lunes, 04 julio 2022

El cobre: la futura rentabilidad de una actual locura

spot_img

El futuro sonríe a los metales básicos. Dentro de este amplio sector, una de las materias que más destaca, y que generalmente suele pasar desapercibida en el mundo de la inversión es el cobre. Se trata de un metal esencial para nuestro día a día. Hay quien apunta que nuestro estilo de vida moderno no podría existir sin él. Y es que este bien, tiene protagonismo en prácticamente todo. Desde la transición a los vehículos eléctricos hasta la construcción de viviendas, con una amplia presencia en el cableado de la luz. 

La inversión en cobre suele estar eclipsada por la inversión en otros metales preciosos como el oro o la plata. Es normal, ya que, en primera instancia, la repercusión tanto mediática como en el precio que tienen los metales preciosos llama mucho más la atención que los metales básicos. A pesar de ello, este mercado ofrece un sinfín de oportunidades, y entre ellas, el cobre es una de las más interesantes. Los últimos precios disponibles son 8.648,53 euros por tonelada, y 8,64 euros el kilo.

Actualmente, algunos analistas apuntan que “el mercado del cobre se ha vuelto loco“, y es que los comerciantes que necesitan el metal de forma inmediata para cubrir la enorme demanda que tienen, están pagando elevadas primas en lugar de adquirir contratos a futuro, que es la forma más común. 

Este año ha valido para que el cobre alcance máximo históricos, y es que, se trata de un bien muy demandado. Los comerciantes, distribuidores…temen que haya desabastecimiento del metal a corto plazo. Tanto es así, que las reservas de China y Estados Unidos se están agotando. El analista Robin Bhar comentó que “no está claro si las bajas existencias de la LME apuntan a una escasez genuina o, si el metal está disponible en almacenamiento privado. Aún esto, la perspectiva a largo plazo es positiva por la creciente demanda de la electrificación en vez de uso de combustibles fósiles”.

Mina de cobre
Mina de cobre

EL COBRE TIENE CABIDA EN EL MUNDO VERDE 

Y es que el cobre, sí ofrece varios motivos de peso por el que invertir. En primer lugar, los metales básicos se van a ver enormemente beneficiados por la transición energética. Las energías renovables, las cuáles ya están en auge, vivirán un enorme crecimiento fruto de la descarbonización del planeta, y es ahí dónde los metales básicos, incluido el cobre, acapararán mayor protagonismo. Son esenciales para la construcción de equipos utilizados para generar, almacenar y consumir energía renovable. 

En esta línea, la transición hacia un mundo verde también pasa por los coches eléctricos, y aquí el metal también acapara los focos. Tal y como apunta Investor Intel, un coche híbrido consume el doble de cobre que un automóvil con motor de combustión. Y un coche eléctrico, consume cuatro veces más.

EL COBRE ES UNA BUENA FORMA DE DIVERSIFICAR TU CARTERA, Y ADEMÁS, ES UN BIEN PROTECTOR ANTE LA INFLACIÓN

EL SECTOR INMOBILIAIRO Y SU VÍNCULO CON EL COBRE 

El sector inmobiliario también aúpa al cobre. El vínculo entre las materias primas y el sector vivienda es muy estrecho. Muchos analistas apuntan que estamos en la antesala de un boom inmobiliario, y es por ello por lo que la demanda en cobre, como en otras materias primas, será, como poco, estable.

UNA MANERA DE DIVERSIFICAR TU CARTERA 

Otro de los puntos fuertes que tiene la inversión en este metal, es que funciona como protector ante la inflación. El cobre es uno de los bienes que mueve la inflación de precios en la economía, y una inversión en él permite estar cubierto ante un posible riesgo inflacionario. 

Por otro lado, la inversión en cobre, como en cualquier otro metal básico, es una buena forma de diversificar tu cartera. En este caso, el cobre, hoy por hoy, cuenta con unas previsiones positivas que se sustentan en la enorme demanda que hay, y la posibilidad de que poco a poco, este bien escasee. De esta forma, estaríamos ante una más que probable subida en el precio del cobre.

Cobre
Piedra de cobre

EMPRESAS COTIZADAS POTENTES Y FONDOS DE INVERSIÓN

La inversión en cobre es accesible para cualquier cartera. Se trata de un bien barato, y ofrece un amplio abanico para invertir en este metal. La forma más común es invertir a través de empresas que cotizan en Bolsa. En este sentido, si echamos la vista al mercado, compañías como BHP, Freeport-McMoRan o Glencore, son tres de las compañías más grandes en el mercado del cobre, y las tres cotizan en el mercado de valores.

Otra opción para apostar por este metal es a través de fondos ETF de mineras de cobre. Como todo fondo de inversión, es la opción menos arriesgada, y por supuesto, la que mayor margen de diversificación ofrece, ya que da la opción de invertir en varias empresas a la vez. Un claro ejemplo de fondo ETF de productores de cobre es Global X Cooper Miners ETF. 

Los metales básicos están en el preludio de un fuerte crecimiento motivado por la trasición ecológica, y el cobre tiene un papel protagonista en esta función. Un bien barato, con unas previsiones positivas y que cuenta con una demanda estable, que muy probablemente aumentará ante el temor de escasez de este bien a corto plazo. El cobre puede ser una opción rentable a largo plazo. 

Relacionados