sábado, 23 octubre 2021

La eólica marina: la renovable del futuro que quiere hacerse hueco en España

Las renovables se han convertido en uno de los sectores protagonistas durante 2021. Las empresas de energías alternativas, se encuentran en medio de una transición a las energías renovables. El planeta, aunque lentamente, se va descarbonizando, y son las empresas de energía verde las que están viviendo un momento de apogeo.  

Dentro de las energías renovables, una de las que lleva tiempo en la casilla de “pendiente” para las grandes multinacionales, es la de la eólica marina. Esta energía cuenta con unas previsiones muy positivas. Las energéticas quieren aprovechar las crecientes oportunidades que prevén que ofrezca este negocio en todo el mundo. 

No es para menos, ya que la eólica marina ofrece una gran rentabilidad, aunque la inversión inicial es elevada. Se trata de una renovable, que, aunque está en fase de desarrollo, interesa mucho a empresas como Iberdrola, principal inversor de esta energía. La empresa presidia de José Ignacio Sánchez-Galán anunció en julio que la compañía realizaría inversiones cercanas a los 30.000 millones de euros durante esta década a nivel global. 

¿QUÉ ES LA EÓLICA MARINA?

Aunque sólo por contexto podemos deducir qué es y cómo funciona la eólica marina, se trata de una energía que está en fase de desarrollo. No todos pueden saber cómo funciona o los beneficios que ofrece. Iberdrola la define como “la energía que aprovecha la fuerza del viento que se produce en alta mar, donde alcanza una velocidad mayor y es más constante al no existir barreras”. “Para explotar al máximo este recurso, se desarrollan megaestructuras asentadas sobre el lecho marino y dotadas con las últimas innovaciones técnicas”, añade la energética.

un proyecto eólico marino de 250 MW cuesta mucho más de 1.000 millones de euros.

ENERGÍA CARA, PERO CON GRANDES BENEFICIOS 

La eólica marina es una energía costosa. No es sencillo construir parques de más de 87 turbinas en alta mar, como el de Walney Extension, en Reino Unido. Para hacernos una idea, un proyecto eólico de 250 MW cuesta alrededor de 1.000 millones de euros. La eólica marina supera con creces ese precio. 

Se trata de una energía que es cinco veces más rentable que la solar, motivo más que evidente por el que las multinacionales se interesan por este tipo de energías. En este apartado, conviene señalar los enormes beneficios que ofrece esta energía. 

Como cualquier renovable, se trata de una fuente de energía inagotable. El viento es un recurso ilimitado. Por supuesto, no es contaminante. Iberdrola explica que “es una energía con unas bajas emisiones de gases de efecto invernadero”. Por otro lado, es una energía más potente que la eólica terrestre, ya que el viento que sopla en alta mar es mayor. Expertos estiman que puede duplicarse su producción en comparación un parque terrestre. Otro punto positivo, tanto el impacto visual como acústico es menor. 

Parque eólico marino Walney Extension, costa de Blackpool, Reino Unido

CASO DE IBERDROLA 

En el panorama español, la compañía de Sánchez-Galán es la que más confía en un negocio que cuenta con grandes previsiones de cara al futuro. La última noticia es que Iberdrola se ha dado un año para decidir si lleva a cabo un “spin off” del negocio offshore anunciado en julio. Iberdrola no quiere precipitarse, pero si confían en un negocio que tiene un gran potencial. La eólica marina es la energética del futuro.

Iberdrola ya opera más de 1.300 megavatios de esta tecnología. Además, avanza y sigue invirtiendo en vario proyectos ya asentados como son el de Saint Brieuc (Francia), Park City Wild (EE.UU.) o Baltic Eagle (Alemania).

Según diversos medios, la compañía española verá impulsado su estrategia en el negocio eólico marino por los prpcesos de subastas previstos a corto plazo en los prjnciplaes mecrados donde opera y está posicionada. Iberdrola tiene presencia en el norte de Europa, en Estados Unidos y en Asia Pacífico, donde la empresa tiene depositado gran interés. 

España se encuentra lejos de países del norte de europa en la potenciación de la energía eólica marina

ESPAÑA ESTÁ LEJOS DE OTROS PAÍSES EUROPEOS 

La eólica marina ha despertado el interés de varias empresas que ven en esta energía una buena forma de ampliar su cartera de negocio, y además apostar por una renovable que poco a poco acaparará más atención en un futuro no muy lejano. 

Hace unas semanas, se creó la SAW (Superclúster Antalantic Wind), una alianza formada por 112 empresas de Asturias, Cantabria y Galicia. La SAW busca impulsar la energía eólica marina en el norte del país, y gana presencia en el panorama europeo. 

España se encuentra lejos de otros países como Dinamarca o Alemania en la potenciación de esta energía. Por no hablar de la capacidad que tienen otros países como China o Argentina. Los motivos, además de la elevada inversión inicial, residen en la profundidad de las costas del norte de España, ya que son demasiados profundas para que los molinos se asienten en el fondo). Por otro lado, existen diversos sectores que no se muestran receptivos ante este tipo de energías, principalmente el pesquero. 

Las renovables quieren seguir creciendo y acaparando el mercado. Los volúmenes de negocio de las energéticas aumentan, y la eólica marina se ha convertido en una forma rentable, sostenible y novedosa para proporcionar energía. Iberdrola es la compañía que más presencia tiene en este mercado, pero es muy probable que las demás energéticas se fijen y, por supuesto, entren en la potenciación de esta energía renovable. 

Relacionados