sábado, 03 diciembre 2022

Turbulencias en las aerolíneas: ampliación en IAG y easyJet se salva de la quema

Easyjet volverá a dar alegrías a los inversores pese a las caídas superiores al 4% desde enero. Los expertos de Berenberg, Conor Dwyer y William Fitzalan Howard, han destacado el potencial de la aerolínea británica frente a sus competidoras europeas. Ambos analistas no dejan en un buen lugar a IAG, cuyo consejo ha pasado de «compra» a «mantener» por primera vez en los últimos cuatro años. Lo mismo ha ocurrido también con Wizz Air, la aerolínea que intentó comprar a la británica easyJet. Air France-KLM es la peor parada en el extenso análisis de la firma alemana, la única cuya recomendación es «venta», con un precio objetivo de 3,5 euros.

Los derechos de emisión de las aerolíneas de bajo coste serán los más caros debido a que la mayoría de los vuelos transcurren dentro del espacio aéreo europeo

El escenario para las aerolíneas ha cambiado drásticamente con la pandemia y en esta incipiente recuperación. La superposición de rutas ha disminuido, rebajando la competencia, mientras se han relajado las exigencias requeridas para viajar. La nueva política de viajes ha repartido la demanda uniformemente, mientras en Reino Unido continúa con sus listas negras de países, siendo el más restrictivo de toda Europa -imponiéndose cuarentenas a los llegados- y con un incipiente repunte de contagios de Covid-19. Según Berenberg, la flexibilidad de estas medidas restrictivas se irá imponiendo de cara al próximo verano, una modificación que «beneficiaría más a easyJet». A su juicio, las aerolíneas de bajo coste han sido las más golpeadas desde hace año y medio.

LOS BALANCES DE LAS AEROLÍNEAS: GRAVEMENTE DAÑADOS

«Los balances de las aerolíneas están gravemente afectados por la pandemia» y habrá un mayor coste unitario a medida que se recuperen los viajes. A su juicio, la incorporación de los 737 MAX y el A321neo en las flotas de Ryanair y Wizz Air incrementará los costes, aunque podrían mitigar algunos gastos debido a la eficiencia de estos dos modelos de avión, especialmente en la compra de derechos de emisión de carbono. Cabe destacar que la flota de Ryanair es una de las más contaminantes.

bolsa easyjet Inversion.es

Según los dos analistas, la cobertura de las aerolíneas para la emisión de gases contaminantes alcanzaría una factura de 2.000 millones de euros en 2023, un montante que incrementará el precio de los derechos por la huella del carbono por encima de las estimaciones. «Los derechos de emisión de las aerolíneas de bajo coste serán los más caros debido a que la mayoría de los vuelos transcurren dentro del espacio aéreo europeo«, han destacado. Y es que, el sistema de derechos comunitario sólo afecta a los vuelos que operan en espacio europeo, tras el rechazo de Estados Unidos y China a gravar aún más a sus aerolíneas.

Asimismo, estos derechos afectarán también a las empresas que presentan una limitada rentabilidad, como son los casos de Air France y Lufthansa. «Los costes de los derechos de emisión les afectarán de forma importante«, se ha puntualizado en el análisis. Según las estimaciones, el incremento de los precios sería de un 10% respecto a los niveles de 2019 para las aerolíneas de bandera.

COMPRAR EASYJET, QUE AHORA PODRÍA OPAR A WIZZ AIR

Cada derecho, según la UE, permite emitir una tonelada de CO2 o bien la cantidad equivalente de otros dos gases de efecto invernadero, como el óxido nitroso y los perfluorocarburos. De esta forma, cuando los viajes vuelvan a la normalidad, las aerolíneas tendrán que destinar más recursos para poder cruzar los cielos del área económica común.

En este escenario, easyJet sería la gran ganadora. «Es compra«, han argumentado los dos expertos. La actualización del precio se debe a que la aerolínea ha logrado superar el obstáculo de la liquidez, que se hubiera comprometido si hubiera llevado a cabo la fusión con Wizz Air. «El beneficio de easyJet es más sensible al crecimiento de los precios, por lo que esperamos que se beneficie de un entorno de precios más estable en 2022«, han argumentado desde la firma alemana.

De hecho, las expectativas son tan elevadas para easyJet que Berenberg le anima a apostar por su fusión con Wizz Air. Tiene dinero en caja y tan sólo debe poner en valor a la aerolínea húngara y ofrecer una prima onerosa para superar el precio actual del mercado. En el último año se ha disparado cerca de un 30%. Justo el escenario contrario al pasado 9 de septiembre, cuando fue easyJet la que rechazó la opa hostil de Wizz y amplió capital por valor de 1.400 millones de euros para evitarlo.

De esta forma, easyJet tendría un potencial de subida del 11% respecto a la anterior recomendación de la casa de análisis. Además, el precio de ocho libras esterlinas, unos 9,3 euros, es un 30% superior a las 6,13 libras esterlinas en los que ha cerrado la jornada de este martes. Asimismo, los dos expertos esperan que la británica pueda beneficiarse de los precios de los vuelos cortos en 2022.

LA POSIBLE AMPLIACIÓN DE CAPITAL DE IAG DESATA LOS NERVIOS

Por otro lado, Berenberg ha dado el rejón a IAG, la matriz de Iberia, que ha protagonizado una fuerte caída en Bolsa en la sesión de este martes. El desplome ha superado el 5%, hasta los 1,97 euros debido principalmente al cambio de criterio de la firma alemana.

El consejo ahora es «mantener» desde «comprar», con un precio objetivo de 200 peniques, unos dos euros por acción. La caída respecto a la anterior recomendación es del 13%. Según la firma de análisis, IAG estaría en condiciones de ganar impulso con la reapertura de las rutas atlánticas una vez que Estados Unidos permita la llegada de vuelos europeos a partir de noviembre.

Será necesaria la ampliación entre el próximo año y mediados de 2023

No obstante, Berenberg ha alertado del riesgo de dilución del capital de cara a inicios del próximo 2022 debido a los tambores de una ampliación de capital, a pesar de que Luis Gallego, consejero delegado de IAG, ha tratado de enviar un mensaje de tranquilidad. «Será necesaria la ampliación entre el próximo año y mediados de 2023», según ha afirmado. Esta operación, que ni está anunciada ni admitida por IAG, podría dañar a la aerolínea en Bolsa. Sin embargo, los dos expertos consideran que el valor de IAG se sitúa un 37% por encima del registrado en 2019 y a pesar de la incertidumbre sobre sus ganancias.

WIZZ AIR Y AIR FRANCE, A LA BAJA

Por otro lado, Berenberg ha rebajado sus expectativas sobre Wizz Air, desde comprar a neutral. Una visión que difiere de los propios números de la aerolínea, la única en recuperar su capacidad de asientos a niveles de prepandemia. Además, ha elevado su recomendación sobre Lufthansa, de «vender» a «neutral», con una subida potencial del 8% respecto al cierre de este martes, hasta alcanzar el nivel de los 6,3 euros.

En cuanto a Air France KLM, la firma recomienda «vender», con un precio objetivo de 3,5 euros. Es decir, una caída potencial del 12% respecto a los precios actuales, que rondan los cuatro euros por acción. A su juicio, la aerolínea francesa tendrá que acometer una ampliación de capital este invierno de entre 3.000 y 3.500 millones de euros como mínimo para poder afrontar sus pagarés. Asimismo, ha considerado que los intereses de la deuda se elevarán y que su cash flow será insuficiente para afrontarlo. «Las acciones parecen caras«, ha destacado la firma de análisis, al cotizar con una prima del 20% frente a una al promedio histórico. A su juicio, la caída es inminente y sus títulos podrían caer con fuerza a corto plazo. La caída de este martes ha alcanzado el 3%.

Relacionados