lunes, 28 noviembre 2022

Wells Fargo mantiene su interés inversor a largo plazo

Los resultados de Wells Fargo del tercer trimestre de 2021 superaron expectativas. Aunque el total de los ingresos disminuyó levemente un 2,49% registrando 18.834 millones de dólares frente a los 19.316 millones de 2020, los beneficios netos alcanzaron 5.122 millones de dólares, lo que corresponde a un 59,28% superior frente al mismo periodo del año anterior. Es importante aclarar que el rubro de mayor representación para este incremento porcentual de los beneficios netos se da por cuenta de la provisión para las pérdidas crediticias la cual equivale a 1.395 millones de dólares menos. De esta forma, Wells Fargo logra un beneficio diluido por acción común de 1.17 billones de dólares o 0.30 por acción, es decir, un incremento de cerca del 67%.

En la presentación de los resultados, el director ejecutivo, Charlie Scharf, hizo referencia a un punto específico que llamó bastante la atención sobre la disminución de los gastos y el aumento del rendimiento de capital para los accionistas mediante la recompra de 53 billones de acciones ordinarias, así como el aumento del dividendo, aspectos que son bien vistos por el mercado.

Este tipo de acciones son propias de compañías que, aunque son cíclicas, generan cierto grado de confianza en inversión a largo plazo. Los resultados son positivos aún en medio de un escenario inflacionista posterior a los estragos que dejó la pandemia incluyendo la mala publicidad y las sanciones  por los malos manejos y malas prácticas de su anterior administración, sobre la venta cruzada de productos financieros, ventas fraudulentas, apertura de millones de cuentas falsas, así como de tarjetas de crédito expedidas aún sin consentimiento del propio cliente.

imagen 41 Inversion.es

Si analizamos la acción de Wells Fargo en gráfico de marco diario, encontramos una valorización de más del 140% de la acción desde los mínimos creados por la pandemia a finales de octubre de 2020 alcanzando los 20,7 dólares por acción. Desde ese nivel, el precio ha desarrollado nuevos máximos y mínimos crecientes y justo desde mediados de junio de 2021 comienza a desarrollar una directriz alcista la cual se ha confirmado en 5 ocasiones y a su paso deja dos niveles de soporte. El primero de ellos y más importante del 17 de mayo en inmediaciones de los 47,98 dólares por acción, el segundo de ellos el 27 de agosto en 49,85 dólares.

Debido a que el precio de la acción de Wells Fargo presenta un índice de fuerza relativa en niveles extremos de sobrecompra, es probable que el precio genere un retroceso mayor que esperamos sea hasta el soporte más importante de mayo de 2021. De esta forma, la operación iría igualmente a favor de la tendencia alcista y de la media móvil exponencial de 50 periodos de corto plazo siempre y cuando, respete la confluencia entre la media móvil y el soporte en los 47,98 dólares nos indicaría el punto de giro para la continuación alcista en busca del precio de referencia en máximos de 2019 en niveles de 54,8 dólares por acción lo que equivale a una rentabilidad superior al 13% para el corto plazo.

Relacionados