jueves, 09 diciembre 2021

Díaz-Tejeiro y Amundi se hacen fuertes en el accionariado de Solaria

Los buenos resultados de Solaria publicados el pasado miércoles han desencadenado una serie de movimientos que han transformado el accionariado de la compañía renovable. El éxito reflejado en los beneficios ha hecho que el propio CEO de la firma, Arturo Díaz-Tejeiro, refuerce su apuesta por el buen rumbo de Solaria adquiriendo un paquete accionarial de 130.000 títulos a precio de 13,67 euros por acción, desembolsando 1,8 millones de euros.

No es la primera vez que el directivo realiza una operación similar, pues el pasado febrero también aumentó su presencia en la firma adquiriendo 82.827 nuevas acciones. En total las compras realizadas suponen más de 3,3 millones de euros invertidos en Solaria en 2021, algo que demuestra la confianza del CEO en la buena marcha y en los planes de crecimiento e internacionalización de la compañía.

Solaria obtuvo elevó sus ingresos en un 73%, hasta los 49,5 millones de euros, y un beneficio neto de 23,65 millones de euros, un 60% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, gracias al incremento de la producción de energía y a la optimización de los gastos. En cuanto al Ebitda (resultado de explotación antes de amortizaciones), se incrementó notablemente un 89%, hasta los 42,45 millones, mientras que la cifra de negocios ha repuntado un 86%, hasta casi 43 millones de euros, impulsada por las mayores ventas de energía derivadas de la conexión de nuevas plantas fotovoltaicas.

Poco antes de que la compañía presentara resultados, la gestora francesa Amundi irrumpió en el accionariado de Solaria con una participación en la renovable de hasta el 3% del capital, según consta en los registros de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores). Amundi también tiene presencia en otras compañías españolas como Repsol, controlando el 4,5% del capital de la petrolera. Otros grandes fondos que cuentan con participaciones del 3% o cercanas a este nivel en Solaria son el estadounidense BlackRock, la gestora alemana DWS, la francesa Natixis o Invesco.

MAL AÑO PERO ESPERANZA A FUTURO

Todo ello, a pesar del mal año bursátil que encadena en el Ibex 35 y de anunciar que también ha aumentado su deuda a largo plazo, pasando de los 406 millones de euros del año anterior a los más de 566 millones de este año. A raíz del anuncio de los resultados semestrales, la cotización de la renovable se alzó un 2,23%, aunque volvió a caer el jueves dejándose un 5,17%. El viernes corrigió posiciones y sus títulos aún se sitúan por debajo de los 14 euros, todavía lejos de los máximos que marcó en enero 2020 en los 31 euros. Y es que Solaria es el peor valor del índice español desde que comenzó el año hasta hoy, habiéndose dejado por el camino casi el 42% de su valor y más de 1.000 millones.

Se trata movimientos en el accionariado que apuestan por el buen rumbo de la compañía en los próximos meses y en 2022, impulsado por las buenas cifras de negocio y la importancia futura que las renovables van a tener en el mercado. Factor importante también en estos momentos es la nueva subasta de energías renovables que el Gobierno ha convocado para el próximo 14 de octubre y de la que Solaria puede salir beneficiada gracias a la potencia fotovoltaica que se ofertará.

Relacionados