sábado, 23 octubre 2021

La guerra fría digital: el veto de China, ¿un impulso para las criptomonedas?

Estados Unidos puede tener un claro trampolín para abrazar criptos y regular el comercio. El capitalismo de libre mercado de los criptoactivos está provocando a naciones como China, que no poseen libre flujo de capital y discurso abierto. Estados Unidos está el primero en lo que se puede observar como una guerra fría digital de no obstaculizar las tendencias orgánicas en las criptomonedas, especialmente el dominio del dólar.

UN PUNTO DE INFLEXIÓN

El recorte de julio en la proporción de requisitos de reserva de China sumado a los problemas de Evergrande pueden señalar una tendencia nacional más duradera de disminución del crecimiento económico. Esto perjudica los precios de las materias primas e impulsa el Bitcoin en el proceso. Existe una relación decreciente de China y el PIB incremental con el aumento del precio de Bitcoin. Puede ser una correlación falsa. Sin embargo, si miramos hacia el futuro, la prohibición de las criptomonedas en China podría marcar un punto de inflexión para que los países de libre mercado adopten la digitalización y los activos basados en software de código abierto.

El continuo crecimiento del comercio de cifrado se adapta bien al dólar. Las implicaciones son negativas para los aspirantes al dólar y positivas para el valor relativo y la longevidad del dólar como moneda de reserva global.

El veto de China a las criptomonedas podría marcar un punto de inflexión. Los países de libre mercado podrían adoptar la digitalización y los activos basados en software de código abierto

EL DÓLAR, EL GRAN GANADOR

El éxito sin precedentes de los dólares criptográficos podría ser un motivo para la prohibición de los activos criptográficos en China. Y es que el Tether, la criptomoneda que se basa en el dólar estadounidense (USD), está considerada como la criptomoneda estable más grande emitida en el mercado. La naturaleza de una criptomoneda estable es el hecho de que, en teoría, no debería estar sujeta a fluctuaciones de precios. Esto se debe a que también se basa en una capitalización de mercado muy grande, producto de todas las monedas en circulación y su precio actual. Al ser una moneda estable, es imposible minar. La única forma de obtenerlo es transferir dinero fiduciario a la cuenta de la organización o comprarlos en el intercambio de criptomonedas.

Gracias a esta estabilidad, los inversores pueden mantener sus activos digitales de manera similar a las monedas fiduciarias regulares. Pero al mismo tiempo conservan la capacidad de intercambiarlas fácilmente por otras monedas en el mercado de criptomonedas.

Las implicaciones son positivas para el dólar y los precios de las criptomonedas, pero no para las materias primas. Las ganas de China de una amplia adopción de su propia moneda digital del banco central (CBDC), puede verse obstaculizada por los ciudadanos que buscan la preservación de la riqueza en un activo como bitcoin.  Es muy probable que el gobierno chino no sea capaz de restringir el acceso a activos digitales basados en software de código abierto sin obstaculizar en el camino su propio progreso económico. Esto se debe básicamente a que vivimos en un mundo que se está subiendo a la ola criptográfica. La iteración más profunda puede deberse a un eventual alivio de las restricciones criptográficas.

Relacionados