viernes, 01 julio 2022

Repsol afronta una posible subida de dividendos ante el ‘rally’ del petróleo

Repsol tiene la puerta abierta a conseguir un mayor dividendo. El recorte de dividendos del 40% del año pasado tuvo sentido en medio de los precios del petróleo más débiles y los planes para invertir en proyectos de energía con bajas emisiones de carbono. Con el Brent marcando máximos anuales, los accionistas de Repsol no ven el momento para la presentación de los resultados trimestrales ante la posibilidad de que la compañía informe una mejora del dividendo.

COBERTURA DE DIVIDENDOS MÁS FAVORABLE

La cobertura de dividendos del grupo parece mucho más cómoda en 2021, luego de la presión impulsada por la pandemia de 2020, a medida que la generación de efectivo se ha ido recuperando gradualmente. La compañía liderada por Josu Jon Imaz ha logrado un beneficio de 648 millones de euros en los tres primeros meses de 2021, que contrastan con los números rojos por 487 millones registrados en el mismo período del año anterior. El estallido de la pandemia provocó en 2020 un desplome en la demanda mundial y los precios de las materias primas de referencia. Esto llevó al Brent, petróleo de referencia en el mercado europeo, a registrar mínimos de 15 dólares por barril en abril del pasado año.

En pleno auge de la luz y con las energéticas parando la producción de energías renovables, Repsol quiere dejar claro su compromiso con el medio ambiente y apuesta por estas tecnologías. En concreto, la compañía prevé que gracias al impulso de las nuevas inversiones se aumente en un 60% su capacidad de generación de eléctrica limpia. 

EL BRENT CONTINÚA SU TENDENCIA ALCISTA

El mundo vive expectante a los mercados energéticos y sus extralimitaciones. Las materias primas están disparando su precio en 2021 de forma exponencial en algunos casos, y a nivel general se han revalorizado un 43% en los últimos nueve meses. Hace un año, con parte de la población mundial confinada, el oro negro se movía en los 40 dólares. Actualmente, el precio del barril de Brent cotiza en sus máximos anuales en el entorno de los 85 dólares (73 euros). Por el momento, aunque la subida es vertiginosa en comparación a hace un año, aún está muy lejos de alcanzar máximos históricos. En el año 2008 el barril de Brent llegó a estar en más de 140 dólares (120 euros).

En este efervescente panorama, los analistas pronostican un precio del Brent que supere los 100 dólares, en caso de que tengamos un invierno especialmente frío.

Repsol presentará sus cuentas del tercer trimestre el próximo viernes 29 de octubre

Las perspectivas apuntan a que mantendrá la tendencia alcista hasta, al menos, finales de año. No sería nada extraño que después de estar en torno a este nivel de precios el precio del crudo se tomara un pequeño descanso (fase de reacción). 

UN MAYOR DIVIDENDO PARA EL TERCER TRIMESTRE

El plan estratégico de Repsol hasta 2025 contempla un dividendo con una retribución mínima de 0,60 euros por acción para este año.

Esta cantidad se iría aumentando poco a poco a lo largo de los próximos cinco años. El objetivo es que el pago mínimo sea de 0,75 euros por título en 2025, año para el que se fija un máximo de 1 euro por acción, el gran objetivo de la petrolera para ofrecer una de las mayores retribuciones del sector.

La petrolera presentará sus cuentas del tercer trimestre el próximo viernes 29 de octubre. Los analistas ya anticipan que serán sólidas gracias a una serie de factores que propician el anuncio de un dividendo más alto.

“La mejora de las fisuras de los destilados medios y los márgenes de refinación respaldan las perspectivas de rentabilidad de Repsol en el resto del año”, explica Salih Yilmaz, analista de Bloomberg Intelligence.

“Las mejores condiciones macroeconómicas pueden ayudar a impulsar el ebitda otro 20 por ciento respecto al trimestre anterior. El objetivo de producción de 595.000  barriles puede estar bajo presión y la compañía puede revisar su guía a la baja, pero los precios de los hidrocarburos el resto del año deberían ser un apoyo”.

Relacionados