jueves, 30 junio 2022

El impuesto demócrata que levanta ampollas entre los multimillonarios

spot_img

Nuevo rumbo para el ambicioso plan de infraestructuras de Joe Biden. Una de las consignas clave del actual presidente de los Estados Unidos era la realización de uno de los mayores planes de infraestructuras y beneficios sociales. El Senado estadounidense dio luz verde al Plan de los 1.200 millones de dólares el pasado mes de agosto. Hasta aquí todo correcto, pero desde ese momento se abrió un melón que a lo largo de esta semana el Gobierno de Estados Unidos ha intentado cerrar. Un plan de esa envergadura necesita una potente financiación, y Biden apunto a los ricos para abordar el Plan

La secretaria del Tesoro, Janet Yallen apuntó que serían “los extraordinariamente ricos” los que iban a pagar ese plan a través de impuestos. Esa noticia no ha sentado nada bien a estos multimillonarios. A pesar de que pueda haber personas con un alto poder adquisitivo en la sociedad estadounidense, el Impuesto para los ricos iría destinado para aquellos estadounidenses que tengan un patrimonio de más de mil millones de dólares tres años consecutivos o ganen más de 100 millones anuales durante tres años consecutivos. 

UN IMPUESTO PARA VARIAS CARAS RECONOCIDAS 

Aunque la demografía de EE.UU. asciende por encima de los 320 millones de personas, no son tantas personas las que aglutinan ese patrimonio o tiene la suerte de cobrar más de 8 millones de dólares al mes. Echando un vistazo, el impuesto sacude a los conocidos Jeff Bezos, Elon Musk, Mark Zuckerberg o Warren Buffet, entre otros. Caras reconocidas en las prestigiosas listas de milmillonarios y triunfadores. 

Este impuesto tiene por objeto, no sólo hacer que los “extraordinariamente ricos” paguen impuestos, sino acabar con los recortes establecidos durante la era Trump para aquellos que ganan más de 400.000 dólares anuales. 

SI EL IMPUESTO HUBIESE ENTRADO EN VIGOR EN 2020, LOS MILMILLONARIOS DEBERÍAN 239.000 MILLONES DE DÓLARES

Uno de los que se ha quejado de forma pública a través de Twitter es Musk. Resulta paradójico, pero sí, el hombre más rico del mundo se queja de que le suben los impuestos, y achaca a que “el gasto es el verdadero problema”. 

LA ENVERGADURA DEL IMPUESTO DE MILMILLONARIOS 

Para hacernos una idea de la magnitud de este impuesto, si hubiese entrado en vigor en 2020, los 20 miltimillonarios más ricos de Estados Unidos deberían la cantidad de 239.000 millones de euros al tesoro público, tal y como explica Forbes

En esta línea, y partiendo de que Forbes supone que el impuesto lleva en vigor un año, para 2023, los 20 multimillonarios más ricos podrían deber 345.000 millones de dólares, o lo que es lo mismo, el 19% de su patrimonio neto actual colectivo. 

Quienes apoyan la propuesta del Gobierno de Biden consideran que no se trata de un impuesto sobre el patrimonio, sino sobre la renta que se aplica sobre las ganancias no realizadas. Para ejemplificar lo que son las ganancias no realizadas, utilizaremos un caso de Bolsa. Supongamos que compra una acción a 10 dólares y al poco tiempo, la misma baja hasta los 3 dólares y no vende. Al no vender, guarda la acción y observa que, con el paso del tiempo, la misma acción asciende hasta los 15 dólares. En ese caso, tendría una ganancia no realizada de 5 dólares. 

Impuesto sobre los multimillonarios
Mark Zuckerberg, uno de los “afectados” del Impuesto a los Multimillonarios

LOS MULTIMILLONARIOS ESCAPAN DE LOS IMPUESTOS 

El impuesto sobre los multimillonarios ha abierto un debate que difícilmente va a cesar, al menos por ahora. El Gobierno trabaja en este plan, y tiene claro que, en él, puede estar el dinero que costee el Plan de Infraestructuras de Biden. Pero, además, la Administración Biden quiere dar un golpe en la mesa y encarar a los multimillonarios, que durante varios años han pagado poco o nada en impuestos. 

Aunque resulte paradójico, en Estados Unidos los más ricos pagan una cantidad ínfima de impuestos. Sin ir más lejos, el empresario Warren Buffet expuso que su secretaria pagaba más impuestos que él. 

Aunque la lógica invita a pensar que son los que más tienen los que más pagan, hay datos que demuestran que multimillonarios como Bezos, Musk, Zuckerberg…entre 2014 y 2018 vieron crecer su fortuna colectiva hasta los 400.000 millones de dólares. Y en el mismo periodo pagaron “sólo” 13.600 millones de dólares en impuestos federales. Una tasa de sólo el 3,4%.

LOS GRANDES MULTIMILLONARIOS DE ESTADOS UNIDOS PAGARON UN 3,4% DE IMPUESTOS ENTRE 2014-18

Por evidenciar un poco más si cabe los no-pagos de impuestos de los milmillonarios, Elon Musk no pagó nada en 2018. O, por ejemplo, el que fuera presidente del Gobierno, Trump, abonó durante su primer año de mandato 750 dólares a la Hacienda estadounidense en concepto de impuestos. 

El impuesto sobre multimillonarios puede no gustar. Pero lejos de juzgar si es bueno o malo, en Estados Unidos “hay dos códigos fiscales, uno que obliga a todos los trabajadores y otro que permite escaparse a los ricos“, comentó el senador Ron Wygen. Los datos están sobre la mesa, y Estados Unidos va a por las grandes fortunas con el propósito de financiar el que es el mayor Plan de Infraestructuras visto en los últimos años. 

Relacionados