jueves, 11 agosto 2022

La montaña rusa de IAG: el ‘rally’ del petróleo castiga a la aerolínea antes de los resultados

Las acciones del holding británico-español vuelven a vivir su particular “montaña rusa” con diversos frentes abiertos que lastran su cotización por debajo de los 2 euros. A la espera de que presente resultados el próximo viernes, el ‘rally’ alcista del petróleo y la situación en Reino Unido por el covid-19 corrige el avance de los títulos de IAG en el Ibex 35. La nueva línea de crédito conseguida por British Airways de 1.000 millones de libras esterlinas (1.180 millones de euros) refuerza la liquidez de la compañía, en un momento de pérdida de fe por parte de diferentes bancos que han rebajado la calificación de la aerolínea.

Si la recuperación de vuelos transatlánticos supuso un impulso para la compañía presidida por Luis Gallego en septiembre, octubre ha vuelto a cortar sus alas cerrando con pérdidas del 7% en el selectivo madrileño. Si bien finalizó los últimos días del mes y comenzó noviembre con ligeros avances gracias al colchón económico que ha conseguido British Airways con el beneplácito de Reino Unido, las acciones de IAG vuelven a corregir posiciones y se resisten a retomar la barrera psicológica de los 2 euros.

En esta senda irregular por la que se mueve IAG, la rebaja en su calificación por parte de entidades como Berenberg, ha sumado más inestabilidad a la compañía. La firma alemana rebajó el potencial de la aerolínea en un 13%, avisando del riesgo de otra posible ampliación de capital. Por su parte, JP Morgan también ha revisado su calificación para IAG a la baja, de los 2,45 a los 2,25 euros por título. Además, las expectativas de los analistas del banco estadounidense para los dos próximos años no son muy optimistas con la compañía, recortando el beneficio por acción un 28% para 2022 y un 11% para 2023.

PETRÓLEO A 120 DÓLARES

Entre las principales razón que alega JP Morgan se encuentra el elevado apalancamiento de IAG en comparación con algunos de sus competidores, así como el ‘rally’ del petróleo que está encareciendo los combustibles y supone un problema para todo el sector. Y es que, la crisis energética global ha elevado los precios del gas y el carbón, situación que ha impulsado también el valor de los futuros del crudo. De esta manera, tanto el precio del barril de Brent (de referencia europea), como el West Texas (WTI) superan los 84 dólares y ya hay entidades que pronostican subidas mucho mayores para el próximo año.

Así lo sostiene Bank of America en una nota que recoge Bloomberg, donde aseguran que para finales de junio 2022 el precio del oro negro alcanzará los 120 dólares por barril. De igual manera, Bloomberg también recoge la opinión de varios inversores que explican que el precio del crudo se está aproximando a los 100 dólares por barril por la mayor demanda que existe frente a la oferta, así como la desaceleración en las inversiones en nuevas fuentes de petróleo, que amenaza con el agotamiento de las reservas.

SIGUE LA PRESIÓN BAJISTA

A estas circunstancias se suma el escollo que está siendo para el holding la operación de adquisición de Air Europa. IAG mandó la semana pasada nuevas concesiones respecto a los vuelos que opera en Europa a la Comisión Europea (CE), cuyo plazo de contestación expira el 4 de enero de 2022. El regulador comunitario tiene dudas sobre cómo afectará a la competencia del sector en diferentes rutas aéreas la compra que pretende realizar la matriz de Iberia.

Con el petróleo escalando a máximos de varios años, el repunte de contagios por covid-19 en Reino Unido y el aumento en el precio de los vuelos la situación en los próximos meses no es muy esperanzadora. Los fondos bajistas que arrastra IAG desde principios de año lo saben y mantienen sus posiciones cortas e incluso las aumentan. El ‘hedge found’ con mayor capital dentro de la aerolínea es Citadel, que ha ido aumentando progresivamente su posición hasta el 1,2% este lunes, según los registros de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).

Este porcentaje lo sostiene a través de Citadel Europe, mientras que también ostenta una posición en corto del 0,78% a través de Citadel Advisors. Por su parte, el fondo D. E. Shaw & Co tiene una posición contra la aerolínea británico-española que roza el 0,5%. A la espera de los resultados que anunciarán el próximo viernes 5 de noviembre, IAG sigue viviendo su particular “montaña rusa” en el Ibex 35 con unas expectativas no muy halagüeñas en los próximos meses.

Relacionados