jueves, 09 diciembre 2021

El tiempo de los inversores para posicionar sus carteras se acaba

El mundo ha sido testigo de numerosos fenómenos climáticos en lo que va de 2021. En agosto el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) sacaba a la luz un alarmante informe que confirmaba la rapidez del calentamiento global. El debate alrededor del impacto del cambio climático y los riesgos que estos suponen sobre las carteras sigue abierto. En menos de seis semanas tiene lugar la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26). La conversación se centrará en el Acuerdo de París establecido en COP21 en 2015. Según la ONU, el mundo está muy lejos de alcanzar dichos objetivos. El IPCC, por su parte, aún tiene algo de esperanza, pero cree que los inversores “deben dejar de considerar la transición hacia unas economías de bajas emisiones como un acontecimiento lejano, ya que está ocurriendo aquí y ahora”.

NO VAMOS POR LA BUENA DIRECCIÓN

La cumbre del clima, la COP26, auspiciada por Naciones Unidas y organizada por Reino Unido en colaboración con Italia, se celebrará en Glasgow del 1 al 12 de noviembre de 2021. Se trata de una de las conferencias más importantes para la agenda internacional. 

El acrónimo CPO hace referencia a “Conferences of Parties” y fue puesto en marcha por el Marco de Cambio Climático de Naciones Unidas (UNFCC) en la Cumbre de la Tierra que tuvo lugar en Río en 1992. 

UNFCC reúne a más de 200 países referidos como “parties”, con el objetivo de debatir y acordar medidas para luchar contra el cambio climático. Esta es la primera Cumbre sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas después del informe tan alarmante emitido el 9 de agosto de 2021. (alargar)

Las conversaciones de la cumbre, en un principio, estarán basadas en el acuerdo de París establecido en la COP21 en 2015. 

El Acuerdo de París estableció que el límite de seguridad dentro de la crisis climática actual pasaba por lograr que el aumento de la temperatura media global se quedara entre los 1,5 y los 2 grados respecto a los niveles preindustriales. Según ha informado este viernes el área de cambio climático de la ONU, las emisiones mundiales a lo largo de esta década no dejarán de aumentar. Los estudios científicos sitúan esa trayectoria en un incremento de la temperatura a final de siglo de 2,7 grados, muy lejos del límite establecido hace seis años.

Se estima que a final de siglo las emisiones mundiales se incrementen 2,7 grados, muy lejos del límite de seguridad establecido hace seis años.

La COP26 se centrará en el objetivo más ambicioso de 1,5 grados centígrados. Según Naciones Unidas el mundo está muy lejos de alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. Un estudio preliminar de 2019 mostraba como los gases de efecto invernadero habían incrementado globalmente en 2019. Las emisiones de carbono habían crecido más del 0,5%.

POCO TIEMPO PARA LOS INVERSORES

El riesgo climático ha pasado a ocupar uno de los principales puestos en la lista de los temas clave de los inversores. 

Según BlackRock, sectores como el tecnológico o sanitario, serán a largo plazo los mejor favorecidos. Sin embargo, los campos con grandes emisiones de carbono y menos capacidad de adaptación, como la energía o los servicios públicos, irán descendiendo.

El tiempo para posicionar las carteras puede disminuir. La rapidez de las soluciones para combatir el cambio climático haría que los mercados financieros reflectaran en los precios los riesgos de la transición más rápidamente. Aún estamos empezando el rumbo hacia la inversión sostenible. Se prevé que los activos ecológicos, que probablemente salgan favorecidos de esta transición a una economía de bajas emisiones, con el tiempo gocen de mejores resultados.

Relacionados