viernes, 22 octubre 2021

Así son los beneficios de romper con la esencia de las criptomonedas

Las criptomonedas continúan con su ascenso meteórico. Este 2021 ha servido para constatar lo que, desde hace tiempo, era una realidad. Estas monedas digitales siguen siendo el epicentro de la economía digital. Son unos activos enormemente atractivos para los inversores (sobre todo los más jóvenes) y, además, mueven miles de millones de dólares. 

Sí nos remontamos al 2009, año en el que nace el Bitcoin, ni por asomo adivinaríamos lo que ahora mismo representan estas monedas en la economía, no sólo digital, sino mundial. Las criptomonedas se están convirtiendo en un habitual en nuestros días, en algo cotidiano. Y no es para menos, ya que el volumen de negocio que ha alcanzado el mercado criptográfico, ha hecho que todo el mundo esté pendiente.  

Y sí, puede que el mercado de criptos se esté beneficiando de esa visibilidad, ya que cada día llegan miles de inversores que ven en el Bitcoin una inversión con una rentabilidad casi inminente. Pero la visibilidad y el protagonismo, al igual que despierta el interés de los más curiosos, llama la atención de las grandes instituciones. Y es aquí dónde se abre una disyuntiva con las criptomonedas. Estos organismos ven a estas monedas digitales como una amenaza, y desde hace dos años insisten en la necesidad de regularlas. 

ESPAÑA CUENTA CON MÁS DE 5 MILLONES DE INVERSORES EN CRIPTOMONEDAS

La regulación en el mercado criptográfico es algo que tarde o temprano va a llegar. Seguramente, los más inversores más puristas pensarán que no se debe regular este mercado. La regulación cambiaría por completo la esencia, la filosofía de las criptomonedas. Dejarían de ser ese activo independiente, sin control. Pero es esa magnitud económica y ese potencial tecnológico lo que obliga a introducir un marco regulatorio.  

El Bitcoin nació con la idea de digitalizar la economía, de romper con los moldes de la inversión, de revolucionar la economía financiera, y lo está logrando. Pero el hecho de ser un mercado que mueve tanto dinero, en el que la especulación y la volatilidad juegan un papel fundamental, y en el que, generalmente, se desconocen los fines de los inversores, ha fomentado la actividad irregular dentro del mercado criptográfico. 

LA ONU, LA UNIÓN EUROPEA O CHINA, CONTRA EL BITCOIN

La ONU pidió en junio de este año la necesidad de regular el mercado para frenar la venta de drogas en Internet. Un mes después, la Unión Europea lanzó una serie de medidas para “superar la delincuencia financiera”, aludiendo al banqueo de dinero y a la financiación del terrorismo. China vetó el mercado de las criptos y, catalogó su compra como algo “ilegal”. Además, las estafas se han acrecentado en este último año. Demasiados puntos negativos para un mercado que, sólo en España, cuenta con más de 5 millones de inversores

UN MARCO REGULATORIO REFORZARÍA LA IMAGEN DE LAS CRIPTOS DE CARA A LAS GRANDES INSTITUCIONES

Es por ello por lo que las grandes instituciones y los organismos gubernamentales, se están moviendo para paliar lo que ya es un problema, que, sin dudas, puede ir a más. Alejandro Zala, country manager de Bitpanda, piensa que “la regulación ya llega tarde”. Señaló en una entrevista para Inversión.es que es un apartado clave para que los inversores más escépticos ganen confianza

GRANDES BENEFICIOS PARA LAS CRIPTOMONEDAS

Este es sólo uno de los puntos positivos que puede tener la entrada de una hipotética regulación legal. Las criptomonedas tienen muchos files, pero también tiene potenciales inversores que no tienen confianza plena en el mercado criptográfico. La mayoría de ellos aluden a la nula regulación legal. La entrada de un marco regulatorio puede acercar a estos inversores más escépticos al mercado de los activos digitales, viendo en ellos tanto la rentabilidad y el atractivo de ser una tecnología nueva y rompedora, con el plus de la seguridad por contar con amparo legal. 

Por consiguiente, una hipotética regulación legal, solventaría, o al menos ayudaría a rebajar el número de estafas en criptomonedas. 

También, la entrada de un marco regulatorio puede influir en las instituciones. No verían a los criptoactivos como una amenaza, como un problema para la economía financiera. Si algo está claro, es que la tecnología blockchain y la economía digital no tiene freno. Las grandes instituciones lo saben, y viendo el paso agigantado que tiene el Bitccoin, se sienten amenazadas. La regulación puede convertir a las criptomonedas en un mercado seguro y convincente de cara a las grandes instituciones globales.

Beincrypto señala que la regulación ayudaría a simplificar la vida de millones de personas. La sociedad tendría varias opciones, ya que podrían hacer uso de sus criptomonedas de una forma segura y no manipulable. Ofrecería una nueva forma de pago. Y por supuesto, seguiría siendo una manera de reservar fortuna, aunque en este apartado, cobra gran importancia la volatilidad de los activos. 

La regulación es necesaria. Puede que sea una forma de “romper” con la esencia de las criptomonedas. Ya no serían un activo autónomo. Tendría una regulación, y seguramente, a varias instituciones detrás. Pero viendo el volumen de negocio que han alcanzado en apenas 10 años, es obligatorio que estos activos tengan un control. Quizás la entrada de un marco legal aúpe aún más a las criptomonedas, y las acerque a aquellos inversores, que ahora mismo, las ven como un problema.

Relacionados