jueves, 09 diciembre 2021

Manrique descarta la salida a Bolsa de Sacyr Concesiones tras disparar su valor

Sacyr ha elevado en un 55% su valor de Concesiones, que alcanza ahora los 2.811 millones de euros, y espera que alcance los 3.700 millones en 2025. Con este anuncio ha abierto Manuel Manrique, presidente de la constructora, su Investor Day, donde ha asegurado que “es el momento de invertir en Sacyr porque el precio de la acción no recoge el verdadero valor de la compañía“.

Durante su presentación, el máximo ejecutivo de Sacyr ha reafirmado su “compromiso total” con la “drástica” reducción de deuda, para ser “prácticamente cero en 2025”. En paralelo a esta bajada de la deuda, que en 2014 se situaba en más de 5.100 millones de euros y que en 2020 se ha situado en 850 millones, Sacyr continuará con su plan inversiones, a razón de 150 millones por año hasta 2025 e incluyendo la rotación de activos maduros no estratégicos.

LA SALIDA A BOLSA No aportaría valor. Vamos a continuar con la política de rotación de activos, pero pueden sacarse participaciones minoritarias

En este sentido, Manrique ha descartado la salida a Bolsa de Sacyr Concesiones. “No aportaría valor. Vamos a continuar con la política de rotación de activos, pero pueden sacarse participaciones minoritarias“, como se ha hecho en Chile, ha indicado. Además, ha indicado que también se puede ingresar con ventas mayoritarias de activos, como se está haciendo con Guadalcesa. Esta misma estrategia se continuará ahora.

CANAL DE PANAMÁ, NUEVO LAUDO

Por otra parte, Sacyr continúa muy pendiente los laudos del Canal de Panamá, la mayor obra de la constructora. En total, 3.500 millones de euros que se espera que tengan un final feliz para la constructora. Según ha indicado Manrique, se espera que estén sentenciados entre el próximo año y el 2023. El primero de ellos está dirigido contra la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), y en los mismos participaban el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC).

El otro va contra el Estado de Panamá, un arbitraje de 1.000 millones de euros por afectar a la inversión. Este litigio comenzó en 2018 y el presidente de Sacyr ha asegurado que alcanzaría los 1.000 millones de dólares. “Está fundamentado en el tratado de protección de inversión por más de 1.000 millones de dólares”, ha dicho. El proceso “está iniciado”, es “lento” pero “parece” ir por “el buen camino”, ha señalado.

La nueva valoración de Sacyr Concesiones, pilar fundamental de la compañía en este nuevo plan estratégico, es “prudente”, según ha asegurado Manrique. “Es segura y estamos convencidos de ello“, ha apuntado. Además, ha indicado que la nueva cifra se debe también a las nuevas adjudicaciones.

SACYR, UN NEGOCIO “PREDECIBLE Y ABURRIDO”

El objetivo fijado por Manrique para los próximos cuatro años es alcanzar una valoración de 3.700 millones de euros en 2025. La cúpula de la entidad ha dejado claro que el nuevo plan de negocio convertirá a Sacyr en una compañía “aburrida” y “predecible”, dos cualidades que dan tranquilidad y visibilidad de cara al largo plazo. De hecho, durante la presentación, la cotización de Sacyr se ha disparado casi un 3%, hasta codearse con sus máximos anuales.

En la presentación de las perspectivas y de cómo se ha llegado a esta valoración, Sacyr ha hecho otro importante anuncio. Venderá el 5% de Repsol, para disminuir su participación en la compañía al 3%, a finales de este año. Repsol ha cerrado su cotización en niveles de máximos anuales, en los 11,49 euros.

El plan estratégico de Sacyr ponía el foco en EE UU, Italia, Chile, Colombia y Uruguay, el 60% de esta valoración es fruto de los proyectos que tiene en estos países, como autopistas, servicios y ferrocarriles. En concreto, se ha referido a sus ocho mayores activos, como Pedemontana, A3 y A5-A21 en Italia; la chilena AVO I; junto con la Universidad de Idaho en EE UU y las vías Rumichaca-Pasto y Pamplona-Cúcuta, ambas en Colombia, y el Ferrocarril Central de Uruguay.

SACYR CONCESIONES ALCANZARÁ UNA VALORACIÓN DE 3.700 MILLONES

Por países, la cartera en Italia alcanza una valoración de 958 millones de euros, mientras que Chile supone 523 millones. Colombia suma 474 millones, y España, en cuarto puesto, asciende a 369 millones. El resto hasta los 2.811 millones se debe al peso de las otras naciones, con 291 millones, y otros 191 millones en futuras inversiones. Estos importes se dispararán en Italia durante los próximos cinco años, hasta llegar a los 1.263 millones, mientras que las inversiones se dispararán hasta 2025 hasta los 608 millones. En total, casi 3.700 millones, con ligeros ascensos en España, Colombia y Chile.

Esta importante filial de Sacyr prevé entregar y poner en marcha importantes activos de cara al próximo 2022, motivo por el que la valoración de cara al próximo lustro se disparará en casi otros 1.000 millones. La inversión realizada por esta filial alcanza los 18.200 millones, con una cartera de ingresos futuros de 36.000 millones. Este negocio tiene un gran peso dentro de las cuentas globales del grupo, el 80% del Ebitda -resultado bruto de explotación-, según ha indicado su director financiero, Carlos Mijangos.

Al tiempo que la filial concesionaria continúa engordando la caja, Sacyr reducirá deuda con fuerza. La pretensión de Manrique es dejar tan sólo 100 millones de euros en 2025 frente a los poco más de 800 con los que cerró el pasado ejercicio. Asimismo, con los ingresos de concesiones, Sacyr destinará esos 150 millones a inversión y otros 200 millones para el pago de dividendos. Al tiempo que espera alcanzar una rentabilidad de entre el 16% y el 20%.

NO DESCARTA VENDER PARTICIPACIONES MINORITARIAS O MAYORITARIAS DE PROYECTOS

Según el máximo ejecutivo de la entidad, la tasa de éxito de concesiones es del 33%, es decir, ganan una de cada tres licitaciones. La firma espera mantener esta ratio, pero ha advertido que no descartará proyectos con riesgo. Para evaluar éstos, por ejemplo, Sacyr no acepta ningún contrato sin cláusulas anti-pandemia. “No nos presentamos si no se garantizan los ingresos”, ha afirmado.

Por otro lado, ha considerado que la inflación “es el gran aliado” del negocio de las concesiones. “Viva la inflación”, ha dicho el máximo ejecutivo de la entidad. El motivo es porque aumentan los ingresos con la inflación, mientras los costes ascienden en una menor proporción. Sacyr no ha tenido en cuenta los elevados niveles del coste de la vida actuales, ni tampoco se ha parado a analizar si es o no estructural. Por otro lado, en el cambio de divisas, ha indicado que le favorece la depreciación, excepto cuando se traen dividendos. “A veces hay un efecto compensatorio muy importante”, han destacado.

VIVA LA INFLACIÓN

“La inflación no es una palanca, es un motor”, ha destacado Rafael Gómez del Río, CEO de Sacyr. La firma concesionaria acude a los contratos que tengan indexados los ingresos a la inflación. “Las financiaciones están cerradas y todo lo que sea crecer desde el punto de vista de los ingresos siempre nos ha favorecido“, ha destacado. Asimismo, el coste del tipo de cambio a la hora de invertir en estos países también favorecerá a las cuentas. “Los recursos costarán menos ponerlos”, ha añadido.

En los últimos seis años, Sacyr Concesiones ha puesto en marcha diez de sus activos, mientras espera concluir y entregar quince más hasta el 2028. Este próximo año se introducirán en el perímetro la autopista del Véneto (Italia), Pedemontana junto a la A3 y A5-A21. También culminará la AVO-1 en Chile y Rumichaca-Pasto y Autopista al Mar 1 en Colombia.

Asimismo, Sacyr mira con lupa cada una de las licitaciones, especialmente las de Brasil y EE UU, donde tras ganar el concurso de la Universidad de Idaho espera crecer con fuerza. Según ha afirmado la cúpula, el riesgo está muy limitado en el 96% de sus proyectos, ya que están cubiertos los costes y las financiaciones, así como un mínimo nivel de ingresos.

Por otro lado, en el terreno sostenible, Sacyr espera alcanzar el nivel de neutro en carbono antes de 2050, una meta fijada por el sector constructor, y elevar en un 50% la inversión para paliar los efectos en el medio ambiente hasta 2025.

Relacionados