tener varios canales de televisión, además de emitir en más de 140 países, incluido China

“de aquí a final de año, anunciaremos integraciones”

A definidas cuentas, para la empresa no tenía sentido seguir llamándose Vértice 360 ya que le ajustaba a un modelo de negocio muy marcado: la distribución de contenidos. Ahora abracan más servicios en la comunicación.

SQUIRREL MEDIA ES “SQRL”

La compañía no ha redebutado. El cambio de nombre ha sido un mero trámite para oficializar la nueva denominación de la empresa para los inversores. Es decir, no implica ningún cambio bursátil. Las acciones siguen cotizando de la misma manera. Tienen un valor de 3,66 euros. La única variación es el ticket de la empresa en Bolsa, que ahora es “SQRL”

Squirrel considera que su presencia en Bolsa no es un proyecto financiero, sino un proyecto industrial. Las empresas que cotizan en el mercado de valores lo hacen por varias razones, pero las principales radican en la buena imagen que otorga de cara a los clientes, y la financiación. Squirrel ya dejó claro que son una “empresa sólida, bien estructurada y sin deuda”. Esto nos dice que no buscan financiación externa de los inversores. Por otro lado, se consideran una empresa bien posicionada, internacional. Creen que son conocidos, por lo que estar en Bolsa, quizás, únicamente ensalza a la compañía de cara a nuevos clientes. Para ellos el crecimiento de la empresa les ha llevado a cotizar en Bolsa

CON VISTAS AL FUTURO 

El cambio de nombre también se puede entender como una forma de cerrar la etapa de Vértice. Si analizamos el pasado de la compañía, podemos ver que no lo han pasado bien. En 2014, solicitaron su entrada en concurso de acreedores, ya que no fue capaz de refinanciar y resolver sus problemas económicos. Esto provocó que la CNMV suspendiera la cotización de la compañía en Bolsa. 

Squirrel Media CEO
Pablo Pereiro, CEO de Squirrel Media

La compañía tenía el farolillo rojo. A finales de 2013, marcó unas pérdidas de 67,8 millones de euros. La llegada de Pablo Pereiro Lage fue un chute de oxígeno para la compañía. En cinco años ha solventado la difícil situación económica de la compañía, y ha logrado beneficios. 

Tanto que han logrado aumentar su beneficio en un 465% en el primer semestre. Unos datos que eran impensables hace tan sólo cinco años. El cambio de nombre puede ser una forma de dejar atrás el pasado aciago de la compañía, y mirar al horizonte con buenas expectativas. 

La startup “100% española” tiene como objetivo a corto plazo entrar en small caps. Es decir, compañías cotizadas que se caracterizan por tener una capitalización baja. Generalmente situada entre 300 millones y 2.000 millones de dólares. 

Squirrel Media ya es oficial. Habrá que estar pendiente a la evolución que tiene la compañía en el mercado de valores. Por lo pronto, Pablo Pereiro Lage está convencido que “de aquí a final de año, anunciaremos integraciones”. Su CEO cree que son una empresa “apetecible” y una “realidad atractiva, novedosa y tecnológica”. Veremos si todos estos alicientes son suficientes para ver a Squirrel Media a la altura de gigantes de las telecomunicaciones.

Relacionados