sábado, 02 julio 2022

Rovi se encamina hacia los máximos históricos antes de la llegada de Molnupiravir

Para los Laboratorios Farmacéuticos Rovi, los sucesos referentes a la contaminación de los lotes de la vacuna de Moderna contra la COVID-19 que fueron suministrados en Japón, ya son cosas del pasado. Desde que Takeda en unión con Moderna pusieron de conocimiento público los resultados de la investigación sobre el suceso, tanto las acciones de Rovi como de las otra dos compañías, recuperaron su movimiento alcista y la capitalización bursátil que se vio afectada.

Gracias a ello, la acción de Rovi logró alcanzar nuevamente la barrera de los 60 euros por acción, área en la que el precio se encuentra trabajando actualmente con potencial de buscar los máximos históricos los cuales datan del 23 de agosto y que alcanzaron los 68,8 euros por acción.

Sin embargo, tanto Rovi como muchas otras compañías de investigación y producción de fármacos se enfrentarán de ahora en adelante a la llegada del nuevo fármaco elaborado por la estadounidense MSD, también conocida como Merck Sharp & Dohme la cual viene siendo noticia durante el mes de octubre. Se trata de un medicamento de tipo oral que, según los resultados aplicados, reduce en un 50% el riesgo de hospitalización y por ende las muertes que, a la vez, siendo un fármaco oral, se puede administrar de manera simple, reduciendo tiempos y eliminando el gran despliegue necesario para el suministro y administración de las vacunas contra la COVID que actualmente se desarrolla.

Molnupiravir será el nombre del fármaco que el laboratorio norteamericano desarrollará y sobre el cual han solicitado la autorización de las autoridades sanitarias para uso de emergencia en Estados Unidos, así como en todas las agencias reguladoras a nivel mundial. Esto supondría en un futuro próximo, una disminución considerable en el suministro y fabricación de las actuales vacunas contra la COVID-19 producidas por moderna y directamente por la farmacéutica española Rovi, situación que se traduce en probables disminuciones de ingresos y obviamente en beneficios netos, situación que se podría demorar al menos un año.

El pasado 10 de octubre compartíamos a través de nuestra web inversión.es, un artículo en el cual presentaba la oportunidad de compras en niveles cercanos a los 53 euros con objetivo en los máximos históricos. Sin embargo, teníamos previsión de posibles retrocesos hasta soportes macro en los 47,9 euros por acción los cuales no logra visitar. Actualmente el precio ha alcanzado más de un 14% de valorización desde nuestro precio de entrada con expectativa de cumplir los objetivos equivalentes a un 17% adicional. Tenemos una oportunidad de adherir sobre el último soporte creado de septiembre de 2021 arriba de los 58 euros por acción que de seguro pagará en un corto plazo siempre y cuando no vulnere la media móvil exponencial de 50 periodos y el índice de fuerza relativa no regrese a los niveles medios de puntuación.

Relacionados