miércoles, 29 junio 2022

Shein: su halo de misterio, sus denuncias por plagio y la amenaza de bloqueo en EE.UU.

spot_img

Es muy probables que hayas oído hablar de la tienda de ropa online Shein. Y es que esta marca china está siendo un boom, sobre todo entre Millenials y Generación Z. Desde su creación en 2008 han logrado consagrarse como un gigante del textil online. Ya se encuentran operativos en 220 mercados, aunque no cuentan con ni una sola tienda física.  En el pasado mes de mayo consiguieron ser la app con más descargas en Estados Unidos, superando a Amazon, Zara y H&M. 

LOS MISTERIOS DETRAS DE ESTA APP 

Pese a la magnitud de países en los que operan y la popularidad de esta firma todo lo que rodea a esta empresa es un misterio. Sus datos de facturación no son públicos como apenas nada de lo que rodea a la empresa fundada en la ciudad china de Nankín, capital de la provincia de Jiangsu en el este de China. 

Según medios locales en el año 2020 estiman que registraron una cifra de negocio que superaba los 63.500 millones yuanes (9.715,7 millones de euros) y señalan que sería el doble de lo recaudado el año anterior. 

“La historia realmente comienza a principios de 2012, cuando el notablemente trabajador fundador y director ejecutivo Chris Xu (a veces conocido como Yangtian Xu), un graduado nacido en Estados Unidos de la Universidad de Washington abandonó su negocio de vestidos de novia para adquirir el dominio Sheinside.com.”, según informa la revista Forbes

Actualmente su principal mercado es el estadounidense, pero también cuenta con una fuerte presencia en Europa, Oriente Medio o Australia. Actualmente la empresa cuenta con una serie de empresas de capital de riesgo y empresas de capital privado tanto asiáticas como internacionales entre sus principales patrocinadores.  

LOS PLAGIOS 

Su principal target es la generación Z, es decir, la comprendida entre los nacidos en 1994 y el 2010. Su fórmula para atraer a los jóvenes radica en las redes sociales, Instagram y TikTok son las principales plataformas. Para ello se valen de influencers y un sinfín de códigos de descuento. 

En su página web puedes encontrar miles de artículos a un precio muy reducido y una de las cosas que más atrae a sus clientes son sus clones. Puedes encontrar un vestido que cuesta solo la mitad que el equivalente de Zara, según Societe. O mismamente prácticamente el mismo vestido a un precio muy inferior.  

En su web podemos encontrar un vestido con estampado geométrico idéntico a uno de Zara. ¿Las diferencias? En primer lugar el de Zara cuesta 39.95 mientras que en Shein sólo 17 y el de Zara pertenece a su Green to Wear 2.0, cuidadosa con el medio ambiente y el de Shein como parece ser un habitual no se sabe.  

Pero la principal marca de Inditex no es la única afectada. La compañía de fast fashion china que se promociona a sí misma como, “una plataforma internacional de comercio electrónico de moda rápida B2C (de empresa a consumidor)”. 

AirWair International, el fabricante de la míticas botas Dr. Martins este año acuso a la plataforma de infringir la propiedad intelectual en sus diseños. Y según informaciones del Financial Times serían varias las marcas de moda que también les habrían acusado.  

En 2018, ya hubo un caso similar cuando fueron demandados por Levi Strauss por haber copiado el patrón de costura. Y son varios los artistas y diseñadores occidentales han denunciado en las redes sociales lo que consideran “un patrón de robo de propiedad intelectual a marcas más pequeñas”. Como es el caso de Kikay, una marca de pendientes de Los Ángeles que califico a Shein : 

 “Son infames por lo que hacen” 

Aunque parece que esto no es el único problema de la empresa, ya que las actuales políticas del Gobierno Chino podrían afectar directamente a su principal mercado. Las intenciones de partido de enfocarse más en el mercado nacional para poder seguir creciendo de forma más equitativa podrían chocar de lleno con el gigante textil.  

Relacionados