viernes, 02 diciembre 2022

Generali Investments rehúye una crisis mundial: «Evergrande no es el Lehman Brothers chino»

spot_img

Uno de los temas más candentes de las últimas semanas en el panorama económico es sin ninguna duda Evergrande. La inmobiliaria china incumplió el pago del cupón de los bonos en dólares el pasado 23 de septiembre y desde entonces no han cesado las especulaciones. Sobre si nos encontramos ante el nuevo Lehman Brothers chino.  

Actualmente se encuentran “en un periodo de gracia de 30 días para pagar potencialmente las cantidades pendientes, de lo contrario, el incumplimiento del cupón desencadenará un impago técnico de la deuda en el extranjero”, según Christoph Siepmann (Economista Senior) y Elisa Belgacem (Estratega de Crédito Senior de Generali Investments . Lo que es muy probable que haga que el sentimiento continúe muy débil hasta que exista una solución.  

Los bonos en dólares están valorando actualmente un recorte del 75%, en línea con un escenario de liquidación de la deuda, mientras que un reperfilamiento de la deuda (extensión del vencimiento, canje de deuda por acciones) nos parece más probable e implicaría precios más altos de los bonos”, apuntan los expertos de Generali Investments. 

Aún con toda la información y especulaciones  Siepmann y Belgacem señalan que “Evergrande no es un Lehman” 

Ya que creen que serán los accionistas y tenedores de bonos de Evergrande serán quienes soportarán en mayor medida afronten los pagos. “Vemos poco probable que esto desencadene una crisis global y sistémica, dado que la naturaleza de sus actividades es menos sistémica que la del sector financiero”, afirman.  

EL BOOM DE NUEVAS POLITICAS CHINAS 

Además de la historia de Evergrande hay que sumarle los riesgos por un aumento del enfriamiento dentro del sector. Se deben sumar las nuevas medidas impuestas por el gobierno chino con el fin de volver a un sistema más equitativo y frenar el crecimiento actual del país que crea grandes desigualdades entre su población. Pero en la práctica estas medidas introducidas por Pekín, en gran parte están pensadas para desapalancar el sector inmobiliario. “Las principales herramientas son el enfoque de las «tres líneas rojas» y los topes a los préstamos por parte del Banco Popular de China”, señalan los expertos. 

El gobierno va a centrar esas medidas en tres ejes, el primero aumentar el valor del riesgo crediticio. En segundo lugar, frenar la especulación en el sector inmobiliario y en los precios. Y, por último, proteger a los compradores de vivienda. Con ello pretenden “evitar un desplome inmobiliario que repercuta tanto en los hogares (efecto riqueza) como en el sistema financiero (malos préstamos) y haga que la crisis sea sistémica”.  

¿PORQUE NO ESTAMOS ANTE UNA NUEVA CRISIS GLOBAL? 

El principal motivo, Evergrande no es un banco, “las cantidades adeudadas por Evergrande son mucho más fáciles de identificar y se adeudan en su mayoría en China”.  Donde existe un férreo control del gobierno en los bancos. Su deuda asciende a más de 300.000 millones de dólares, de ellos más de un tercio corresponde a deuda con intereses y donde se incluyan 19.000 millones de dólares denominados.  

En el caso de Lehman, su “deuda estaba diseminada por el sistema financiero mundial en forma de productos estructurados”. Según S&P, el sector bancario chino puede digerir un impago de Evergrande sin que se produzcan trastornos significativos.  

“Con una deuda total, incluidos los bonos onshore y offshore, de unos 571.000 millones de RMB a finales de junio de 2021, Evergrande es pequeña en relación con los préstamos totales de los bancos chinos, que ascienden a unos 160 billones de RMB (0,35%) y a unos activos totales de 280 billones de RMB (0,2%)”, recalcan de Generali. 

Estos expertos también señalan que “la compañía sigue siendo gestionada como un negocio en marcha y tiene más bien un problema de liquidez que de solvencia”. 

Relacionados